Se cierra el Año Jubilar y permanece la misericordia

Mons. Julián López           Queridos diocesanos: El Año jubilar de la Misericordia que inauguró el Papa Francisco para toda la Iglesia en la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María en 2015, está a punto de concluir.

El jubileo ha sido un acontecimiento de gracia y de renovación espiritual” que se abrió como recordatorio de los 50 años de la clausura del Concilio Vaticano II. Días después nosotros abríamos este jubileo en León mediante una procesión penitencial que partió de la catedral hasta la basílica de san Isidoro entrando en ella por la puerta del perdón. Ahora la clausura seguirá un orden inverso. Primero se realizará de manera sencilla en las diócesis. La fecha indicada es el domingo 13 de noviembre. Pero no haremos una convocatoria especial. Cada parroquia y comunidad deberá tener en cuenta esta clausura oportunamente en la celebración eucarística. Al domingo siguiente, último del año litúrgico y solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, el Papa dará por concluido el jubileo en Roma mediante el cierre de la puerta santa de la basílica de San Pedro.

Es el momento de dar gracias por lo que ha representado el Año jubilar. Sin duda ha sido una verdadera oportunidad de reconciliación y de encuentro gozoso con el “Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo” (2 Cor 1,3) para todos los que han celebrado el jubileo de manera personal, familiar o comunitaria acogiéndose a la bondad divina mediante la participación en los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía. Han sido numerosas las peregrinaciones y celebraciones que se han sucedido en las tres iglesias jubilares: la catedral, la colegiata de San Isidoro y la basílica de la Stma. Virgen del Camino. El jubileo nos ha venido muy bien incluso para profundizar en la extraordinaria riqueza teológica y pastoral que encierra la palabra misericordia y que hace referencia, primero a un atributo divino pero también a una virtud extraordinariamente dinámica en la vida cristiana. Recordemos la palabra del Señor: Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt 5,7), o su exhortación: “Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso” (Lc 6,36). Quiera el Señor que la celebración de este año haya sido un momento de encuentro gozoso y eficaz con la misericordia divina en nuestra vida y en la de nuestras familias, parroquias, pueblos y comunidades.

Porque, aunque se cierra el Año Jubilar, permanece la misericordia como don y ofrecimiento permanente del Señor. En la Carta a los Hebreos se nos recuerda que Jesucristo es “sumo sacerdote misericordioso y fiel” (Hb 2,17), de manera que debemos acercarnos siempre a su persona con toda confianza “para alcanzar misericordia y encontrar gracia para un auxilio oportuno” (4,16). Esta puede ser una hermosa consecuencia del jubileo de la misericordia y un estímulo para participar gozosamente en un acontecimiento en el que yo veo también la bondad de Dios para con nosotros: el domingo, día 20 y solemnidad de Jesucristo Rey del Universo celebraremos, Dios mediante,  la ordenación de un nuevo presbítero para nuestra Diócesis, el diácono D. Jorge Juan Fernández, natural de Villavante (León), ex-alumno del Seminario de San Froilán que completa su especialización en Salamanca y trabaja pastoralmente en la Agrupación parroquial de San José.

Queridos sacerdotes, miembros de la Vida Consagrada y fieles laicos: estáis todos invitados a participar en este broche de oro del Año jubilar de la Misericordia el domingo día 20 de noviembre, a las 5 de la tarde, en la Santa Iglesia Catedral. Os saluda y bendice:

 

+ Julián López,

Obispo de León

Mons. Julián López
Acerca de Mons. Julián López 160 Articles
Mons. D. Julián López Martín nace en Toro (Zamora) el 21 de abril de l945. Estudió en el Seminario Diocesano de Zamora y en el P. Instituto de San Anselmo de Roma, donde obtuvo el doctorado en Teología Litúrgica en 1975, como alumno del P. Colegio Español y del Centro Español de Estudios Eclesiásticos anexo a la Iglesia Nacional Española de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Zamora el 30 de junio de 1.968. CARGOS PASTORALES Fue coadjutor de Villarín de Campos y cura ecónomo de Otero de Sariegos (1968-1970), coadjutor de la parroquia de Cristo Rey en Zamora (1973-1989) y, desde 1978, canónigo Prefecto de Sagrada Liturgia de la Catedral de Zamora y delegado diocesano de Pastoral Litúrgica, miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores desde 1984. Ha sido también consiliario diocesano del Movimiento Familiar Cristiano (1976-1986) y consiliario de la Zona Noroeste de este Movimiento (1980-1983). Profesor de Religión en el Instituto "Claudio Moyano" (1975-1976) y en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado en Zamora (1981-1983). Ha sido director del Centro Teológico Diocesano "San Ildefonso" y de la Cátedra "Juan Pablo II" (1984-1992); delegado diocesano para el IV Centenario de la Muerte de Santa Teresa de Jesús (1980-1982); Año de la Redención (1983-1984); Año Mariano Universal (1987-1988); V Centenario (1992) y Congreso Eucarístico de Sevilla (1993). Profesor de Liturgia y Sacramentos de la Universidad Pontificia de Salamanca (1975-1981 y 1988-1994), ha sido también Presidente de la Asociación Española de Profesores de Liturgia (1992-1995), habiendo impartido clases en las Facultades de Teología de Burgos (1977-1988) y de Barcelona (1984-1989). El 15 de julio de 1994 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo por el Papa Juan Pablo II, tomando posesión el 25 de agosto del mismo año. Cargo que desempeñó hasta su nombramiento como Obispo de León el día 19 de marzo de 2002, tomando posesión el 28 de abril. El 6 de julio de 2010 Benedicto XVI le nombró miembro de la congregación para el Culto Divino de la Santa Sede. En la CEE ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 1996 a 1999. De 1993 a 2002 formó parte de la Comisión de Liturgia y desde 2002 a 2011 fue Presidente de dicha Comisión. Desde 2011 es miembro de ella