Un diálogo con Jesús

Mons. Jaume Pujol          Son muchos los diálogos de Jesús referidos por el Evangelio. Albino Luciani, después Juan Pablo I, hizo la cuenta y le salían 86, de los cuales, 37 eran con los discípulos, 22 con gente del pueblo y 27 con sus adversarios.

Puede llamar la atención que el Señor usara tanto esfuerzo en hablar con los que tenía en contra. La explicación es que él no despreciaba nadie. Uno de estos últimos diálogos –al que quiero referirme hoy– lo tuvo con Pilato. El diálogo con él se centra en la acusación por la que lo llevaron a su presencia: arrogarse la condición de rey de los judíos. Por eso le pregunta: «Por tanto, ¿tú eres rey?» Él responde «Tienes razón: yo soy rey. Mi misión es la de ser un testimonio de la verdad; para esto he nacido y para esto he venido al mundo.» Ya antes había dicho: «Mi reino no es de este mundo».

Esta escena, relatada por San Juan, nos indica muy bien el sentido de la fiesta de Cristo Rey que celebramos este domingo. Es un título que algunos creen hoy que es poco adecuado, no les gusta que se hable de la realeza de Cristo, tal vez porque les pasa como a Pilato, no la distinguen de otras realezas humanas ligadas al poder, a las posesiones, a mandar sobre los demás.

Jesús lo dejó muy claro y así lo entiende la Iglesia. Es un rey que se hace el último de todos por amor, un rey que se ciñe una toalla y lava los pies de sus acompañantes, un rey que no envía sus súbditos a la guerra y a la muerte, sino que es capaz de morir él para salvar a otros.

El Año Jubilar de la Misericordia, que este domingo se clausura en Roma, lo ha dejado muy claro: el seguidor de Cristo es un hombre para servir. Con este espíritu nos reconocerán como cristianos. Este es el motivo que ha llevado a Víctor Mosquera, un joven de Tarragona, a la entrega como sacerdote. Este domingo, cuando tenga el placer de conferirle la ordenación presbiteral, daré gracias a Dios para que siga enviando obreros a su viña.

Pero no solamente los sacerdotes tienen esta vocación de ayudar a los demás. Todos estamos llamados a ser solidarios, sobre todo con los más necesitados. Las obras de misericordia, sobre las que hemos reflexionado ampliamente este año son, junto con la cruz, la señal del cristiano.

+ Jaume Pujol

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.