La Facultad Padre Ossó en Oviedo tiene nuevo Decano

José Antonio Prieto Saborit, casado, padre de familia y profesor, es, desde el pasado mes de septiembre, el nuevo decano de la Facultad Padre Ossó en Oviedo, y el primer laico que se ocupa de la dirección del centro desde su fundación, hace ahora cincuenta años.

Éste nació por iniciativa de la Iglesia, y su desarrollo fue encomendado a la Institución Teresiana, quien se ha hecho cargo de ella hasta hace tan sólo cuatro años. Hoy en día la Institución Teresiana permanece ligada al centro en su pertenencia al patronato de la Fundación canónica que lo rige, al que también pertenecen los Escolapios, San Vicente de Paúl, las Teresianas, el Seminario Metropolitano de Oviedo y el Arzobispado.

El nuevo Decano, que lleva once años ligado al centro como profesor de asignaturas relacionadas con la Psicomotricidad y la Expresión Corporal, afirma que en la facultad se encuentra como “en su casa”. Y lo dice, no sólo por su trayectoria laboral, sino también porque fue antiguo alumno, hace ahora 25 años, y su recuerdo de aquellos momentos es de una acogida “cercana, en la que me supieron acompañar”, algo que, para este profesor es “nuestra seña de identidad, que se mantiene en el  tiempo”.  “A  nivel  formativo –afirma– esta facultad también se distingue de alguna manera, y es que ofrecemos cuatro titulaciones a día de hoy, dos de ellas son las mismas que ofrece la Universidad de Oviedo (Grado en Maestro de Infantil y Grado en Maestro de Primaria), y además tenemos otras dos distintas, Grado en Educador Social y Grado en Terapia Ocupacional”.

Cabe recordar que el centro está adscrito a la Universidad de Oviedo, por lo que es la propia Universidad la que otorga los títulos una vez finalizados los estudios. Cuatro titulaciones, señala el nuevo decano  que son “muy vocacionales, porque trabajan todas ellas con población muy vulnerable”.

La facultad recibe alrededor de 600 alumnos que cursan las cuatro titulaciones, pero cuenta, además, con cursos de formación permanente y la DECA, necesaria para poder dar clases de Religión en Primaria, así como una Escuela de Tiempo libre para obtener el título de Monitor y Director de Tiempo libre.

Los cursos de formación permanente no son otra cosa que una “formación complementaria a las titulaciones oficiales, una manera de ofertar paralelamente al alumnado temas en función de sus distintas inquietudes formativas”. Junto con cursos presenciales en temáticas asociadas a las distintas titulaciones, la Facultad ofrece un postgrado en Psicomotricidad desde hace 11 años, junto con la Universidad Pontificia de Salamanca.

El Plan Bolonia ha cambiado ligeramente el perfil de los alumnos que acuden a la Facultad Padre Ossó. Anteriormente era posible cursar algunas titulaciones en modalidades semipresenciales, lo que facilitaba que se matricularan en ella jóvenes de las comunidades limítrofes como el País Vasco, Santander o Galicia. El nuevo plan de estudios cambió el panorama, aunque todavía la titulación de Terapia Ocupacional, que no se oferta en las Universidades más cercanas, atrae a jóvenes de otros puntos de España.

Mirando hacia el futuro, José Antonio Prieto tiene claro que la Facultad ha de continuar asentando lo que ya se ofrece, pero al mismo tiempo, seguir creciendo. “Nuestros planes son bastante atrevidos –señala-. Queremos seguir creciendo en las titulaciones que ya tenemos, porque éstas son nuestra fortaleza. Pero al mismo tiempo queremos crecer más y llegar a la sociedad con otras titulaciones que no están ofertadas en la Universidad de Oviedo, así como buscar otras metodologías como la semipresencialidad, los cursos on line y las dobles titulaciones, que se demandan desde el mercado laboral, y queremos darles esas posibilidades a nuestros alumnos”.

Al mismo tiempo, desde ese “valor añadido” que supone ser una Facultad católica, el Decano afirma que también desean crecer y desarrollarse en la enseñanza no reglada, por distintas vías, “desde las titulaciones propias de Expertos, Postgrados, o intentar llegar a la sociedad con proyectos de voluntariado desde distintas perspectivas, gente con problemas de exclusión social, problemas de discapacidad, niños con problemas emocionales debido a las situaciones familiares que desgraciadamente se están viviendo hoy en  día,  etc.”  Porque  “intentamos –señala el nuevo Decano- vincular nuestra oferta académica con un proyecto de vida y que esa oferta tenga relación en sus prácticas con esos proyectos de voluntariado y de relación con la sociedad”.

“Son   unos   primeros   pasos –afirma– y según vayan asentándose daremos más. Lo que no queremos es pararnos. Queremos ser una facultad activa”.

Entre los pasillos de la Facultad Padre Ossó es posible encontrarse cada mañana al Delegado diocesano de Pastoral Universitaria, el sacerdote Julián de Hoyos.

Compagina esta responsabilidad con la de profesor en la Facultad y párroco de San Antonio de Padua, en Oviedo. El ámbito universitario no le es desconocido. Él mismo cursó los estudios de Magisterio en la universidad pública, y estuvo vinculado en los años 90 a la JEC, Juventud de Estudiantes Católica.
Aunque su radio de acción es toda la Universidad, y así lo demostró presidiendo la Eucaristía de comienzo de curso, convocada por el Rector, Santiago García Granda, por el momento su principal ámbito de actuación es la Facultad Padre Ossó.

Según él mismo, la Pastoral Universitaria es una labor muy necesaria, ya que “muchos de los alumnos que llegan a la Universidad proceden de la vida de las parroquias, de finalizar procesos de confirmación, o de colegios concertados donde han tenido una formación cristiana. Y aparecen de repente en la universidad, en un ambiente totalmente desconocido y más bien laicista. Son edades en las que los jóvenes se replantean muchas cuestiones y la fe tiene una respuesta de esperanza, de aliento y de acompañamiento”. “Por eso –reconoce– es necesaria la presencia de la Pastoral Universitaria, para intentar desde la fe dar respuesta a las inquietudes de las personas, y después, que elijan, porque la fe es un don de Dios, pero también es una respuesta personal”.

En la Facultad Padre Ossó se trabaja en la Pastoral en torno a tres línas. Por un lado, está muy presente el factor del voluntariado con los estudiantes, donde se promueve que se impliquen en organizaciones como Cáritas y otras cuya actividad esté relacionada con los estudios que se ofrecen en el centro. “Desde aquí lo que hacemos es acompañarles –señala Julián de Hoyos– para que no estén solos y que puedan hacer una lectura personal de ese voluntariado”. “Por otro lado está la parte de acompañamiento más personal y espiritual, la parte celebrativa –describe– con la eucaristía todos los jueves en la capilla, a la hora del recreo”. En el centro se esfuerzan por vivir de manera especial los tiempos fuertes litúrgicos y además, se comienza a llevar a cabo acciones concretas de solidaridad, de momento “acciones puntuales, de cara a Navidad”. El objetivo: que los chicos “salgan  de aquí con una formación, unos estudios y unos valores que aunque no necesariamente los vivan desde la fe, sí que los van a tener, y eso se verá a la hora de ejercer una profesión, algo que, hoy en día, es fundamental”.

(Arzobispado de Oviedo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).