¿Es posible otra manera de construir Unidades Pastorales?

Mons. Manuel Sánchez Monge Queridos diocesanos: Siguiendo el Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020 queremos favorecer la ‘transformación misionera’ de nuestra diócesis, parroquias y comunidades cristianas.

Como nos pide el Santo Padre, ‘tenemos que salir’ de nuestra fronteras y de nuestras inercias para llevar la alegría del Evangelio a nuestros hermanos. “Hace falta pasar de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera” (EG, 15)”.

El Directorio para el ministerio pastoral de los Obispos Apostolorum Sucesores 219 constata que “se va difundiendo el recurso a las llamadas unidades pastorales, con las que se trata de promover formas de colaboración orgánica entre parroquias limítrofes, como expresión de la pastoral de conjunto”.

En nuestra diócesis de Santander hay diseñado un Plan de Unidades Pastorales, pero observamos que no pueden quedar reducidas a mera reorganización estructural. Están al servicio de la misión de la Iglesia, del anuncio del Evangelio y de su presencia transformadora en nuestro mundo.

¿Por qué no beneficiarnos de quienes han puesto en marcha Unidades Pastorales acompañando el proceso con la oración comunitaria? ¿Por qué no implicar a todo el pueblo de Dios que quiera participar desde el primer momento? Además de orar juntos pueden reunirse en grupos para escuchar al Señor que nos habla a través de los hermanos. ¿Cuáles son las necesidades más urgentes en el primer anuncio, la catequesis (infancia, jóvenes, adultos), en las celebraciones de la fe, en el servicio de asistencia y promoción de los más pobres, en el acercamiento a los alejados, etc…?

La puesta en marcha de las Unidades Pastorales no tiene por qué acarrear necesariamente sólo perjuicios en la atención pastoral a los fieles, sino que este acontecimiento puede y debe redundar en una mayor y mejor atención pastoral, más fuertemente evangelizadora y con una mayor implicación de religiosos/as y seglares. Se puede dar una presencia y un servicio pastoral más ‘cualificado’ a las comunidades, más allá de lo puntual y ocasional; también resultaría menos costosa la formación adecuada de los agentes de pastoral.

Un sacerdote y unos seglares de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol hacen un largo viaje para compartir su experiencia con nosotros. ¡NO DESPERDICIEMOS ESTA GRAN OPORTUNIDAD!

Día: 17 de febrero
Lugar: Seminario Monte Corbán
Hora: 20 h.

Os esperamos. Un saludo afectuoso en el Señor

+Manuel Sánchez Monge
Obispo de Santander

Mons. Manuel Sánchez Monge
Acerca de Mons. Manuel Sánchez Monge 98 Articles
Mons. Manuel Sánchez Monge nació en Fuentes de Nava, provincia de Palencia, el 18 de abril de 1947. Ingresó en el Seminario Menor y realizó luego los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor Diocesano. Cursó Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde obtuvo en 1974 la Licenciatura, con una tesina sobre la infalibilidad del Papa y ,en 1998, el Doctorado con una tesis sobre "La familia, Iglesia doméstica". Fue ordenado sacerdote en Palencia el 9 de agosto de 1970. Fue Profesor de Teología en el Instituto Teológico del Seminario de Palencia (1975), Vicario General de Palencia (1999) y Canónigo de la Catedral (2003). Fue ordenado obispo de Mondoñedo-Ferrol el 23 de julio de 2005. En la Conferencia Episcopal Miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada desde 2005 Desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar