Nace “Donne in Vaticano”, una asociación completamente de mujeres

Por primera vez en el Vaticano se ha instituido una Asociación exclusivamente femenina, abierta a las mujeres empleadas de la Ciudad del Vaticano, la Santa Sede y sus instituciones relacionadas, seculares y religiosas, en servicio o retiradas: un hecho sin precedentes en la historia del pequeño estado.

D.VA, simplemente “Donne in Vaticano”, es la sigla de la recién creada Asociación, cuyo estatuto ha sido aprobado por las autoridades competentes y por el Acto Constitutivo firmado el 1 de septiembre 2016 en el Gobernatorato del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Una asociación querida por un primer grupo de colegas y ahora abierta a las 750 mujeres empleadas del Vaticano. D.VA tiene la intención de crear una red de amistad, intercambio y solidaridad entre todas para un crecimiento tanto humano como profesional.

“Creemos, de hecho, que las mujeres son un recurso precioso que debe ser valorado en el lugar de trabajo y en todos los ámbitos de la vida y actividad del Vaticano”.

“Son diversas las actividades que tenemos la intención de promover en ámbito social, cultural y espiritual – se lee en la nota de prensa. El objetivo de D.VA es también prestar atención a las mujeres menos afortunadas para aliviar algún sufrimiento, y queremos asimismo, dar mayor visibilidad a las iniciativas y contribuciones de otras mujeres cristianas”.

“En éste, nuestro intento,  nos sentimos alentadas por el Magisterio pontificio: los últimos Pontífices han expresado en muchas ocasiones su aprecio y estima hacia las mujeres, y, para Papa Francisco: “La Iglesia no puede ser ella misma sin la mujer y su papel”.

Para más información se puede contactar con Tracey McClure, Presidente, o Romilda Ferrauto, Vice-Presidente en la dirección de correo electrónico [email protected]

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37471 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).