«La familia, escuela de comunión», tema del encuentro de laicos y obispos de la Provincia Eclesiástica de Oviedo

“La familia, escuela de comunión” fue el tema que reunió a casi 150 laicos llegados desde pueblos y ciudades de nuestra diócesis, pero también de Astorga, León y Santander, en el XIV Encuentro de Laicos y Obispos de la Provincia Eclesiástica, que tuvo lugar el pasado sábado 29 de octubre. Se trata de una reunión de carácter bianual que se celebra habitualmente en el Seminario de Oviedo.

De la Archidiócesis de Oviedo acudieron 64 personas, de asociaciones como Adsis, Nueva Humanidad, Adoración Nocturna Femenina y Masculina, Institución Teresiana, Salesianos Cooperadores, Ictys, Cursillos de Cristiandad, Operarios Evangélicos, Maestras Católicas, Movimiento de Laicos Vicenta María, el Camino Neocatecumenal, la Acción Católica, o la Legión de María.

Asimismo acudieron 15 representantes de la diócesis de León, 20 de Santander y 30 de Astorga, todos ellos acompañados por sus respectivos obispos, para participar en el encuentro.

Carmen Alonso, Delegada episcopal de Apostolado Seglar y responsable de la organización por la diócesis de Oviedo, del destacó la importancia de estas actividades, que tienen como sentido “ir tomando forma y conciencia de archidiócesis con las Iglesias hermanas”.

“No se trata –dijo– de que lo que se trabaje y profundice en estos encuentros vaya a condicionar el trabajo de las diócesis, pero sí que pueden marcar una orientación en aquello que es prioritario”.

El tema de la familia, elegido para este año, es algo que ya se ha tocado en los Consejos diocesanos. “Es un asunto preocupante para la Iglesia y parece ser que también para nuestros obispos –destacó la responsable de Apostolado Seglar– porque han sido ellos quienes lo han elegido. Nosotros, por nuestra parte, insistimos en la importancia de que haya una continuidad con la última reunión, que se centró en la comunión, por eso elegimos como lema La familia, escuela de comunión”.

El trabajo de los laicos es cada vez más visible dentro de la Iglesia, si bien “aún queda mucho por hacer”, en opinión de Carmen Alonso, que afirma que “a la Iglesia le falta por incorporar al laico sin temor, sin dudas y sin desconfianza”. A pesar de esto, señaló que “nuestra diócesis ha dado muchos pasos en este sentido, incluso me atrevería a decir que también en la incorporación de la mujer. Actualmente somos cinco mujeres en la Curia, como Delegadas, aunque luego haya muchas otras más mujeres con otras responsabilidades”. Y es que, para esta jubilada de la enseñanza, un laico “es una persona de pleno derecho en la Iglesia, con tanta importancia como el clérigo o como el consagrado, porque de hecho todos somos consagrados desde el bautismo y no podemos menospreciar esta vocación fundamental”. “Por eso –declaró– considero fundamental la incorporación del laico a la Iglesia, pero también especialmente la de la mujer, que le da un rostro más cercano y más intuitivo”.

La jornada dio comienzo con una introducción del Arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz, quien señaló que “hoy es más patente que nunca la contradicción de que la familia sigue siendo valorada como la realidad más querida en todas las encuestas, y al mismo tiempo se facilita en la sociedad su desamparo y su intemperie hasta dejarla del todo desprotegida”.
A continuación, el Obispo de Astorga, Mons. Juan Antonio Menéndez, introdujo a Mons. Manuel Sánchez Monge, Obispo de Santander, autor del libro “Seréis una sola carne”, que fue el encargado de impartir una conferencia precisamente sobre el tema de la jornada. En su intervención quiso recordar que “La Iglesia no está aquí para defender a la familia tradicional, moderna o postmoderna, sino que estamos trabajando para que la familia responda al ideal del Evangelio. Eso es lo que a nosotros nos interesa, y es, desde luego, algo más que progresista, porque está por encima del tiempo”. Señaló también en su intervención que no es fácil mantenerse al margen de la cultura dominante, en la que “se ataca a los fundamentos de la familia, dentro de una sociedad consumista, relativista, sin verdades, donde todo es opinable depende de quién lo diga y cuándo lo diga. A todos nos está afectando esta manera de entender las familias y la convivencia social”, afirmó. Por ello, recordó que “hay gente que está empeñada en que la Iglesia tiene que asumir estos nuevos modelos de familia que hay en circulación como signo de adaptación de los tiempos, lo cual es un error. Otra cosa es que tengamos que difundir la doctrina de la Iglesia y proponerla al hombre de hoy con el lenguaje de hoy, y que tengamos que tener en cuenta las circunstancias históricas que nos han tocado vivir. Pero no podemos fallar al modelo que está en el Evangelio: y es que nosotros no hemos inventado la familia, sino que nos la han dado ya inventada”.

El Obispo de Santander tocó también uno de los temas que más preocupan a los laicos, tal y como se hizo patente más tarde, en las conclusiones del trabajo de grupos. “¿Qué acompañamiento se hace a los matrimonios jóvenes?”. “La pastoral familiar –dijo– no es un lujo de las parroquias grandes. Allí donde haya matrimonios y familias, la Iglesia tiene que acompañar”, destacó.

Y fue precisamente ése el tema que más se repitió en el trabajo de grupos: la acogida y el seguimiento a las familias por parte de las parroquias. Algo que se debería considerar como una prioridad, así como la acogida y la escucha de las nuevas realidades familiares, la formación de matrimonios para poder llevar a cabo estas nuevas tareas, y el estudio de la Amoris Laetitia, así como la Catequesis familiar.

(Arzobispado de Oviedo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41963 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).