Hablar de la familia. Hablar de la paz.

Mons. Salvador Giménez              Son los dos temas, la familia y la paz, fundamentales para nuestro mundo actual.

Soy consciente de que se habla y se escribe mucho sobre los mismos pero temo que la mera repetición haga desmerecer su importancia. Y nunca debería ser así. Habría que evitar siempre caer en el desánimo al comprobar la enorme dificultad que encuentra cada cual para hacer realidad su implantación en la sociedad en la que vive valorando mejor la familia y siendo persona de paz.

Para los católicos nos obliga a reflexionar y a implicarnos más porque durante estos días la Iglesia nos propone como objetivo la familia para el domingo posterior a la Navidad y, desde hace cincuenta años, solicita nuestra oración por la paz en la Jornada Mundial para el primer día del año. Al coincidir en esta ocasión el día 1 de enero en el domingo después de la Navidad, la celebración de la fiesta de la familia se ha adelantado al viernes, 30 de diciembre. Os supongo conocedores de esta circunstancia porque os han informado en vuestras respectivas parroquias.

En cualquier caso mi comentario semanal tratará ambos temas. Respecto al primero, la familia, para que quede clara mi vinculación en la oración que todas las comunidades parroquiales hicieron este viernes en sus celebraciones. También para dar a conocer al resto de la sociedad la importancia que la Iglesia le concede a la institución familiar, reflejo de la Sagrada Familia de Nazaret formada por Jesús, María y José. Es el modelo que toda familia debería esforzarse en imitar en el amor, en la donación, en el respeto, en la escucha y en la absoluta confianza en el Padre.

Cada año se propone un lema que sirve de referencia para la oración y para el desarrollo de las distintas acciones. El lema de este año VIVIR LA ALEGRÍA DEL AMOR EN LA FAMILIA nos recuerda el gran interés del papa Francisco por inculcar en el corazón de todos los católicos la alegría de su fe en Jesucristo. Ya lo ha concretado en dos documentos que todos conocéis, La alegría del Evangelio, fechado a finales del año 2013, como un programa de su pontificado, y La alegría del amor, fechada en marzo del presente año, como resultado de las deliberaciones de los dos Sínodos de los obispos (2014 y 2015) que trataron el tema del matrimonio y de la familia cristiana.

El segundo tema, la Jornada Mundial de la Paz nos permite una vez más rezar por ese don tan preciado que debería llegar ya a todos los pueblos. Demasiados conflictos, guerras y muertes en nuestro mundo. A diario aparecen ante nuestros ojos continuas destrucciones de pueblos y ciudades y, lo que es peor, aniquilación de vidas humanas. A pesar de todo no podemos permanecer insensibles a esta dura realidad y estamos obligados también a denunciar esa injusta situación. Es lo que hace el papa Francisco en el Mensaje que ha escrito para esta Jornada, LA NO VIOLENCIA: UN ESTILO DE POLÍTICA PARA LA PAZ. En el mismo se afirma que la violencia y la paz están en el origen de dos maneras opuestas de construir la sociedad. De una conocemos sus gravísimas consecuencias; si pensamos en la otra todo es positivo y permite realizar un verdadero progreso integral para las personas y para los pueblos. La no violencia es un método político fundado en la primacía de la ley y puede constituir una vía realista y llena de esperanza para superar los conflictos armados. En ese mismo sentido muestra la valentía al denunciar con mucha claridad el tráfico ilícito de armas que con frecuencia sostiene la mayor parte de los conflictos del mundo. No ha de ser nunca subestimado el sector armamentístico y la no violencia puede hacer mucho en el momento presente para combatir el flagelo de la destrucción y de la guerra.

    +Salvador Giménez,

    Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 164 Artículos
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia.CARGOS PASTORALESInició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001.El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.