¿Existe el purgatorio?

Mons. Francisco Pérez Hay palabras y nombres que deben ser explicados y al mismo tiempo fundamentados en la experiencia de fe que viene garantizada por la enseñanza de la Iglesia.

Es fácil de un plumazo anular ciertas afirmaciones que la Iglesia sigue proclamando, estemos atentos porque las consecuencias pueden ser nefastas. Hay un depósito de la fe que no se debe trastocar y menos pensarse que somos dueños del mismo. “¿Qué es el ‘depósito de la fe’? Es aquello que se ha confiado, no lo que tu has descubierto; lo que recibiste, no lo que tu pensaste; lo que es propio de la doctrina, no del ingenio; lo que procede de la tradición, no de la rapiña privada. Algo que ha llegado hasta ti, pero que tu no has producido; algo de lo que no eras autor, sino custodio; no fundador, sino seguidor; no conductor, sino conducido (…). Conserva inviolado y sin mancha el talento de la fe católica. Lo que has creído, en tu poder permanezca y por ti sea entregado a otro” (San Vicente de Lerins, Commonitorium 22, 4). Y esto es conveniente tenerlo presente puesto que la fe ni se compra ni se vende sino que es una gracia que Dios concede, por medio de su Iglesia, para el bien de los creyentes.

Una de las palabras que, para muchos, está fuera del tiempo y de la mentalidad actual es el purgatorio; y no es así. Al hablar de purgatorio estamos afirmando que para entrar en el cielo es necesario entrar purificados de todo y limpios del ‘lodo’ que deja el pecado. Según la doctrina de la Iglesia, el pecado entraña la “pena eterna” y la “pena temporal”. ¿Qué es la pena eterna? Es la privación de la comunión con Dios. El que peca mortalmente pierde la amistad con Dios, privándose, si no se arrepiente y acude al sacramento de la penitencia, de la unión con Dios para siempre. Al ser perdonado, el pecador, la pena eterna desaparece, pero subsiste la pena temporal que no ha quedado purificada totalmente. ¿Qué es la pena temporal? Son las secuelas que son producto del pecado y de cierto desorden que ha de armonizarse.

Es como cuando uno saca un clavo de la pared, el clavo ya no pende sobre la pared, lo mismo, usando esta metáfora, la pena eterna ya no cuenta porque está saldada, pero siempre deja una marca en la pared que conviene limpiar y ésta es la pena temporal; se limpia cuando se purifica la pared o se pinta. Esta pena ha de purgarse en esta tierra o en el purgatorio a fin de que el fiel cristiano quede libre de los rastros y secuelas que el pecado ha dejado en su vida. Esto es lo que nos hace entender la razón por la que la oración en las Misas funeral sea ofrecer sufragios por las almas del purgatorio y así purificadas pasen a la vida eterna de la gloria del cielo. Muchas veces se piensa que el funeral debe ser como un homenaje al difunto. ¡No es así, ni debe ser así! El funeral tiene como finalidad rezar por el difunto o los difuntos para que, si retienen pena temporal, les ayude a purificar y limpiar el lastre que ha dejado el pecado y puedan participar cuánto antes de la gloria de Dios en el cielo. “Las Lágrimas se secan, las flores se marchitan pero la oración permanece y purifica” (San Agustín de Hipona).

También existe la indulgencia, palabra que viene del verbo latino indulgeo que significa conceder a nuestro favor, tener indulgencia, que se aplica por uno mismo o por las almas del purgatorio para purificarse de la pena temporal. Es como los “vasos comunicantes”, uno de ellos desborda e inmediatamente se pasa a otro que tenga menos líquido. “La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1471). La indulgencia en quien la consigue tiene valor para él y si en su haber ya desborda pasa inmediatamente a los que estén necesitados de ella. Es la comunión de los santos y por ello bien podemos decir que nos ayudamos mutuamente en el camino hacia la santidad y en la vía de la purificación. El purgatorio purifica y embellece para presentarse ante Dios que es la suma Belleza.
+ Francisco Pérez González
Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 303 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental.Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense.El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión.CARGOS PASTORALESDesde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad.El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017.Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).