Presentado el nuevo Plan Pastoral Diocesano de Mérida-Badajoz

Este sábado, 3 de diciembre, se presentaba en Almendralejo el nuevo Plan Pastoral de Mérida-Badajoz, un camino que se marca la diócesis para los cuatro próximos años siguiendo las pautas marcadas por el Papa Francisco en la Evangelii Gaudium de hacer una iglesia más misionera, dinamizando la vida de la Archidiócesis, de manera que pasemos de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera.

Cada uno de los próximos cuatro años se marca un objetivo específico en línea con Plan Pastoral elaborado por la Conferencia Episcopal Española.

El primer año pondrá el acento en vivir en comunión. En él se destaca vivir la unidad de cara a llevar adelante la misión; el segundo año centra la mirada en el anuncio de la Palabra de Dios, fijándose en aquellos que no están dentro de la Iglesia, los alejados, los no creyentes; el tercer año hace referencia a la celebración del Misterio de Cristo, con la liturgia como protagonista, cómo vivir la liturgia en una clave mucho más participativa, más viva y festiva. Para el curso 2019-2020 se propone el servicio a los pobres.

A estos cuatro puntos se suman dos que tienen carácter transversal: la familia y la pastoral vocacional al ministerio sacerdotal. En este sentido, el vicario de la ciudad de Badajoz y Olivenza, Francisco Maya, que ha trabajado intensamente en la elaboración del Plan Pastoral, ha manifestado que “como todos sabemos, la familia es una preocupación de toda la Iglesia, de hecho, se dedicó ya un sínodo para hablar de la familia, después el mismo Papa Francisco en “Amoris Laetitia” también abordó el tema y, por tanto, queremos que sea transversal durante los cuatro años. Al mismo tiempo, como preocupación de toda la Iglesia y especialmente del Arzobispo diocesano de Mérida-Badajoz, Mons. Celso Morga, está el tema de las vocaciones al sacerdocio muy especialmente. Ya sabemos la necesidad que tenemos de vocaciones sacerdotales, necesitamos que haya jóvenes que respondan con agradecimiento a la llamada que el Señor les hace para ser sacerdotes”.

El Plan Pastoral afecta a todos: sacerdotes, religiosos, laicos, parroquias, delegaciones episcopales, movimientos y asociaciones eclesiales. “En la elaboración han colaborado los distintos miembros del pueblo de Dios -destaca Francisco Maya-. De hecho, en la encuesta previa que se realizó para elaborar el Plan, participaron más de 3.000 personas de las distintas parroquias, que expusieron las necesidades fundamentales que estimaban ellos que tenía la Iglesia diocesana”.

El Plan se elaborado con la participación de todos: parroquias, Colegio de Arciprestes, Consejo del Presbiterio y de Pastoral Diocesano, Delegaciones, Consejo Episcopal y una comisión creada “ad hoc”.

 Presentación

img_9480La presentación del nuevo Plan Pastoral Diocesano tenía dos momentos: a las 10:30 horas el Arzobispo, Mons. Celso Morga, presidía la Eucaristía en la parroquia de la Purificación en el transcurso de la cual firmaba el Plan. Posteriormente, en el salón de actos de Cajalmendralejo, era presentado.

Basándose en el Evangelio proclamado en la Eucaristía, Mons. Celso Morga se preguntaba en la homilía cuánta gente habrá ido por el mundo entero proclamando el Evangelio, y recordaba que ese mandato de Jesús es plenamente actual. El Arzobispo afirmaba que cualquier persona podría pensar que el encargo hecho a los apóstoles estaba condenado al fracaso, sin embargo, aquellos hombres tuvieron fe en la Palabra de Jesús y gracias a la fe y el testimonio de ellos y de los que los siguieron, nosotros conocemos que Jesús es el Señor. Mons. Celso  Morgaseñalaba que el Plan Pastoral Diocesano quiere ser un eco de ese mandato de Cristo. Por ello pidió que nadie se excluya de esta tarea evangelizadora porque el Plan es una iniciativa de la Archidiócesis en la que todos debemos colaborar.

Tras la comunión el Arzobispo firmaba el Plan y posteriormente entregaba un ejemplar al Vicario General, a la Permanente del Consejo Diocesano de Pastoral y del Consejo Diocesano del Presbiterio y a un Arcipreste por zona pastoral.

Finalizada la Eucaristía, el salón de actos de Cajalmendralejo acogía la presentación. Tras un vídeo explicativo, el Vicario General, Mateo Blanco Cotano, realizaba una introducción en la que ponía de manifiesto que “el Plan Pastoral Diocesano servirá ahora de base para la elaboración del Programa Pastoral de las parroquias de la Archidiócesis”. Se ponía de manifiesto qué se pretende con el documento presentado, las exigencias que conlleva, las fuentes en las que se sostiene, el proceso de elaboración y su estructura.

Por su parte Francisco Maya hacía un recorrido por el espíritu o la mística del proyecto cuatrienal, manifestando en primer lugar que “un Plan Diocesano de Pastoral es necesario para saber dónde estamos y a dónde queremos llegar”. A partir de ahí explicó que la espiritualidad del Plan es una espiritualidad de comunión; de la esperanza; de la paciencia y el amor a la gente; del aprecio a lo pequeño, no de la ambición de lo grande y de la cercanía, no de la distancia.

Finalizada esta intervención se proyectaba un powerpoint y el sacerdote Manuel Rico, abundaba en temas como el fin del Plan o los desafíos que plantea. Antes de la clausura del acto por parte de Mons. Celso Morga, un seglar, Margarita Gallego, se refería a que este Plan debe tener una continuidad y al mismo tiempo ser flexible porque la realidad es cambiante, por lo que hay que estar a la escucha de la realidad. También dio a conocer que será evaluado en el Consejo de Pastoral Diocesano.

Las últimas palabras fueron para el Arzobispo, que, antes de proceder a la clausura, animó a todos al apostolado, a acercar a la gente a las parroquias y a ponernos metas altas.

(Archidiócesis de Mérida-Badajoz)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).