Miembros de una misma familia

benaventemateosciriacoMons. Ciriaco Benavente          Queridos diocesanos:

Este domingo, 13 de noviembre, celebramos el Día de la Iglesia diocesana. Lo haremos este año con un lema precioso: “Somos una gran familia contigo”.

No queremos que sea éste un lema puramente retórico. Por eso, nuestra Iglesia de Albacete, en comunión con el resto de las Iglesias que peregrinan en España, dedica cada año un domingo a alentar y promover, entre todos los miembros de la Diócesis, el sentido de pertenencia, participación y colaboración en esta gran familia que es nuestra Iglesia.

En esta Iglesia de Albacete habéis nacido muchos de vosotros a la fe; aquí vuestra vida cristiana es alimentada en la mesa de la Palabra y de la Eucaristía; aquí os habéis unido en matrimonio cristiano para formar una familia cristiana; aquí sois fortalecidos con la esperanza de la vida eterna. A pesar de nuestros pecados, somos una buena familia, que, a la vez que intentamos vivir nuestra fraternidad eclesial como miembros de un mismo cuerpo, queremos colaborar en la construcción de un mundo mejor, abrir los brazos a los más necesitados sin limitación ninguna por razones de religión, color o estado social. Desde nuestra iglesia de Albacete, queremos ofrecer a todos, sin ningún tipo de imposición, la alegría del Evangelio, como un don que también nosotros hemos recibido.

Cuántos emigrantes, que en su búsqueda de un futuro mejor sólo habían experimentado las inclemencias de la pobreza y del rechazo, me han confesado que en nuestra Iglesia han encontrado su casa y su familia espiritual.

Pero la Iglesia diocesana no sería nada sin los presbíteros y los diáconos, sin la riqueza de la vida consagrada, que es como la caricia de Dios a los pobres; sin los numerosos fieles laicos, que sois la cantera inagotable de colaboradores generosos en las variadas y numerosas tareas de nuestras parroquias e instituciones.

Queremos hacer cada día más real lo de ser una gran familia contigo, con cada uno de los diocesanos. Y, al decir “contigo”, queremos decir, sencillamente, que te necesitamos, que eres parte nuestra, miembro del mismo cuerpo, como diría san Pablo.

En nombre del Señor, agradezco la generosidad de quienes ofrecéis vuestra persona, vuestro tiempo o vuestra ayuda económica para la vitalidad y mantenimiento de nuestra Iglesia. Lo hacéis porque os sentís miembros de esta gran familia, ¡la mejor familia!

Con mi gratitud, afecto y bendición.

+ Ciriaco Benavente Mateos
Obispo de Albacete
Mons. Ciriaco Benavente Mateos
Acerca de Mons. Ciriaco Benavente Mateos 200 Articles
Mons. D. Ciriaco Benavente Mateos nació el 3 de enero de 1943 en Malpartida de Plasencia, provincia de Cáceres y diócesis de Plasencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Plasencia y fue ordenado sacerdote el 4 de junio de 1966. Es Graduado Social por la Universidad de Salamanca (1971). Comenzó su ministerio sacerdotal en el pueblo salmantino de Béjar, donde fue coadjutor, de 1966 a 1972, y luego párroco, de 1973 a 1979, de la Parroquia de San Juan Bautista. Desde 1979 a 1982 fue Rector del Seminario de Plasencia y Delegado Diocesano del Clero entre 1982 y 1990. Este último año fue nombrado Vicario General de la diócesis, cargo que desempeñó hasta su nombramiento episcopal. El 22 de marzo de 1992 fue ordenado Obispo en Coria. Obispo de la diócesis de Coria-Cáceres hasta diciembre de 2006. En la Conferencia Episcopal Española ha sido Presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones desde 1999 hasta 2005. En la Conferencia Episcopal Española en la actualidad es miembro de las Comisiones Episcopales de Migraciones y de Pastoral Social. Con fecha 16 de octubre de 2006 fue nombrado por el Santo Padre Benedicto XVI Obispo de Albacete, tomando posesión de la sede el día 16 de diciembre de 2006.