Clausura del Año Jubilar de la Misericordia

Mons. Eusebio Hernández             Queridos hermanos y amigos: El pasado día 8 de diciembre de 2015, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, el papa Francisco abría solemnemente, en la Basílica de San Pedro en Roma, la Puerta Santa para inaugurar el Año Jubilar de la Misericordia.

En nuestra catedral de Tarazona, como en el resto de las catedrales del mundo, lo celebrábamos el 13 de diciembre, tercer domingo de Adviento. Tras estas dos solemnes celebraciones hemos vivido desde entonces un año de gracia que junto con la Iglesia Universal hemos ido jalonando con diversas celebraciones.

Llegamos ahora al final de este Jubileo Extraordinario. Así como su inauguración fue realizada a nivel universal y a nivel diocesano en dos fechas distintas; ahora su clausura tendrá dos distintos momentos: En las diócesis de todo el mundo el día 13 de noviembre y en Roma el día 20 de noviembre, Solemnidad de Cristo Rey.

Coincide la fecha del 13 de noviembre con la Jornada del Día de la Diócesis y que mejor expresión de nuestro ser iglesia diocesana unida a la Iglesia Universal, que reuniéndonos todos en la Iglesia Madre de la diócesis que es nuestra catedral de Nuestra Señora de la Huerta. Manifestaremos así nuestro ser peregrinos de una porción del pueblo de Dios –nuestra diócesis de Tarazona- en profunda comunión con el Sucesor de Pedro y la Iglesia Universal.

Os invito a todos a participar en la celebración que, Dios mediante, tendremos el día 13 de noviembre en nuestra Catedral a las 17.30 hora de la tarde. En ella concluiremos este Año Jubilar, pero sobre todo sentiremos la alegría de ser miembros de una Iglesia que cuenta siempre con el apoyo y la misericordia entrañable de nuestro Padre Dios.

Poner punto final a este Año Jubilar no es pasar la página, olvidándonos de lo que este año ha sido para la Iglesia y buscar nuevos objetivos. La Misericordia de Dios es el mensaje que nos transmite el Evangelio y que contemplamos y vivimos en Cristo y en su Iglesia. Hemos vivido lo que cada día mueve la vida de cada cristiano, como nos decía el Papa al presentarnos este año: La misericordia es la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia. Todo en su acción pastoral debería estar revestido por la ternura con la que se dirige a los creyentes; nada en su anuncio y en su testimonio hacia el mundo puede carecer de misericordia. La credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo. La Iglesia vive un deseo inagotable de brindar misericordia.

Este Año Jubilar ha sido como un gimnasio espiritual en el que nos hemos entrenado para vivir siempre y más intensamente la misericordia. Misericordia que se derrama sobre nosotros, pobres pecadores, y nos transforma en personas misericordiosas como Dios mismo lo es con nosotros.

Viviendo la misericordia y siendo testimonio vivo de ella, los cristianos estamos ayudando al hombre de hoy y a nuestra sociedad a descubrir una nueva dimensión cada día más necesaria del obrar humano, como nos dice el papa Francisco: El mundo tiene necesidad de descubrir que Dios es Padre  que tiene misericordia y que la crueldad no es el camino.
Os espero a todos en la celebración del próximo domingo y mientras tanto os bendigo y saludo con afecto.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR
Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 251 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.