“Clausuramos las puertas santas, pero el año de la misericordia tiene que durar toda la vida”, señala el Cardenal Blázquez

valladolid-blazquez-clausurapuertas2016El Jubileo de la Misericordia se está acercando a su conclusión. El Año santo será clausurado en Roma el domingo, 20 de noviembre de 2016. Pero en la Diócesis de Valladolid se clausuró este fin de semana, primero en la Parroquia de María Milagrosa, donde se cerró la Puerta Santa de la Caridad y después, el Domingo con las celebraciones en la Catedral y la Basílica de la Gran Promesa donde el arzobispo diocesano Cardenal Ricardo Blázquez, cerró la Puerta Santa de la Misericordia. En la diócesis de Valladolid se ha vivido un año intenso, rico de novedades y de momentos muy significativos para la vida de la Iglesia. Quien frecuenta la zona de la Basílica del Santuario de La Gran promesa habrá podido ciertamente notar la presencia constante de peregrinos en procesión hacia la Puerta Santa de La Misericordia.

También ha sido muy visitada la Puerta de La Caridad, en la parroquia La Milagrosa (barrio Las Delicias).

Puerta Santa de la Misericordia

El 13 de diciembre de 2015, tercer domingo de Adviento, la Diócesis de Valladolid se unía a la convocatoria del Papa Francisco del Jubileo Extraordinario de la Misericordia con una Eucaristía en la Catedral y la posterior procesión hasta la Basílica-Santuario de La Gran Promesa. Allí, el Cardenal Ricardo Blázquez, abrió la Puerta Santa de la Misericordia, la del perdón, la esperanza, la reconciliación y la fraternidad. La ciudad de Valladolid y toda la diócesis comprendió la oportunidad de disfrutar de un encuentro especial con el Señor durante todo el Año Santo en la Basílica Santuario de La Gran Promesa, templo jubilar, que también ha concentrado las principales celebraciones diocesanas (la clausura del Año de la Vida Consagrada, el 2 de febrero; la fiesta de san Juan de Ávila, el 10 de mayo; la procesión extraordinaria de la Virgen de San Lorenzo, el 11 de junio, etc.).

La clausura de la puerta por parte del Cardenal arzobispo de Valladolid, (el 13 de noviembre), fue ocasión para hacer balance sobre la renovación espiritual y el impulso apostólico que ha provocado en los fieles, porque aunque la Puerta Santa se clausure, el año de la misericordia no debe cerrarse nunca. “Ojalá la misericordia que se anuncia en la iglesia en nombre del Señor, nos toque a cada uno y podamos convertirla en obras de la misericordia en nuestro entorno. Clausuramos las puertas santas -afirmaba el Cardenal hace sólo unos días-, pero no el año de la misericordia, ese tiene que durar toda la vida”.

Setenta han sido los colectivos (colegios, hermandades, cofradías, asociaciones, grupos de amigos, instituciones, etc) y más de cinco mil las personas que a lo largo de estos meses han atravesado la Puerta Santa de la Misericordia con el propósito de obtener la indulgencia plenaria en este jubileo, en el que además de cumplir las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Santo Padre), los fieles estaban llamados a realizar una breve peregrinación hacia cualquiera de las puertas santas del mundo.

Puerta Santa de la Caridad

El 10 de enero de 2016, el Cardenal Ricardo Blázquez abrió la Puerta Santa de la Caridad, en la parroquia de La Milagrosa de los padres Paúles, en el barrio Las Delicias. Lo hizo en este caso desde dentro hacia fuera, como un signo de la Iglesia al servicio de los más desfavorecidos. Durante el rito de apertura, nuestro Cardenal animó a los fieles de la Diócesis a «salir hacia el exterior, hacia las periferias, al encuentro de las personas que más necesitan nuestra ayuda». Recordó también que «el Señor nos pide no ser indiferentes ante aquellas vidas destruidas que nos solicitan ayuda, y atenderlas a través de obras de misericordia corporal, facilitando techo, visitando enfermos, enterrando con respeto a los muertos; o de carácter espiritual, escuchando, acompañando en la soledad o comprendiendo la situación que atraviesa cada persona». Un rito propio y exclusivo de las puertas de la Caridad en este año jubilar que tuvo su continuidad y complemento en el de la clausura (el 12 de noviembre).

Las visitas de peregrinación a la Puerta de la Caridad tuvieron un doble marco: La catequesis de caridad y misericordia y la visibilización concreta de las obras de misericordia en nuestro marco eclesial vallisoletano. Todo ello dentro de la propuesta de evangelización de salida y encuentro con las nuevas realidades que componen hoy la sociedad. La Puerta de la Caridad, se configuró como una puerta de salida desde el corazón del Evangelio a la calle de la realidad donde viven las personas con sus sufrimientos y pobrezas. El balance ha sido positivo, tanto en datos como en experiencia compartida y reflexión, y ha supuesto una toma de conciencia de la importancia de la caridad y la búsqueda y cercanía a los pobres, como signo de presencia del Señor en medio entre nosotros.

(Archidiócesis de Valladolid)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37592 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).