Contigo

Mons. Julián Ruiz Martorell           Querido hermano en el Señor: Te deseo gracia y paz. Somos una gran familia CONTIGO” es algo más que un lema para celebrar el Día de la Iglesia Diocesana.

Es un reconocimiento de nuestra realidad eclesial y una llamada a la responsabilidad de todos para integrar personas, valorar la común colaboración, compartir esfuerzos, y agradecer a cada uno su ser y su actividad.

Formamos parte de una gran familia. Grande no solamente por el número de sus miembros sino, fundamentalmente, por la historia que compartimos; por la alegría que experimentamos por nuestra común condición de hijos de Dios; por el canal de gracia y virtud que circula entre nosotros; por el amor que el Padre nos concede cada día; por la presencia viva en medio de nosotros del Señor Jesucristo y por la abundancia de dones con que el Espíritu Santo bendice a la familia en cualquier momento y en todas las circunstancias.

Celebrar el Día de la Iglesia Diocesana es algo más que conocer una serie de gastos y un buen número de gestas. Es mucho más que saber de números y de obras realizadas. Es, sobre todo, vivir una experiencia de comunión para realizar la misión que el Señor nos encomienda.

A través de la memoria de actividades reconocemos la actividad desarrollada en beneficio de todos en la acción evangelizadora y misionera, en la acción caritativa, en la acción celebrativa y en la acción pastoral. Son diferentes sectores de un mismo tronco, como las varillas de un abanico que se despliega para dar respiro y comunicar vida.

La cuenta de resultados presenta el estado de ingresos, gastos e inversiones porque tenemos la firme voluntad de ser transparentes y corresponsables desde el punto de vista económico. Pero detrás de cada cifra, de cada apartado, de cada dato, hay personas, como tú y como yo, que experimentamos el vínculo familiar, que vivimos la comunión eclesial y que sentimos afecto por todos los miembros de la Diócesis.

¿Por qué se destaca en el lema de este año, con letras más grandes, la palabra CONTIGO? Por varias razones. Permíteme que destaca algunas.

Sin ti, la familia queda disminuida. Contigo nos sentimos más capaces.

Sin ti, la parroquia experimenta limitaciones. Contigo llegamos a más personas.

Sin ti, nuestras actividades son más reducidas. Contigo realizamos más proyectos.

Sin ti, hay todavía personas que no han conocido la Buena Noticia. Contigo Jesucristo es conocido y amado.

Sin ti, la comunión todavía es incompleta. Contigo somos más fieles, nos sentimos más unidos y colaboramos con mayor energía.

Sin ti, la misión nos desborda. Contigo nos sentimos discípulos misioneros y evangelizadores con Espíritu.

Sin ti, nuestra fe es más apagada. Contigo, nuestro testimonio es más luminoso.

Sin ti, hay demasiadas sombras de desilusión a nuestro lado. Contigo, nuestra esperanza es más firme y más segura.

Sin ti, nuestra capacidad de amar es menor. Contigo, el amor crece y se hace más constante.

¿Deseas formar parte de esta gran familia? No lo dudes. Te esperamos. Te necesitamos. Contamos contigo.

 

Recibe mi cordial saludo y mi bendición

 

+ D. Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Huesca y de Jaca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 404 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.