La noche está avanzada, el día está cerca

Mons. Julián López              Queridos diocesanos: Acabamos de estrenar un nuevo año litúrgico con el domingo I de Adviento.

En la liturgia de palabra de la Misa habéis escuchado esta vibrante exhortación de san Pablo: Comportaos así, reconociendo el momento en que vivís, pues ya es hora de despertaros del sueño, porque ahora la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está avanzada, el día está cerca: dejemos, pues, las obras de las tinieblas y pongámonos las armas de la luz” (Rm 13,11-12). Como si tuviera en cuenta que en el hemisferio norte las noches son más largas que los días en esta época del año, el apóstol nos avisa de que no podemos adormecernos en nuestra vida cristiana cuando tenemos la misión de construir la ciudad futura del cielo más allá del horizonte de este mundo, sin dejar por eso de esforzarnos en la tarea que nos corresponde también en cuanto ciudadanos de este mundo.

El Adviento nos viene a recordar esta doble tarea  a fin de que vivamos sensatamente, conscientes de que hemos de mantener una tensión fecunda y un compromiso activo entre el aquí y ahora de la venida o presencia actual de Jesucristo, el Señor de la historia, alfa y omega de todo cuanto existe (cf. Ap 1,8), y la anunciada venida “en su gloria” al final de los tiempos como juez de las naciones (cf. Mt 25,31ss.). La palabra del Señor nos avisa para que estemos atentos y vigilantes sin dejarnos arrastrar por nuestros instintos o malas inclinaciones que nos hacen olvidar que el justo juez vendrá y podrá someternos a un juicio severo y riguroso. La actitud que cabe es la vigilancia, consistente en orientar nuestra vida en la dirección justa, en la generosidad y en el amor a Dios y al prójimo. Vigilar no significa solo tener los ojos materialmente abiertos y los oídos atentos al menor ruido sospechoso, sino mantener el ánimo orientado hacia aquellas realidades que merecen realmente nuestra atención desde el punto de vista de los valores evangélicos. El que vigila de este modo no se verá sorprendido por la llegada del Hijo del Hombre, sino que deseará la cercanía del que viene siempre a nuestra vida como maestro, como buen pastor y como médico si es preciso.

La venida de que se trata es la que pedimos incesantemente en la oración que el mismo Cristo nos enseñó y en la que decimos: “venga a nosotros tu reino”. Pedir esto no significa que el reino no haya comenzado aún. Los profetas han descrito en sus visiones la magnificencia y la esplendidez de ese reino, sin olvidar tampoco sus exigencias para poder disfrutarlo. En efecto, sabemos que desde el nacimiento del Señor en nuestra condición humana, la llegada del reino está en vías de realización y seguirá estándolo hasta el final de los siglos. En este sentido el Adviento nos prepara para la fase suprema del reinado de Cristo, para el retorno del Hijo del Hombre quien, después de haber sometido a todos sus enemigos y vencido a la misma muerte, se manifestará revestido de gloria como dueño soberano y señor del universo.

Debe estar claro para nosotros que, cuando se habla de la venida de Cristo, se están conjugando realmente no una sino tres venidas o manifestaciones suyas que se yuxtaponen: la que tuvo lugar en la encarnación y en el nacimiento de Jesús en Belén, la de su anunciado regreso al final de la historia humana y la que se produce en cada celebración litúrgica cuando invocamos su presencia y ayuda. Todo esto nos invita a vivir el Adviento como una gracia y una oportunidad para conjugar esperanza, conversión, sentido de la responsabilidad, alegría e incluso una cierta impaciencia ante lo que significa la renovada llegada del Señor. Nos lo sugiere san Pablo en la cita que he puesto al principio. Feliz Adviento:

 

+ Julián López,

Obispo de León

Mons. Julián López
Acerca de Mons. Julián López 145 Articles
Mons. D. Julián López Martín nace en Toro (Zamora) el 21 de abril de l945. Estudió en el Seminario Diocesano de Zamora y en el P. Instituto de San Anselmo de Roma, donde obtuvo el doctorado en Teología Litúrgica en 1975, como alumno del P. Colegio Español y del Centro Español de Estudios Eclesiásticos anexo a la Iglesia Nacional Española de Roma.Recibió la ordenación sacerdotal en Zamora el 30 de junio de 1.968.CARGOS PASTORALESFue coadjutor de Villarín de Campos y cura ecónomo de Otero de Sariegos (1968-1970), coadjutor de la parroquia de Cristo Rey en Zamora (1973-1989) y, desde 1978, canónigo Prefecto de Sagrada Liturgia de la Catedral de Zamora y delegado diocesano de Pastoral Litúrgica, miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores desde 1984.Ha sido también consiliario diocesano del Movimiento Familiar Cristiano (1976-1986) y consiliario de la Zona Noroeste de este Movimiento (1980-1983). Profesor de Religión en el Instituto "Claudio Moyano" (1975-1976) y en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado en Zamora (1981-1983).Ha sido director del Centro Teológico Diocesano "San Ildefonso" y de la Cátedra "Juan Pablo II" (1984-1992); delegado diocesano para el IV Centenario de la Muerte de Santa Teresa de Jesús (1980-1982); Año de la Redención (1983-1984); Año Mariano Universal (1987-1988); V Centenario (1992) y Congreso Eucarístico de Sevilla (1993).Profesor de Liturgia y Sacramentos de la Universidad Pontificia de Salamanca (1975-1981 y 1988-1994), ha sido también Presidente de la Asociación Española de Profesores de Liturgia (1992-1995), habiendo impartido clases en las Facultades de Teología de Burgos (1977-1988) y de Barcelona (1984-1989).El 15 de julio de 1994 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo por el Papa Juan Pablo II, tomando posesión el 25 de agosto del mismo año. Cargo que desempeñó hasta su nombramiento como Obispo de León el día 19 de marzo de 2002, tomando posesión el 28 de abril.El 6 de julio de 2010 Benedicto XVI le nombró miembro de la congregación para el Culto Divino de la Santa Sede.En la CEE ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 1996 a 1999. De 1993 a 2002 formó parte de la Comisión de Liturgia y desde 2002 a 2011 fue Presidente de dicha Comisión. Desde 2011 es miembro de ella