Día de la Iglesia Diocesana 2016

hernandezsolaeusebioignacioMons. Eusebio Hernández             Queridos hermanos y amigos:

El domingo 13 de Noviembre, celebramos el día de la Iglesia  Diocesana, con el lema: “Somos una gran familia contigo”.

La parroquia es una comunidad de comunidades, donde los carismas que regala el Señor a su Iglesia para embellecerla y hacerla más creíble se manifiestan. Formada por hombres y mujeres de todas las edades, con una geografía, con una cultura, donde todos tienen cabida. No es una comunidad de selectos, es presencia de discípulos misioneros, de cristianos comprometidos, que tienen a Jesucristo como a su único Señor, que están decididos a proclamar esto explícitamente con sus vidas saliendo a los caminos a decirlo con palabras y obras.

Tenemos principios, pero sobre todo somos hijos de Dios y hermanos entre todos los hombres, creados a su imagen y semejanza; somos y nos sentimos una familia que deseamos hacer llegar esta realidad a todos y lo hacemos siguiendo los pasos y huellas de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre. Todo con su gracia, mostrando que la Iglesia es una gran familia, en la que todos los hombres se sienten acogidos, amados, perdonados y alentados a vivir según el Evangelio.

Los cristianos hemos de vivir la pertenencia a la Iglesia en una comunidad concreta, en nuestras parroquias, que son casas de misericordia.

En la parroquia, los discípulos misioneros, los cristianos vivimos de la Eucaristía, escuchamos su Palabra, celebramos la fe, adoramos al Señor, anunciamos a Jesucristo y, con hechos concretos, hacemos visible la caridad por y para dar a conocer a quien es Camino, Verdad y Vida, Jesucristo. En ella hemos de vivir como los primeros cristianos, llenos del Espíritu Santo, orando y trabajando, siendo contemplativos y siempre motivados para evangelizar desde la experiencia del amor de Dios

La Iglesia siente la urgencia de anunciar la misericordia de Dios; esta llamada a ser el rostro visible de la misericordia de Dios, no sólo anunciándola y celebrándola sino también haciéndola visible.

La labor social y asistencial de las iglesias diocesanas que atienden a los más desprotegidos facilita el conocimiento del verdadero rostro de la Iglesia ayudando a los más necesitados de nuestra sociedad con la entrega generosa de la vida, de sus agentes de pastoral y de tantos y tantos colaboradores y voluntarios con que cuenta.

Para poder llevar a cabo esta misión la Iglesia de Tarazona necesita medios económicos: para retribuir a los sacerdotes, mantener los Seminarios y los servicios pastorales, ejercer la diaconía de la caridad, ayudar a las misiones, cuidar su patrimonio artístico y cultural, tan cuantioso como bello. Sí, tantas necesidades que cada día surgen a nuestro alrededor que forman parte de nuestra vida eclesial.

Que el Día de la Iglesia Diocesana contribuya a robustecer nuestra conciencia de familia, a amar con sentimientos de gratitud nuestras raíces religiosas y a crecer en actitudes de colaboración con nuestra Iglesia

Como Iglesia diocesana nos hemos propuesto para este año PONER A LA IGLESIA DIOCESANA DE TARAZONA EN ESTADO DE MISION.

Esto es TAREA DE TODOS. Sin la participación libre y responsable de los sacerdotes, religiosos y laicos no será posible.

Por eso propongo, os invito a todos, con motivo de esta Jornada, a dar gracias a Dios por la Iglesia, a sentiros en ella como en vuestra familia y a colaborar, con vuestro trabajo apostólico y con vuestra ayuda material, a su misión y a su sostenimiento económico.

Gracias a todos por vuestra entrega, disponibilidad y generosidad. Con todo afecto os saludo y bendigo.

 

+ Eusebio Hernández Sola, OAR
Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 227 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.