DÍA DE LA IGLESIA DIOCESANA 2016 – Somos una gran familia CONTIGO

Mons. Amadeo Rodríguez Magro           Queridos diocesanos: Se aproxima el día de la Iglesia diocesana, que para mí es el primero entre vosotros.

Este año se nos ha ofrecido un lema que pareciera que está pensado para lo que vivimos juntos, vosotros y yo, en nuestra Diócesis de Jaén. Cuando lo leo o lo escucho me da la impresión de que me estáis diciendo: “Somos una gran familia contigo”. Os confieso que esto es lo que he sentido entre vosotros desde el primer día: que había llegado a formar parte de la gran familia que formamos el Pueblo de Dios, que camina en las comunidades cristianas que viven y comparten su fe repartidos por la histórica y bella geografía de esta gran tierra, que es Jaén.

No he tenido, por tanto, ningún dificultad para percibir y asumir que esta Iglesia que me ha acogido como a su Obispo y Pastor es una gran familia. Enseguida descubrí que de vosotros recibía todo lo que puede ofrecer una Iglesia familia; por eso, desde el primer día me puse al servicio de la fe y del amor entre nosotros. Enseguida sentí, además,  dónde estaba para vosotros la fuente de lo que nos unía, supe con prontitud, al acercarme a vosotros y a vuestra vida, que éramos juntos familia de Dios.

“La Iglesia es el gran proyecto de Dios, por el que quiere hacer de todos nosotros una gran familia de hijos, en la que cada uno se sienta cerca y amado por Él” (cf. Catequesis del Papa Francisco, 29 de mayo, 2013). Es Dios mismo el que nos pone en relación a los unos con los otros y nos invita a considerar a la Iglesia como el espacio y el clima familiar en el que compartimos su vida y su proyecto de ser en el mundo simiente de su Reino. Es en esa familia en la que Dios nos da su savia vital, que es su mismo amor, esa que nos impulsa a amarlo a Él y a amar a los demás.

Por tanto, la familia que somos en nuestra Diócesis de Jaén es un proyecto de Dios, el ser familia es también un don suyo. Por eso conviene que nos preguntemos: ¿Qué hago para que de verdad la Iglesia sea mi familia? La respuesta no pueda ser otra que ponerme a su disposición para que cuente conmigo. Sólo con mi sentido de pertenencia, la Iglesia crece y se fortalece como la familia de los hijos de Dios.

Pues bien, si como os he dicho, el “contigo” del lema del día de la Iglesia diocesana lo escuchaba de vosotros y dirigido a mí; ahora permitidme que os lo dirija a cada uno de los diocesanos y que os diga a cada uno: CONTIGO, con tu disponibilidad cuenta tu Diócesis de Jaén, a la que entre todos le vamos dando Santo Rostro familiar, misericordioso y misionero, como imagen que hemos de ser de Cristo. Ninguno de nosotros ha de quedarse fuera de una Iglesia diocesana que quiere evangelizar, que quiere caminar con el sueño misionero de llegar a todos, como nos dice nuestro Plan Pastoral diocesano para este año.

El CONTIGO ha de sonarnos a todos como una llamada a la responsabilidad y como una invitación a no sentirnos jamás excluidos de las responsabilidades de nuestra familia diocesana. Por supuesto, tampoco de las necesidades que, como toda familia, tenemos para andar el camino que juntos hacemos. Por eso, con motivo de esta jornada os presentamos la memoria de nuestras actividades y ponemos a vuestra disposición el estado de cuentas de la diócesis. Os recomiendo que, al echarle una ojeada, no dejéis de veros en los números que encontraréis en el folleto informativo que se os va a dar. Esas cuentas, que son las de nuestra Iglesia familia, las de nuestra Diócesis de Jaén, significan que todo lo que hacemos lo sostenemos entre todos; significa que nuestra colaboración pasa también por la ayuda económica. En realidad esos números son los que nosotros sumamos con nuestra cooperación generosa en favor de la vida de la Iglesia diocesana.

Por eso, me vais a permitir que en esta primer día de la Iglesia diocesana que comparto con vosotros, os invite también a colaborar con una ayuda económica generosa en las muchas tareas y servicios que realizamos entre todos en la Iglesia diocesana. Pero no os olvidéis nunca de que vuestra ayuda económica es misionera, del mismo modo que lo es vuestra participación activa en la vida de la Iglesia, en cada una de vuestras parroquias.

 

Con mi afecto y bendición.

Jaén, 13 de noviembre de 2016

 

+ Amadeo Rodríguez Magro

Obispo de Jaén

Mons. Amadeo Rodríguez
Acerca de Mons. Amadeo Rodríguez 186 Articles
Mons. Amadeo Rodríguez Magro nació el 12 de marzo de 1946 en San Jorge de Alor (Badajoz). Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Badajoz, del que luego sería formador. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970. Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales (1970-1974), de la que posteriormente sería párroco (1977-1983). Tras obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (sección Catequética) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma (1983-1986), D. Amadeo fue nombrado por su Obispo, D. Antonio Montero, vicario episcopal de Evangelización y director de la Secretaría Diocesana de Catequesis (1986-1997), siendo también designado vicario territorial de Mérida, Albuquerque y Almendralejo; y finalmente vicario general (1996-2003). Fue además secretario general del Sínodo Pacense (1988-1992) y secretario de la conferencia de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (1994-2003). En 1996 fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz, cuyo cabildo presidió de 2002 a 2003. Realizó su labor docente como profesor en el Seminario, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la escuela diocesana de Teología para Laicos (1986-2003) y de Doctrina Católica y su Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura (1987-2003). También formó parte del consejo asesor de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española. El 3 de julio de 2003 San Juan Pablo II le nombra obispo de Plasencia y recibe la ordenación episcopal en la Catedral de Plasencia el 31 de agosto de 2003. En la Conferencia Episcopal Española es el vicepresidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis desde 2014, de la que ya era miembro desde 2003. También ha formado parte de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de 2005 a 2011. El 9 de abril de 2016 se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén. Tomó posesión de su cargo el día 21 de mayo de 2016.