Nuestra Señora de los timepos difíciles – La Virgen de Fátima en el Centenario de las aparaciones. Iniciativas en nuestras diócesis

Mons. Francisco Cerro Acompañando al papa Benedicto XVI a Fátima en su primera visita a este santuario de las apariciones, el papa dijo que la Virgen de Fátima es la Señora de los tiempos difíciles.

Aparece cercana y consolando a sus hijos que sufren guerras y todo tipo de problemas que aquejan a la humanidad. Es la Madre de la cercanía de Dios.

Ella se presenta como Madre, no como una amenaza. En los tiempos difí- ciles que se vivían y viven hoy, experimentemos la cercanía de la Madre de Dios. Una sociedad que arrincona el Evangelio es difícil que encuentre la Paz, continuamente amenazada en nuestra humanidad. Sin el Evangelio no se construye nada, ni la Paz, ni la Justicia, ni nada.

A través de la parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Fátima y también animando a todas las parroquias de nuestra diócesis, que son muchas las que celebran la Madre de Dios de Fátima en estas apariciones aprobadas por la Iglesia y que en el fondo no es más que una vuelta al Evangelio. También en el mundo rural quiero que esta iniciativa de unirnos al centenario de las apariciones de Fátima, con la probable presencia del papa Francisco el 13 de mayo de 2017 en Fátima, se haga realidad muy especialmente en Vegaviana, que tiene a la Virgen de Fátima como patrona. Son dos parroquias: Fátima de Cáceres y Vegaviana, que pueden ser referencia para celebrar diocesanamente el centenario de las apariciones.

Tres iniciativas me parecen que podrían ayudarnos en este centenario y que además están totalmente en la clave sinodal que vive nuestra diócesis, como un acontecimiento eclesial de importancia decisiva:

1. Potenciar la Eucaristía del domingo como el día del Señor. ¡Qué hermoso es que la Eucaristía del domingo en la parroquia sea una auténtica fiesta de la familia del pueblo de Dios! Si en todas las parroquias los domingos se debe rezar la oración para pedir el fruto del Sínodo, este centenario de la Virgen de Fátima os propongo que a través de la intercesión de nuestra Madre, pidamos por nuestra diócesis de Coria-Cáceres y por sus necesidades, especialmente que nos conceda sacerdotes santos y un seminario lleno de vocaciones.

2. Potenciar la adoración Eucarística. Desde hace muchos años, la parroquia de Fátima de Cáceres tiene una capilla destinada a la Adoración Perpetua. De noche y de día se adora al Santísimo Sacramento del Altar, a Jesús Vivo de Corazón abierto. Está totalmente en lo que dice el Evangelio y el mensaje de Fátima que solo volviendo la mirada a Cristo nuestra vida y la de la sociedad se transformará. No dejéis de hacer vuestro turno de adoración, una hora, y animad a que sean muchos los que, sintonizando con el mensaje de Fátima, recen por el fruto del XIV Sínodo Diocesano que está presente a través del icono que se encuentra en la capilla de la Adoración. Potenciar más la adoración eucarística en las parroquias.

3. Potenciar Cáritas Parroquial. Fátima es la alegría de los pobres y de los pastorcitos de Dios que “alza de la basura al pobre para sentarlo con los reyes de los pueblos”. Potenciar en este año, sintonizando con el espíritu del Sínodo, con el tema tratado de la caridad, de los pobres, potenciando Cáritas Parroquial como una presencia de la Iglesia en los más pobres. Cáritas Parroquial podría seguir colaborando con Cáritas Diocesana para el proyecto de los sin techo ya potenciado en el Año de la Misericordia. Podría tener su culminación con este proyecto de personas sin hogar.

+ Francisco Cerro Chaves
Obispo de Coria -Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 171 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.