Clausura del Año Jubilar conmemorativo del 700 aniversario de la muerte del Beato Ramón Llull

La Diócesis de Mallorca ha puesto punto y final oficialmente al Año Jubilar en conmemoración del 700 aniversario de la muerte del Beato Ramón Llull con una serie de actos que han culminado con la misa solemne del 27 de noviembre en la Catedral de Mallorca, presidida por el Cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos de la Santa sede y con la presencia de la Doña Sofía.

La celebración eucarística ha contado con la presencia de los cardenales Lluís Martínez Sistach, cardenal emérito de Barcelona; Antonio Cañizares, cardenal de Valencia; Mons. Javier Salinas Viñals, Obispo auxiliar de Valencia; Mons. Joan-Enric Vives Sicilia, Arzobispo de La Seu d’Urgell; Mons. Jesús Murgui Soriano, Obispo de Orihuela-Alicante; Mons. Francisco Conesa Ferrer, obispo electo de Menorca y el P. Josep M. Soler i Canals, abad de Montserrat, así como numerosos sacerdotes, fieles y autoridades civiles. La Escolanía de Lluc, los ‘Vermells de la Seu’, los Niños Cantores de San Francisco, la Coral de la Catedral y la Capella Mallorquina amenizaron la celebración con sus cantos.

Durante la ceremonia se leyó la bendición que el Papa Francisco ha enviado a la Iglesia de Mallorca como clausura del Año Jubilar en conmemoración del 700 aniversario de la muerte del Beato Ramón Llull.

Al finalizar, las reliquias del Beato, que permanecían en la Catedral desde el viernes 25, se han llevado en solemne procesión de nuevo a la Basílica de San Francisco.

La Iglesia de Mallorca ha celebrado con diversas actividades los setecientos años de la muerte del Beato Ramón Llull con un triple objetivo: Proseguir e impulsar eficazmente el proceso de canonización del Beato; difundir el conocimiento de la vida y obra de Ramón y sensibilizar a los miembros de la Iglesia Católica respecto a la santidad de Ramón Llull y ofrecer a los miembros de la sociedad mallorquina la posibilidad de conocer el significado actual de su amor por Jesucristo.

La diócesis de Mallorca reza ante las reliquias

La Diócesis de Mallorca se ha reunido en la Catedral la noche del sábado 26 de noviembre para rezar en torno a las reliquias del Beato Ramón Llull. El oficio de lecturas, correspondiente al I Domingo de Adviento, ha sido presidido por el Obispo Administrador Apostólico de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull, acompañado por los cardenales Angelo Amato, Lluís Martínez Sistach y Antonio Cañizares, así como numerosos obispos, sacerdotes y fieles. En su homilía, Mons. Taltavull ha hecho referencia nuevamente a la sabiduría de Dios, “capaz de inundar la conciencia y la inteligencia humana, haciéndonos también capaces de un anuncio gozoso, de un acompañamiento hecho arte de amar, de un lenguaje encantador y comprensible que, en palabras de Ramón Llull, el hacía vehículo del amor”. Ha terminado con un deseo: “Que la fuerza del amor del Amado que llenó el corazón de Ramón también nos llene a nosotros a lo largo de este tiempo de Adviento.”

Al terminar el momento de oración, los asistentes se han acercado a las reliquias para venerarlas.

Las reliquias vuelven a la Basílica de San Francisco el domingo después de la misa de clausura del Año Jubilar en conmemoración del 700 aniversario de la muerte del Beato Ramón Llull, que presidía el Cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación de los Santos.

Peregrinación hasta la Catedral 

Como preludio de la clausura del Año Jubilar en conmemoración del 700 aniversario de la muerte del Beato Ramon Llull, el viernes 25 de noviembre las reliquias del Beato Ramón Llull, custodiadas en la Basílica de San Francisco, han peregrinado hasta la Catedral de Mallorca, justo después de la oración de vísperas en la Basílica.

La celebración ha sido presidida por el Obispo Administrador Apostólico, Mons. Sebastià Taltavull, acompañado por el Abad de Montserrat, Josep Maria Soler y numerosos sacerdotes y fieles. En la homilía, Mons. Taltavull ha remarcado las palabras del Evangelio, “todo un himno a la sabiduría de Dios, de la que participa Ramon Llull y en la que nosotros también estamos llamados a participar”. Más adelante, ha invitado a los asistentes a la reflexión: “¿Notamos esta sabiduría en nuestra vida? ¿Notamos que es Dios quien habla desde nuestra boca?”

 Terminado el oficio de vísperas, la procesión ha salido hacia la Catedral, encabezada por la cruz y los ciriales y seguidos por los ‘Tamborers de la Sala’, banda de música, cofradías, clero, obispo y fieles. A la salida de la Basílica se han cantado los gozos del Beato Ramón Llull. 70 miembros de la Asociación de Cofradías de Semana Santa de Palma han sido los responsables de trasladar la urna, realizada para la ocasión, y que tiene los escudos del Obispado de Mallorca, los Franciscanos de la Tercera Orden y el Año Ramon Llull.

 Las reliquias permanecerán en la Catedral hasta el domingo 27 de noviembre cuando, tras la misa solemne de clausura, presidida por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para los Santos, vuelvan en procesión a la Basílica.

Doña Sofía visita la exposición “El viaje de Ramon Llull”

En torno a los actos de clausura del 700 aniversario de la muerte del Beato Ramón Llull, la Reina Sofía visitaba el sábado 26 de noviembre la exposición “El viaje de Ramon Llull”, instalada en el Museo Diocesano.

Esta muestra temporal sobre la vida de Ramón Llull incorpora datos sobre su biografía y su obra en forma de frases destacadas. “El viaje de Ramón” pretende acercar al visitante a la figura de Ramón Llull como hombre de fe, filósofo y escritor mediante la recreación de un viaje sensorial a través del recorrido de las salas, para descubrir su personalidad, desde un punto de vista más introspectivo. Tras la decisión de dedicarse de forma completa al servicio de Dios, Ramón emprendió una serie de viajes y visitas para suplicar a las autoridades de la cristiandad la fundación de colegios de lenguas. Montpellier, Roma y París fueron las ciudades que más veces visitó Ramón, aunque no fueron los únicos destinos, ya que viajó a otras ciudades de la costa mediterránea en su constante búsqueda de apoyo a sus proyectos de confirmación y exaltación de la fe católica.

Además de textos explicativos, la muestra incluye algunos objetos de gran valor, como el impresionante mascarón de proa del vapor ‘Lulio’, conservado en el Museo de Mallorca y diseñado por Ricard Ankerman. O el Cristo del Santo Sepulcro, procedente de la Parroquia de Santiago y conservado en el Museo Diocesano, que es considerado el más antiguo de los venerados en Mallorca (siglo XIII). También se puede admirar una arqueta sículo-arábiga del siglo XII, conservada en el Museo Capitular y procedente de Palermo. También se ha realizado para la ocasión una reproducción/interpretación del “Árbol de la ciencia” y de la rueda del “Ars” de Llull.

(Diócesis de Mallorca)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37369 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).