El sacerdote Francisco Simón Conesa Ferrer ha sido nombrado obispo de Menorca

La Santa Sede ha hecho público, a las 12.00 h. de hoy,  jueves 27 de octubre, que el papa Francisco ha nombrado al sacerdote Francisco Simón Conesa Ferrer obispo de Menorca. Así ha sido comunicado por la Nunciatura Apostólica en España a la Conferencia Episcopal Española (CEE). Francisco Simón Conesa Ferrer es en la actualidad Rector de la Basílica de Santa María de Elche.

La diócesis de Menorca estaba vacante por el traslado de Mons. Salvador Giménez Valls a la diócesis de Lleida. Desde septiembre de 2015 está al frente de la diócesis, como administrador diocesano, el sacerdote Gerard Villalonga Hellín.

Rector de la Basílica de Santa María de Elche desde 2014

Francisco Simón Conesa Ferrer nació en Elche el 25 de agosto de 1961. Cursó estudios eclesiásticos en el seminario diocesano y fue ordenado sacerdote el 29 de septiembre de 1985. Es doctor en Teología (1994) y en Filosofía (1995) por la Universidad de Navarra.

Su ministerio sacerdotal lo ha desarrollado en la diócesis de Orihuela-Alicante. Su primer destino fue la parroquia ilicitana de Nuestra Señora del Carmen, como vicario parroquial (1985-1987). A su regreso de los estudios fue nombrado vicario parroquial de la Inmaculada de San Vicente del Raspeig (1994-1996) y, posteriormente, vicario parroquial de Nuestra Señora de Gracia de Alicante (1997). Desde 1998 al 2014 fue el vicario general de la diócesis.

En la actualidad es profesor del seminario diocesano, donde imparte Filosofía del Lenguaje y Teología Fundamental, desde 1992; profesor asociado de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, desde 1994; canónigo magistral de la Catedral de Orihuela, desde 2001; y rector de la Basílica de Santa María de Elche, desde 2014. Fue nombrado prelado de honor de su Santidad el año 2012.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42873 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).