Anastasio Gil, director de las OMP: "Todos somos misioneros bajo fórmulas distintas y vocaciones diversificadas"

anastasio-gil-garcia“Si uno es creyente, si uno está persuadido que la fe es un don recibido, necesariamente lo da a conocer”

Anastasio Gil García, director nacional de Obras Misionales Pontificias y doctor en Teología, estuvo en Plasencia para llevar a cabo sendas conferencias en la Cátedra Juan Pablo II, abierta al público, en el Seminario Diocesano y en la Formación Permanente del Clero en el Obispado, los días 16 y 17 de noviembre. En ambas ocasiones trató el tema “La evangelización ad gentes, paradigma y modelo de la acción misionera de la Iglesia”.

¿Por qué habla sobre este tema?

Los últimos Papas han insistido con frecuencia en que la misión ad gentes, es decir, la actividad misionera de la Iglesia ha de ser el punto de referencia de la actividad pastoral ordinaria. No podría ser de otra manera, porque así comenzó la Buena Noticia del Evangelio, así continúa y este es el mensaje recibido de Jesús: Anunciar el Evangelio a aquellos que aún no tienen la dicha de conocer que son hijos de Dios.

¿Dónde y cómo puede ser un cristiano misionero?

La responsabilidad misionera de un cristiano no es una simple actividad que uno puede dejar por alguna razón subjetiva u objetiva. La dimensión misionera afecta a la entraña de la fe. Si uno es creyente, si uno está persuadido que la fe es un don recibido, necesariamente lo da a conocer. Para esta actividad misionera de la Iglesia Dios suscita vocaciones específicas. Es la vocación misionera de aquellos que han sido llamados a salir de su tierra e ir a la otra orilla. Pero en la mayoría de los casos esta vocación misionera, inherente a la fe cristiana, se realiza en el entorno social y cultural en la que vive. Por tanto, todos somos misioneros bajo fórmulas distintas y vocaciones diversificadas.

¿En qué consiste la actividad misionera?

Consiste en hacer presente el amor, la cercanía y la ternura de Dios con el testimonio, la palabra y el ejemplo de vida. Una vida conforme el estilo del Evangelio provoca en los demás un interrogante sobre el porqué de este estilo de vida que contrasta con otras opciones ideológicas o secularizadas que impregnan el ambiente. Ahí nace el diálogo. Ahí nace el encuentro personal. A partir de ese momento, la Gracia de Dios va fecundando en el interior de las personas el deseo y la necesidad de cambiar de vida e incorporarse a la familia de los hijos de Dios.

¿Por qué es necesaria?

Porque todas las personas tienen derecho a conocer la razón de ser de su vida y el destino de su existencia, y aquellos que han conocido el Evangelio tienen el deber de desvelarlo, de pregonarlo. Es la convergencia entre derechos y deberes. En algún caso, uno puede renunciar a sus derechos bajo su exclusiva responsabilidad. Es el supuesto de aquellos que conociendo el Evangelio lo rechazan y no admiten el encuentro con Dios. Pero nadie puede renunciar a sus deberes. Es el caso de los cristianos que han tenido el don gratuito de conocer a Jesús y han de transmitirlo. Ahí nace la pasión por la misión de la que con frecuencia habla el Papa Francisco. Esta pasión hace que la actividad misionera que promueve la Iglesia católica a través de Obras Misionales Pontificias no sea comparable a una ONG. Es mucho más. Es la entrega personal del don de la fe a quienes comparten la existencia con nosotros.

(Diócesis de Plasencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).