La No Violencia: un estilo de política para la paz

Mons. Ángel Sainz Meneses             Hoy celebramos la solemnidad de Santa María, Madre de Dios y la 50 Jornada Mundial de la Paz, con la que mantenemos vivo a lo largo de los años aquel mensaje que los ángeles transmiten a los pastores en la noche de Navidad: “Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres que él ama”.

Los ángeles anuncian a los pastores el nacimiento de Jesús, que es paz en la tierra para los hombres que él ama. El Mensaje que el papa Francisco nos ofrece este año lleva por título: «La No Violencia: un estilo de política para la paz».

La violencia y la paz están en el punto de partida de dos maneras absolutamente opuestas de entender la vida y de construir la sociedad. La expresión “no violencia” significa una aspiración, un deseo, un rechazo moral de la violencia, de las barreras, de los impulsos destructivos, pero comporta también un enfoque político realista, proactivo, constructivo, abierto a la esperanza. La proliferación de brotes de violencia tiene unas consecuencias sociales gravísimas en todos los sentidos.  Nos encontramos en una situación en la que, por desgracia, se multiplican dichos brotes; por eso es tan importante dar espacio a la no violencia como método político y como camino realista para superar los conflictos armados, intentando abrir caminos de paz incluso allí donde parece imposible. Este método político se fundamenta por encima de todo en la primacía de la ley. Si se salvaguardan los derechos de cada persona y la igual dignidad de cada uno sin discriminación ni distinción, la no-violencia, entendida como método político, puede constituir una vía realista y eficaz  para superar los conflictos armados. Pero sobre todo, hay que partir del reconocimiento  de la fuerza del derecho, igual para todos.

El Mensaje se refiere también al tráfico ilegal de armas, que sostiene la mayor parte de los conflictos en el mundo. El comercio mundial de las armas es un negocio en el que concurren intereses políticos y económicos, además de los estratégicos o de defensa. Globalmente se trata del comercio más lucrativo, seguido por el tráfico de drogas y la prostitución. El 70 % de ese comercio procede de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido. Entre los 10 primeros fabricantes se encuentran también Alemania, España e Italia. Aunque la mayor parte de las transacciones la llevan a cabo entidades comerciales, la responsabilidad principal de este comercio reside en los gobiernos que se escudan en el derecho a la propia defensa para comprar o vender armas.

En la actualidad, Oriente Medio, con sus numerosos conflictos, se ha convertido en un mercado más que rentable para la compra y venta de armas; un mercado que atrae a muchos productores y gobiernos occidentales  y que alimenta un terrible  baño de sangre en la región.  No es extraño que aflore la duda de si estas guerras tienen lugar por problemas reales o son provocadas para vender los stocks de armas, o las dos cosas a la vez. En cualquier caso, es urgente acabar con el tráfico ilegal de armas y que se regule con mucho rigor el tráfico legal, es decir, con la legítima finalidad de la defensa de la integridad de la propia nación o estado. Que Santa María, Madre de Dios, Reina de la Paz, nos acompañe en este año que hoy comenzamos y nos ayude a ser auténticos constructores de Paz.

+ Josep Ángel Saiz Meneses

Obispo de Terrasa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 352 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.