Germanor y APASOMI

SaizMenesesJosepAngelMons. Ángel Saiz Meneses            Celebramos un año más el Día de la Iglesia Diocesana, conocido entre nosotros como la “Diada de Germanor”. Hoy recordamos que la Iglesia participa de la misión de Jesús por medio del ministerio de la palabra, la celebración de los misterios de la fe y también la acción caritativa y social. Para llevar a término dicha misión, la Iglesia tiene también necesidad de recursos materiales que deben estar siempre en función de la acción pastoral. En esta carta dominical quiero compartir con  vosotros un hecho reciente de esta acción pastoral diocesana: la bendición de las instalaciones de la empresa de reinserción social de Cáritas el pasado jueves día 13 de octubre, la nave APASOMI de la Empresa FAMATEL de Lliçà de Vall. El nombre significa “Venga, vamos” en catalán.

Las empresas de inserción son estructuras empresariales que nacen como instrumentos para luchar contra la pobreza y la exclusión social. Son iniciativas que combinan la dinámica empresarial con metodologías de inserción laboral. No están al margen de los procesos convencionales de la economía, ya que producen bienes y servicios. La finalidad principal es incorporar al mercado laboral personas en riesgo o situación de exclusión social, proporcionándoles en primer lugar cierta estabilidad económica a través de un trabajo remunerado así como un itinerario personalizado que reúne formación  y acompañamiento para mejorar sus condiciones de trabajo y facilitarles el acceso al mercado laboral ordinario.

La inserción laboral es una prioridad para Cáritas y la desarrollamos desde diferentes ámbitos: a través del trabajo en las diferentes zonas pastorales, desde las bolsas de trabajo de distintas parroquias, mediante el programa “Incorpora” de la Obra Social de “la Caixa”, con los cursos de formación especializados y los módulos de orientación laboral y, desde hace un año, a través de APASOMI, S.L.U., la empresa de inserción laboral de Cáritas Diocesana de Terrassa.

La alta tasa de parados, el aumento progresivo de los contratos temporales y a tiempo parcial, la reducción media de los salarios, etc., nos dibujan un mercado laboral caracterizado por la precariedad laboral y nos muestran una crisis que, lejos  de ser coyuntural, es estructural y sistemática Aunque las últimas cifras macroeconómicas hablan de una mejoría en la ocupación, las personas que se atiendes desde Cáritas presentan una situación de pobreza más profunda y crónica, con muchas dificultades para encontrar un trabajo principalmente por una baja o casi nula formación. Por ello iniciamos un proceso de acogida y acompañamiento. Debemos despertar todo su potencial y ayudarles a adquirir aquellas competencias y habilidades que les permitan incorporarse al mercado  laboral.

No es nada fácil este trabajo. Es un proceso que empieza con la acogida individual y grupal, la orientación laboral, continúa con la formación ocupacional profesional y después con la intermediación laboral para que puedan encontrar un trabajo digno. Desde Cáritas trabajamos en las líneas antes mencionadas, y ahora sobre todo con la empresa de inserción laboral APASOMI, pensada también como un espacio de aprendizaje temporal. En ella se llevan a término actividades productivas y actividades de acompañamiento a la inserción. En la acción pastoral de la Iglesia, el ministerio de la palabra, la celebración de la fe y el ejercicio de la caridad son inseparables y forman parte de su naturaleza profunda. Hoy quiero recordaros una vez más que para seguir llevando adelante este mandato de Jesús, necesitamos la colaboración de todos y cada uno de los diocesanos.

 

+ Josep Ángel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 371 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.