Carta con motivo de la I Jornada Diocesana de la Discapacidad

Mons. Carlos Osoro           Queridos hermanos y hermanas: Con gran alegría deseo comunicaros la puesta en marcha de una Comisión para las personas con discapacidad en nuestra archidiócesis.

Con motivo del Día Mundial de las Personas con Discapacidad, el próximo 3 de diciembre, esta Comisión ha organizado la I Jornada Diocesana que tendrá lugar bajo el lema: Evangelizar desde la diferencia. Comenzaremos a las 17 horas en el salón de Alfa y Omega (C/. La Pasa, 3) con una rueda de prensa y una mesa redonda. Después, a las 19 horas, presidiré la Eucaristía en la Catedral de la Almudena.

Ciertamente, todos estamos llamados a enfrentarnos, tarde o temprano, con la experiencia de la fragilidad. Esta vivencia, tan típica y dramáticamente humana, adopta gran variedad de rostros y muchas veces plantea de manera acuciante la pregunta por el sentido de la existencia. Conocemos la objeción que se plantea, sobre todo en estos tiempos, ante una existencia marcada por grandes limitaciones físicas o sensoriales. Se considera que una persona con discapacidad no puede ser feliz, porque es incapaz de realizar el estilo de vida impuesto por la cultura dominante. El cuidado del cuerpo se ha convertido en un culto y, en no menor medida, en un negocio; lo que no responde a los cánones de una mayoría debe ser ocultado porque pone en crisis el modelo imperante. Por otra parte, muchas veces, incluso en la Iglesia, la adecuación de nuestras instalaciones a las necesidades funcionales de las personas se considera un gasto oneroso y no una inversión necesaria.

No podemos cerrar los ojos ante la discapacidad. Propiamente, es una capacidad diferente y un modo de estar en la vida del que todos debemos tomar lecciones. El mundo no será mejor cuando esté compuesto solamente por personas aparentemente perfectas, sino cuando crezca la solidaridad entre los seres humanos, la aceptación y el respeto mutuo. Hemos de ser conscientes de que las personas con capacidades diferentes pueden y deben ser protagonistas de la evangelización y de la vida de la Iglesia, no meros receptores pasivos.

Parafraseando al Papa Francisco en el Jubileo de los enfermos, la felicidad que cada uno desea solo puede alcanzarse si somos capaces de amar. El modo en que vivimos la discapacidad es signo del amor que estamos dispuestos a ofrecer. La manera en que afrontamos el sufrimiento y la limitación es el criterio de nuestra libertad de dar sentido a las experiencias de la vida, aun cuando nos parezcan absurdas e inmerecidas.

Os invito a que hagáis partícipes de esta convocatoria a todos los miembros de vuestras comunidades. Queremos dar la mayor visibilidad posible en nuestra archidiócesis a esta realidad eclesial de la que nos sentimos orgullosos.

Os saluda con afecto y os bendice,

+Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Card. Carlos Osoro
Acerca de Card. Carlos Osoro 309 Articles
Carlos Osoro Sierra fue nombrado arzobispo de Madrid por el Papa Francisco el 28 de agosto de 2014, y tomó posesión el 25 de octubre de ese año. Desde junio de 2016 es ordinario para los fieles católicos orientales residentes en España. El 19 de noviembre de 2016 fue creado cardenal por el Papa Francisco.El prelado nació en Castañeda (Cantabria) el 16 de mayo de 1945. Cursó los estudios de magisterio, pedagogía y matemáticas, y ejerció la docencia hasta su ingreso en el seminario para vocaciones tardías Colegio Mayor El Salvador de Salamanca, en cuya Universidad Pontificia se licenció en Teología y en Filosofía. Fue ordenado sacerdote el 29 de julio de 1973 en Santander, diócesis en la que desarrolló su ministerio sacerdotal.Durante los dos primeros años de sacerdocio trabajó en la pastoral parroquial y la docencia. En 1975 fue nombrado secretario general de Pastoral, delegado de Apostolado Seglar, delegado episcopal de Seminarios y Pastoral Vocacional y vicario general de Pastoral. Un año más tarde, en 1976, se unificaron la Vicaría General de Pastoral y la Administrativo-jurídica y fue nombrado vicario general, cargo en el que permaneció hasta 1993, cuando fue nombrado canónigo de la Santa Iglesia Catedral Basílica de Santander, y un año más tarde, presidente.Además, en 1977 fue nombrado rector del seminario de Monte Corbán (Santander), y ejerció esta misión hasta que fue nombrado obispo. Durante su último año en la diócesis, en 1996, fue también director del centro asociado del Instituto Internacional de Teología a Distancia y director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Agustín, dependiente del Instituto Internacional y de la Universidad Pontificia de Comillas.El 22 de febrero de 1997 fue nombrado obispo de Orense por el Papa san Juan Pablo II. El 7 de enero de 2002 fue designado arzobispo de Oviedo, de cuya diócesis tomó posesión el 23 de febrero del mismo año. Además, desde el 23 de septiembre de 2006 hasta el 9 de septiembre de 2007, fue el administrador apostólico de Santander. El 8 de enero de 2009, el Papa Benedicto XVI lo nombró arzobispo de Valencia; el 18 de abril de ese año tomó posesión de la archidiócesis, donde permaneció hasta su nombramiento como arzobispo de Madrid en 2014.Tras su participación en la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, celebrada del 4 al 25 de octubre de 2015 y dedicada a la familia, el 14 de noviembre de ese año, el Papa Francisco lo eligió como uno de los miembros del XIV Consejo Ordinario de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos; un organismo permanente que, en colaboración con el Pontífice, tiene como tarea la organización del Sínodo, así como elaboración de los textos y documentación que servirá de base para los estudios de la Asamblea.El 9 de junio de 2016, el Papa Francisco erigió un Ordinariato para los fieles católicos orientales residentes en España, con el fin de proveer su atención religiosa y pastoral, y nombró a monseñor Osoro como su ordinario.El 9 de octubre de 2016, el Papa Francisco anunció un consistorio para la creación de nuevos cardenales de la Iglesia católica, entre los que figuraba monseñor Osoro. El día 19 de noviembre de 2016 recibió la birreta cardenalicia de manos del Sumo Pontífice en el Vaticano.En la Conferencia Episcopal Española (CEE) fue presidente de la Comisión Episcopal del Clero de 1999 a 2002 y de 2003 a 2005; presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar hasta marzo de 2014 (fue miembro de esta Comisión desde 1997) y miembro del Comité Ejecutivo entre 2005 y 2011. Ha sido vicepresidente de la CEE durante el trienio 2014-2017. Ahora pertenece al Comité Ejecutivo como arzobispo de Madrid.Desde noviembre de 2008 es patrono vitalicio de la Fundación Universitaria Española y director de su seminario de Teología.