Cuaresma 2017: Camino de amor

Mons. Luis Ángel de las Heras Deja febrero paso a una Cuaresma que comienza el 1 de marzo, festividad de San Rosendo, que por caer este año en Miércoles de Ceniza lo celebraremos el día 2, jueves.

La Cuaresma es un tiempo estupendo para caminar hacia la luz y la vida que nos llegan por Jesucristo, muerto en la cruz y resucitado. El papa Francisco, en su mensaje cuaresmal de este año, nos invita a volver a Dios de todo corazón, a crecer en la amistad con el Señor. ¿Quién, si no es Dios, espera paciente nuestro regreso cuando nos alejamos de Él? Esa paciencia demuestra que Él es amor. No un sentimiento a merced de los vientos, sino un Padre comprensivo y servicial, que todo lo perdona, que no sabe de envidias, jactancias ni orgullos, que no es grosero, ni egoísta, que no pierde los estribos ni es rencoroso, que no se alegra de la injusticia, que encuentra su gozo en la verdad, que confía, espera y soporta sin límites, que vence a la muerte (cf. 1Cor 13,4-8).

El camino cuaresmal hacia la Pascua es un camino de amor, un camino hacia el encuentro del amor del Padre. Una senda que nos desvía hacia los márgenes para acercarnos a las personas humilladas, degradadas, que tienen rostro y quizá pueden compartir el mismo nombre de la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro (cf. Lc 16,19-31), que comenta el Papa en su mensaje para el tiempo de Cuaresma. Personas a las que «Dios ayuda», que es lo que «Lázaro» significa. Descubrir al pobre con los ojos de Dios que ayuda es conocer al ser humano con su historia original; percatarse de lo que es capaz de hacer a otros y dejar de hacer por los demás y por sí mismo; visibilizarlo como una piedra preciosa de incalculable valor.

Las personas que están en los márgenes, esperando migajas, desahuciadas, como Lázaro, nos pueden enseñar que los demás son un don si aprendemos a quererlos. A quienes queremos, los valoramos agradecidos. Cuando nos disponemos a amar sin exigir requisitos previos, estamos dispuestos a reconocer que todas las personas son un regalo precioso. Y aquellos que más necesitan encontrarse con Dios, con su amor, son un don mayor. De este modo recorremos el camino cuaresmal del cristiano, que ama la vida y la defiende siempre, pero, sobre todo, cuando está más amenazada, cuando es más débil.

El camino cuaresmal también nos alerta del exceso que conlleva la corrupción cuando el hombre rico e inconsciente, que como todo animal perece (cf. Sal 49), se encierra en la codicia, en el engaño y la soberbia, en el servicio al dinero. En definitiva, una corrupción que genera vacío interior.

Recordar que somos polvo y en polvo nos convertiremos, recordar que “somos muy poquita cosa”, nos conduce a poner la mirada en los márgenes para hacer justicia al oprimido y adelantar la llegada del Reino. Para lo cual necesitamos acoger la Palabra de Dios viva y eficaz que nos abre el corazón a Dios y a los demás al mismo tiempo, porque, si lo cerramos a Él, se lo cerraremos a ellos, y si se lo cerramos a nuestros hermanos, al mismo tiempo, se lo cerramos a Dios.

Existen nuevos ayunos, oraciones y limosnas para esta Cuaresma de 2017. Ayunar del hartazgo y hastío que vuelve invisibles a los pobres. Orar deseando el bien a todos, especialmente a quienes más sufren. Limosnear el amor de Dios para amar como Él ama.

¡Buen camino de amor hacia la Pascua!

+ Luis Ángel de las Heras Berzal
Obispo de Mondoñedo-Ferrol

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal
Acerca de Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal 28 Articles
Nació en Segovia el 14 de junio de 1963. A los 14 años ingresó en el seminario menor de los claretianos de Segovia. En 1981 comenzó el año de noviciado en Los Negrales (Madrid), donde hizo su primera profesión el 8 de septiembre de 1982. Este mismo año inició los estudios filosófico-teológicos en el Estudio Teológico Claretiano de Colmenar Viejo, en Madrid, (afiliado a la Universidad Pontificia Comillas). Emitió la profesión perpetua el 26 de abril de 1986, año en que concluye la Licenciatura en Estudios Eclesiásticos. Al concluir la formación inicial, fue destinado al Equipo de Pastoral Juvenil de la provincia claretiana de Castilla, a la vez que cursó estudios de Licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad Pontificia Comillas. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de octubre de 1988. Inició su ministerio sacerdotal, en 1989, en las parroquias que los claretianos tienen encomendadas en el barrio madrileño de Puente de Vallecas (Santo Ángel de la Guarda y Nuestra Señora de la Aurora). Un año más tarde, en 1990, con otros claretianos y algunos laicos de la Parroquia, fundó la Asociación “Proyecto Aurora” (dedicada a la atención y acogida de drogodependientes en coordinación con “Proyecto Hombre”) y la dirigió durante seis años. Participó también durante 9 años en la animación de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) de la antigua provincia claretiana de Castilla. En septiembre de 1995 es nombrado auxiliar del prefecto de Estudiantes en el Seminario de Colmenar Viejo. Después fue formador de postulantes, superior y maestro de novicios en Los Negrales (Madrid). En Colmenar Viejo ejerce también como consultor, vicario provincial y prefecto de los seminaristas Mayores. En la Confederación Claretiana de Aragón, Castilla y León fue delegado de formación del Superior de la Confederación, de 2004 a 2007. Este último año fue elegido prefecto de Espiritualidad y Formación de la Provincia claretiana de Santiago. Durante el sexenio 2007-2012 fue también vicario provincial y prefecto de Estudiantes y Postulantes en Colmenar Viejo, así como profesor en el Instituto Teológico de Vida Religiosa y en la Escuela Regina Apostolorum de Madrid. El 31 de diciembre 2012 fue elegido Superior Provincial de los Misioneros Claretianos de la Provincia de Santiago. El 13 de noviembre de 2013 presidente de CONFER. El 16 de marzo de 2016 se hace público su nombramiento como obispo de Mondoñedo-Ferrol y toma posesión de la diócesis el día 7 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es actualmente miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, Comisión a la que se incorporó en la Plenaria de noviembre de 2016.