Adviento

Mons. Atilano Rodríguez               El tiempo de Adviento nos introduce en un nuevo año litúrgico. Las lecturas de la Palabra de Dios nos invitan a la conversión personal y comunitaria para celebrar con gozo desbordante la primera venida del Señor, con la mirada puesta en su última venida al fin de los tiempos.

Dios nos brinda así una nueva oportunidad para que vivamos cada instante de la vida con la clara conciencia de que todo es regalo de su infinita bondad y para que acojamos a su Hijo con total responsabilidad.

Para acoger el gran regalo que el Padre nos hace enviando a su Hijo al mundo, hemos de permanecer vigilantes y atentos para hacer frente al sueño, al cansancio y a la rutina de nuestras prácticas religiosas. Todos hemos de reflexionar sobre la autenticidad de nuestra fe para descubrir si ésta nos ayuda a adentrarnos en la contemplación del misterio del amor del Padre que nos regala a su Hijo para mostrarnos su amor y para ofrecernos su salvación.

La gran verdad de la religión cristiana consiste en que Dios, por amor al hombre, viene al mundo para compartir nuestra condición humano en todo menos en el pecado. La constatación y reconocimiento de nuestros pecados y miserias nos ayudará a descubrir que el Padre, por medio de Jesús, no sólo nos traza el camino a seguir, sino que nos acompaña en el recorrido del mismo. Cuando acogemos a Jesucristo como el único Señor y Salvador de nuestras vidas, podemos experimentar que Dios, al hacerse hombre, quiere compartir nuestras pobrezas para colmarnos de sus riquezas.

Frente al activismo y a las prisas, que afectan a tantos hombres y mujeres en nuestros días, Dios nos invita a “ser” antes que a “hacer”, a descubrir nuestra identidad antes que a comprometernos en la realización de muchas actividades. La principal tarea de todo ser humano consiste en el descubrimiento de lo que le constituye como persona creada a imagen y semejanza de Dios. Este conocimiento de la identidad personal resultará imposible realizarlo, si no permanecemos atentos a la voz de Dios y a las necesidades de nuestros semejantes. Sólo la apertura a Dios y a los hermanos nos permite crecer como personas y establecer relaciones de fraternidad con todos los hombres.

Esto nos obliga a pararnos y a preguntarnos cómo estamos viviendo la invitación de Dios a ser sus hijos y a crecer como comunidad de hermanos. En el horizonte de nuestro ser y de nuestro quehacer debe estar siempre Dios, que es comunidad de personas y quiere hacernos partícipes de su vida y de su amistad. Asimismo, han de estar también los otros, con quienes hemos de tejer relaciones de justicia, verdad y solidaridad para llegar juntos a la meta.

El camino a recorrer no es fácil. En un mundo dominado por el individualismo y por la búsqueda de los propios intereses, resulta problemático abrir la mente y el corazón a la voluntad de Dios y a las necesidades de los hermanos. Las situaciones de violencia y de enfrentamiento entre los hijos de un mismo Padre, así como la indiferencia y el desprecio de los derechos y de la dignidad de muchos hermanos, hacen cada día más difícil la vivencia de la fraternidad.

Si queremos llegar a la meta, si estamos verdaderamente convencidos de la necesidad de avanzar hacia la realización personal, estableciendo relaciones de fraternidad en la convivencia diaria, hemos de hacerlo siempre con la convicción de que no estamos solos en el camino. El Señor viene a nosotros, camina a nuestro lado y llama a la puerta de nuestro corazón para que la abramos de par en par, asumiendo que sólo en Él está la salvación del individualismo enfermizo y la liberación de nuestros pecados de egoísmo.

Al comenzar el tiempo litúrgico del Adviento, os animo a todos los diocesanos a escuchar con fe y renovada atención la Palabra de Dios que nos invita a levantarnos, a cambiar la mente y a purificar el corazón porque se acerca nuestra liberación. Con el nacimiento de Jesucristo desaparece la oscuridad de la noche y viene la luz que todos necesitamos para avanzar en el camino con esperanza, para hacer posible la fraternidad entre todos los hombres y para acoger con alegría su salvación.

 

Con mi sincero afecto, feliz tiempo de Adviento.

 

+ Atilano Rodríguez,

Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Mons. Atilano Rodríguez
Acerca de Mons. Atilano Rodríguez 309 Articles
Mons. D. Atilano Rodríguez nació en Trascastro (Asturias) el 25 de octubre de 1946. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Oviedo y cursó la licenciatura en Teología dogmática en la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 15 de agosto de 1970. El 26 de febrero de 2003 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo, sede de la que tomó posesión el 6 de abril de este mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostado Seglar y Consiliario Nacional de Acción Católica desde el año 2002. Nombrado obispo de Sigüenza-Guadalajara el día 2 de febrero de 2011, toma posesión de su nueva diócesis el día 2 de abril en la Catedral de Sigüenza.