La señal de Dios

Mons. César Franco         A las puertas de Navidad, leemos en el cuarto domingo de Adviento la revelación a José del misterio que sucede en María: el hijo que lleva en sus entrañas «viene del Espíritu Santo».

Muchos cristianos tienen la idea de que José sospechó de la integridad de su prometida y pensó repudiarla. Pero san Mateo, que narra las dudas de José, no da pie para esto. Presenta a José como varón justo, que, al conocer el estado de María, probablemente porque – como piensa K. Rahner – ella misma se lo ha dado a conocer, comprende que «Dios se la reservaba para sí… que no podía tener de ninguna manera pretensión sobre ella, y por esta razón pensaba dejarla en secreto», es decir, no recurrir al repudio formal ni al acta de divorcio. José entiende que María está bajo la sombra poderosa del Altísimo, es el arca donde tiene lugar una presencia de Dios, que él debe respetar saliendo discretamente de la vida de quien ha concebido siendo Virgen.

Si esto es así, surge la pregunta: ¿Qué sentido tiene entonces la revelación en sueños de algo que José ya conoce? El anuncio del ángel despeja las dudas de José sobre su permanencia junto a María. No sólo confirma la concepción virginal sino que confía a José una misión decisiva: «Toma, no obstante, a María contigo. Sé, por lo tanto, – le dice el cielo – un padre para este niño, cumple los deberes de padre para con este niño que el cielo ha dado a tu prometida. Guarda, defiende, ama, protege a este niño» (Rahner). En este relato, en definitiva, tenemos la vocación de José para hacer las veces de padre del Hijo de Dios en esta tierra. Para entender su misión, es preciso observar que el ángel llama a José «hijo de David», es decir, descendiente de la dinastía real y capaz, por tanto, de introducir a Jesús en las promesas mesiánicas otorgadas a la casa de David. Por eso, Jesús será invocado como «Hijo de David», lo cual no habría sido posible si el que aparecía como su padre no hubiese pertenecido a la casa de David.

El ángel también le dice que imponga al hijo de María el nombre de Jesús, exactamente igual que Gabriel le ordena a María. Pero a José le revela, además, que se llamará así «porque salvará a su pueblo de sus pecados». No cabe mayor claridad sobre la misión de José. Introducir a Jesús en la historia como aquel que profetizó Isaías: el hijo concebido por una virgen. Cuando Dios llama a una misión lo hace revelando los datos necesarios para que el hombre pueda aceptar libremente lo que se le propone.

Para que quede claro lo que Dios pide a José, el evangelista afirma que todo sucedió de modo que se cumpliera lo dicho por Isaías: «La Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Enmanuel, que significa Dios cono nosotros» (Mt 1,23). Viene a decir que el nombre de Jesús no se opone a Enmanuel. De hecho, era imposible que Jesús salvara de sus pecados al pueblo si no fuera el mismo Dios. Ambos nombres se explican y complementan. Dios ha actuado definitivamente, por el camino que sólo él ha determinado, para que en la historia apareciera la «señal» de su intervención: la Virgen que engendra y da a luz al Hijo de Dios. Como decía san Alfredo de Rieval, Dios ya no está sólo «por encima de nosotros», ni «frente a nosotros»; está «con nosotros». «¿Cómo podría él estar más cerca de mi? Siendo pequeño como yo, débil como yo, desnudo como yo, pobre como yo… en todo se ha hecho semejante a mí tomando lo que es mío y dándome lo que es suyo. Yo yacía muerto, sin voz, sin sentido, ya ni tan solo poseía la luz de mis ojos… Ha puesto su rostro sobre mi rostro, su boca sobre mi boca, sus manos sobre mis manos: Se ha hecho el Enmanuel, ¡ Dios con nosotros!».

 

+ César Franco

Obispo de Segovia

Mons. César Franco Martínez
Acerca de Mons. César Franco Martínez 239 Articles
Mons. D. César Augusto Franco nació el 16 de diciembre de 1948 en Piñuecar (Madrid). Fue ordenado sacerdote el 20 de mayo de 1973. Es licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas en 1978. Diplomado en Ciencias Bíblicas por la Escuela Bíblica y Arqueología de Jerusalén en 1980. Es también Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas en 1983. CARGOS PASTORALES Fue Vicario Parroquial de las parroquias San Casimiro (1973), Santa Rosalía (1973-1975) y Ntra. Sra. de los Dolores(1975-1978/1981-1986). Capellán de las Hijas de la Caridad en el Colegio San Fernando (1980-1981); Secretario del Consejo Presbiteral de Madrid (1986 y 1994) y Consiliario diocesano de Acción Católica General y Capellán de la Escuela de Caminos y de la Facultad de Derecho (1986-1995). Fue Rector del Oratorio Santo niño del Remedio (1993 -1995) y Vicario Episcopal de la Vicarçia VII (antigua VIII) de Madrid (1995-1996). El 14 de mayo de 1996 fue nombrado Obispo Auxiliar de Madrid y Titular de Ursona, recibiendo la ordenación episcopal el 29 de junio del mismo año. Desde 1997 a 2011 fue Consiliario Nacional de la Asociación Católica de Propagandistas y ha sido el Coordinador general de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid 2011. Desde noviembre de 2012 hasta su nombramiento como Obispo de Segovia fue Deán de la Catedral de Santa María la Real de la Almudena de Madrid. En su actividad docente, ha impartido cursos sobre Biblia en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad Eclesiástica “San Dámaso”. El 12 de noviembre de 2014 se hizo público su nombramiento como obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 20 de diciembre del mismo año. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis desde 2014, tras ser de nuevo elegido para este cargo el 14 de marzo de 2017. Ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Liturgia (1996-1999), de Enseñanza y Catequesis (1996-2008), de Apostolado Seglar (1999-2002) y de Relaciones Interconfesionales (2008-2014).