A los discípulos misioneros que han participado en la Gran Misión Diocesana

Mons. Joaquín María López de Andújar           Muy queridos discípulos misioneros: Con esta carta cierro la comunicación directa que he tenido con vosotros a lo largo de la Gran Misión Diocesana.

Gracias por vuestra oración, vuestro amor a la Iglesia y vuestro espíritu apostólico. La Gran Misión ha terminado, pero la evangelización sigue. Este año nos ha servido para fortalecer nuestra unión con el Señor y con la Iglesia y para acrecentar en nuestro corazón el deseo y la urgencia de anunciar a todos los hombres, siguiendo a nuestro Papa Francisco, el “Evangelio de la Alegría”.

Os invito a concluir este año de la mano de la Virgen María participando, si podéis, en la Vigilia de la Inmaculada que tendremos como todos los años en el Cerro de los Ángeles el 7 de diciembre a las 22.00 horas.

Dentro de pocos días celebraremos la fiesta de la Navidad y nos diremos unos a otros: ¡Feliz Navidad! ¡Felices Fiestas! Yo también os felicito y os invito a esforzaros para que también en la sociedad estas palabras no pierdan su profundo significado religioso y la fiesta no se quede sólo en sus aspectos más externos.

Con la fiesta de la Navidad, que ha sido preparada en el tiempo litúrgico del Adviento, la Iglesia nos introduce en el Misterio de la Encarnación. La Navidad no es simplemente el aniversario del nacimiento de Jesús: es la celebración de un Misterio que ha marcado y sigue marcando la historia del hombre. Lo que celebramos en la Navidad es la presencia de Dios entre nosotros. Celebramos al Dios que vino a habitar entre nosotros, se hizo uno de nosotros: el Eterno ha entrado en los límites del espacio y del tiempo para hacer posible que “hoy” nos encontremos con Él.

Cuando decimos: “Hoy ha nacido para nosotros el Salvador” no estamos utilizando una frase convencional. Con esta frase estamos diciendo que Dios nos ofrece “hoy”, “ahora” y “aquí”, en la situación en la que nos encontremos, la posibilidad de reconocerlo y acogerlo, como hicieron los pastores, para que nazca en nuestra vida y la renueve.

En la Navidad celebramos la entrada de Dios en la historia, haciéndose hombre, para reconciliar al hombre con Dios. En ella encontramos la ternura y el amor de Dios que se inclina a nosotros y quiere recorrer con nosotros el camino de la vida.

Os deseo a todos y a vuestras familias que celebréis una Navidad verdaderamente cristiana, de modo que las felicitaciones de estos días sean una manifestación de alegría por saber que Dios está muy cerca de nosotros dándonos su luz, su vida divina.

Pediré al Niño Dios por todos, especialmente por quienes estén pasando alguna prueba dura. Que en estos días santos la caridad cristiana se muestre de forma singularmente activa con los más necesitados.

Con mi bendición y cariño.
+ Joaquín María López de Andújar

Obispo de Getafe

1 de Diciembre de 2016

Mons. Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo
Acerca de Mons. Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo 21 Articles
Nació en Madrid el 13 de septiembre de 1942. Procede de una familia numerosa profundamente cristiana. Estudió en el Seminario Conciliár de Madrid. Fue ordenado en Madrid el 30 de noviembre de 1968.Realizó estudios de Catequética, el Bienio del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequética (1982-84) y es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense. Su primer encargo pastoral fue en la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, en Colmenar Viejo, de donde pasó a la Parroquia de Santa María la Mayor de Madrid, como Vicario Parroquial, desde 1969 a 1976. Desde 1976 hasta 1984 Párroco de Nuestra Señora de Africa también en Madrid. En 1978 elegido Arcipreste del Arciprestazgo de “S. Roque’, hasta 1984. Fue Delegado de Catequesis de la Vicaria VI de Madrid. En 1984 es nombrado Vicario Episcopal de la Vicaría V de Madrid, donde estuvo hasta la división de la Archidiócesis de Madrid-Alcalá en 1991. Desde entonces es Vicario General de la Diócesis de Getafe. Colaboró estrechamente con Mons. Pérez y Fernández-Golfín en la organización de la nueva Diócesis, desde 1991 hasta el 2004. En particular ha puesto en marcha el Secretariado Diocesano de Catequesis y la Delegación de Juventud. También ha contribuido a establecer el Centro Diocesano de Teología, donde ha sido profesor de Teología Moral. Ha coordinado el Plan Diocesano de Pastoral y preside el Consejo de Arciprestes. Como Obispo Auxiliar y, desde febrero de este año, como Administrador Diocesano ha seguido de cerca la pastoral de la Diócesis y ha asistido habitualmente a las reuniones, celebraciones, encuentros que se organizan en las parroquias, grupos, asociaciones de fieles, etc. Sabe apreciar y aprovechar el potencial de vida cristiana que hay en todas las Instituciones de la Iglesia, como manifestación de comunión y cauce de evangelización. Ha predicado numerosas tandas de ejercicios espirituales a todo tipo de personas, fundamentalmente a sacerdotes, en diversos puntos de España. Preconizado Obispo titular de Arcávica y Auxiliar de Getafe el 19 de marzo de 2001. Consagrado Obispo el 6 de mayo de 2001. Elegido por el Colegio de Consultores Administrador diocesano el 25 de febrero de 2004. Nombrado Obispo diocesano de Getafe el 29 de octubre de 2004. Tomó posesión el 19 de diciembre de 2004.