La visita pastoral

Mons. Salvador Giménez Jesús nos decía en el evangelio que el pastor debe conocer a las ovejas; acompañarlas, orientarlas, cuidarlas y quererlas.

No puede permanecer ajeno a la vida del rebaño, ha de buscar buenos pastos para que todos den frutos de buenas obras en favor de los semejantes. Así unos y otros, pastores y ovejas, darán gloria a Dios y cumplirán sus mandatos.

Al obispo se le exige que visite todas las parroquias y comunidades de su diócesis. Desde hace varios siglos está regulada por el derecho canónico la que se llamó, y se llama, Visita Pastoral. Cuando se estudia la historia de las distintas diócesis se valora muy positivamente el que sus obispos visitaran varias veces sus respectivas parroquias. Con gran dificultad por el medio de transporte salían de sus casas y marchaban por los pueblos a animar la vida cristiana de los seguidores de Jesús, para confirmar su fe y para orientar su testimonio con vistas a proponer el modelo del evangelio a los demás. También se preocupaban de los espacios sagrados y aconsejaban reformas que han llegado hasta nuestros días con gran satisfacción de todos por ser auténticas obras de arte. Cuidaban que los libros parroquiales, los sacramentales, los de economía y los de las asociaciones de fieles, estuvieran debidamente cumplimentados.

Se puede afirmar que con la documentación de las Visitas Pastorales es posible estudiar costumbres, normas y relaciones de nuestros antepasados. Son un auténtico tesoro de la historia de nuestro pueblo.

A pesar de las muchas reformas introducidas por la Iglesia a lo largo de los tiempos ha conservado esta visita como un excelente medio de conocimiento, de expresión de la caridad pastoral y como orientación y ánimo a todas las comunidades cristianas mirando el futuro con esperanza.

Todos los obispos de nuestra diócesis realizaron su propia visita. Programaron las correspondientes actividades y recorrieron los diferentes pueblos y ciudades. Mi antecesor, el obispo Piris, anunció su presencia y organizó la Visita, tras una Asamblea diocesana el año 2010. Dio a conocer unas orientaciones y aconsejó unos itinerarios para su cumplimiento. Así se hizo durante los meses siguientes.

En mi caso, después de año y medio al frente de la diócesis, propuse a la Asamblea Diocesana que se celebró el pasado mes de mayo, como un objetivo concreto la realización de la Visita Pastoral. No se puso fecha de inicio pero hubo un compromiso, acometer este proyecto a mediados de este curso. Y así lo queremos cumplir. El próximo mes de marzo comenzará la visita a todas las parroquias del arciprestazgo de “Segrià-la Noguera-la Ribagorça”. Así lo hemos acordado con los sacerdotes después de haberlo estudiado en el Consejo Presbiteral. Después se continuará con el resto de los arciprestazgos hasta su conclusión para estar en todos los rincones de la diócesis. A todos pareció magnífica y necesaria la iniciativa y mostraron mucho interés en su colaboración.

Este obispo, que os escribe todas las semanas, se siente obligado a informaros de una manera general de este acontecimiento diocesano y pide la participación entusiasta de todos los miembros del Pueblo de Dios. Seguiremos en la línea del mutuo conocimiento, de un amor cristiano más intenso y de unas orientaciones precisas para vivir en el momento presente y mirando al futuro con alegría y esperanza, con gratitud y con orgullo, el mensaje de Jesucristo en el seno de la Iglesia y en beneficio de nuestra sociedad.

+ Salvador Giménez Valls
Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 184 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.