El domingo de la alegría

Mons. Jaume Pujol             «Gaudete in Dómino Semper» ‘Estad siempre alegres en el Señor’, comienza diciendo la antífona de este tercer domingo de Adviento que, tomando la primera palabra de esta expresión latina, se conoce como el «domingo Gaudete». «¡Siempre!», dice la antífona, no solo un día al año. Pero este domingo la invitación a estar alegres nos la recuerda la Iglesia de un modo especial.

Por qué la Iglesia nos recuerda cada año que debemos ser personas alegres? Porque a veces nos olvidamos. El Papa Francisco lamenta: «Hay cristianos cuya opción parece ser la de una Cuaresma sin Pascua». Que estos días no haya cristianos cuya opción sea no alegrarse de la llegada de la Navidad.

El mismo Papa concede tanta importancia a este testimonio de alegría que escribió la exhortación apostólica Evangelii Gaudium ‘La alegría del Evangelio’, que ya en su comienzo advierte: «El gran riesgo del mundo actual (…) es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro en el que ya no hay espacio para los demás, ya no caben los pobres».

He aquí la lección de este domingo de Adviento: hay que estar alegres, pero no con una alegría despreocupada y egoísta, sino contagiosa y abierta a los demás, con preferencia a los más necesitados.

Recientemente se ha publicado un libro de título DOCAT (unión de las palabras do, del inglés to do, ‘hacer’, y cat, de Catecismo). Es un compendio para jóvenes de la Doctrina Social de la Iglesia. Lo aconsejo vivamente. Reúne de modo muy atractivo el pensamiento social de los Pontífices desde León XIII, con su encíclica Rerum Novarum, hasta Francisco y su último texto magisterial llamando al respeto al mundo creado por Dios.

La Iglesia no dicta fórmulas concretas para la actividad política, pero expone los criterios que harían una sociedad más humana. Se basan en la igual dignidad humana para todos. No cabe duda de que muchos problemas actuales se resolverían partiendo de estos criterios: la asistencia a las personas sin hogar, a los refugiados, a los inmigrantes por razones económicas, a mujeres que son víctimas de explotación, a trabajadores que son discriminados…

En este domingo la Iglesia llama a la alegría, enseñando que nadie puede alcanzarla de verdad si no se ocupa de los demás. Y da pistas de cómo hacerlo. Es cuestión de voluntad.

 

 

† Jaume Pujol Balcells

Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado
Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei.CARGOS PASTORALESFue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad.Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión.Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc.El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004.Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.