Navidad llena de perfume a familia

Mons. Jesús García Burillo           Queridos diocesanos: En estos días tan especiales del año cristiano, mientras pasamos más tiempo en familia y abrimos las puertas de nuestra casa para acoger a parientes y amigos, Dios sale a nuestro encuentro en la frágil figura de un niño recién nacido: Jesús, hijo de María. «La encarnación del Verbo en una familia humana, en Nazaret, conmueve con su novedad la historia del mundo» (AL 65), nos dice el Papa.

En su exhortación Amoris laetitia nos invita a sumergirnos en el misterio del nacimiento de Jesús: «sumergirnos en el sí de María al anuncio del ángel, cuando germinó la Palabra en su seno; también en el sí de José, que dio el nombre a Jesús y se hizo cargo de María; en la fiesta de los pastores junto al pesebre, en la adoración de los Magos; en la huida a Egipto, en la que Jesús participa en el dolor de su pueblo exiliado, perseguido y humillado»… «Este es el misterio de la Navidad y el secreto de Nazaret, lleno de perfume a familia» (AL 65). Dios quiso vivir, hacer suyo, este perfume a familia, a hogar.

¿Qué significa esto para nosotros? ¿Por qué conmovernos con esta novedad? Sólo podremos comprenderlo contemplando la vida concreta de Jesús, de María y José, de Isabel y Zacarías, de los pastores y los magos. Dios entra en la historia del mundo, Dios se hace próximo y camina a nuestro lado, a nuestro ritmo -al vaivén de nuestras debilidades y aciertos, de nuestro deseo de crear un mundo mejor y de nuestros conflictos-. Dios quiso hacerse “novedad”, “buena noticia”, para nuestra vida, luz en medio de nuestra tiniebla, alegría en medio de nuestras tristezas, esperanza en medio de nuestros desánimos.

El misterio de la Navidad impregna todo lo humano, nada queda lejos de la misericordia, la ternura y la bondad de Dios. Por eso nuestro perfume a familia no es algo que le hayamos prestado a Dios en el momento que se hizo uno de nosotros, sino que tiene su origen en Él, en su vida trinitaria: Padre, Hijo y Espíritu Santo, en comunión de amor. Su “navidad”, la encarnación del Verbo de Dios y su nacimiento entre los hombres, es nuestra “navidad”: el alumbramiento de una humanidad nueva, renovada, redimida, más humana, más fraterna.

Por eso no dejemos de contemplar el hogar de Nazaret. «La alianza de amor y fidelidad, de la cual vive la Sagrada Familia, ilumina el principio que da forma a cada familia, y la hace capaz de afrontar mejor las vicisitudes de la vida y de la historia. Sobre esta base, cada familia, a pesar de su debilidad, puede llegar a ser una luz en la oscuridad del mundo» (AL 66).

Queridos amigos, seguramente en estos días podréis contemplar y disfrutar del “Belén” de vuestra parroquia, el de vuestro hogar o los muchos que hay en Ávila o los lugares que visitéis. Cuando pongáis vuestra mirada en ellos no dejéis de pensar en que representan vidas concretas, historias humanas que no están lejos de nuestra realidad. Pensad en las familias -como la de Jesús, José y María- que viven en condiciones de pobreza y marginación, de persecución; de las familias que en Navidad estarán lejos de sus hogares y países porque huyen buscando salvar la vida; de aquellos que -como los pastores- necesitan de una “buena noticia” que les anime; de las personas que -como los magos- buscan con sincero corazón la verdad, la paz y un mundo justo, guiados por la estrella de la esperanza. Historias concretas, como la de nuestra familia, como la de cada uno de nosotros. Historias en la que Dios se sumerge, porque Él es el Emmanuel, el “Dios-con-nosotros”. ¡Feliz Navidad!

Mons. Jesús García Burillo
Acerca de Mons. Jesús García Burillo 96 Articles
Nació en Alfamén, Provincia y Archidiócesis de Zaragoza, el 28 de mayo de 1942. Tras finalizar la carrera de Profesor de E.G.B., inició los estudios eclesiásticos en Valladolid, ciudad a la que se trasladó desde muy joven, terminándolos en la Universidad de Comillas de Madrid. Fue ordenado sacerdote en Valladolid, el 25 de julio de 1971. En la misma Universidad de Comillas obtuvo, en 1970, la Licenciatura en Teología y en 1977 el Doctorado en Teología Bíblica. Ha desempeñado el cargo de Vicario Episcopal en la Diócesis de Madrid, de la Vicaría III (1985-1996) y de la Vicaría VIII (1996-1998). Fue preconizado Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante el 19 de junio de 1998. Recibió la Ordenación Episcopal en Alicante el 19 de septiembre del mismo año. Preconizado Obispo de Ávila el 9 de enero de 2003, tomó posesión de la diócesis el pasado 23 de febrero de 2003, domingo. CARGOS DESEMPEÑADOS: Capellán de la Residencia Universitaria Torrecilla (Valladolid, 1971-75); Coadjutor de la parroquia de San Andrés de Villaverde (Madrid, 1977-79); Dir. de la Residencia Divino Maestro (Valladolid, 1964-66); Dir. de la Revista "Ekumene" (1966-71); Coordinador del Movimiento "Ekumene" en Andalucía (1966-71); Secretario General de la Vicaria III (Madrid, 1979-85); Vicario Episcopal de la Vicaría III (Madrid (1985-96); Vicario Episcopal de la Vicaría VIII (Madrid (1996-98). Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante (1998-2002) CARGOS EN LA CONFERENCIA EPISCOPAL: Miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral (1999-) y Relaciones Interconfesionales (1999-). ACTIVIDADES: Profesor de E.G.B. (1962-64); Prof. titular en Estudio Agustiniano (Valladolid, 1972-74); Colaborador del C.S.I.C. (1974- 76); Profesor del Instituto Internacional de Teología a Distancia (Madrid, 1977-98); Profesor de Radio ECCA (1977-98). PUBLICACIONES: Destacan entre todas ellas: Catequesis de primera comunión, en colaboración (Madrid: Studio 1968); su Tesis doctoral El ciento por uno. Historia de las interpretaciones y exégesis, (Madrid: C.S.I.C. 1977). Ha colaborado en el Departamento de Producción del Instituto Internacional de Teología a Distancia (1977-1998).