«Si me dieran la oportunidad de voler hacia atrás, volvería a ser misionero»

tenerife-misionerosOctubre nos sigue hablando de misiones y de misioneros. Y es que se acerca una fecha muy importante dentro del calendario litúrgico como es la del próximo 23 de octubre, Día Mundial de la Propagación de la Fe (DOMUND).

Como informamos recientemente, hasta la diócesis de Tenerife se ha desplazado para compartir su experiencia misionera Juan Carlos Díez, natural de Guipúzcoa, el cual ha pasado 16 años en África como misionero javeriano.

Con el mismo fin de querer compartir sus experiencias se han sumado a Juan Carlos Díez otros dos misioneros: Paulino Ramírez y Antonio Guirao Casanova.

El primero de ellos es misionero javeriano, natural de México y ha estado trabajando en Camerún durante 12 años. Ramírez indicó que la experiencia misionera en  Camerún significó mucho para él por todo lo que recibió. “El lema de los javerianos es hacer del mundo una familia y eso es lo que intentamos. El corazón pertenece a la misión y la misión pertenece a Jesús”. Ramírez añadió que desde el momento que dijo “sí” a su vocación supo que su vida no le pertenecía y que estaba abierto a ir donde fuera. “Sabemos que la vida misionera es así. Después de realizar la consagración definitiva ya no perteneces a ninguna tierra. No sé si lo hacen en otras congregaciones, pero los misioneros javerianos firmamos una carta en la que dice que allá donde muramos será el lugar donde nos enterrarán. Como misioneros somos conscientes de que nuestra tierra es a la que hemos sido enviados. Eso a mí me ayuda a encariñarme y a querer a la gente”.

Por otro lado, este misionero recordó los primeros días de misión. Atrás quedaba su tierra natal, México, y frente a él se abrían las puertas de un país totalmente desconocido, Camerún. Según relató, estos primeros días los afrontó con gran sorpresa. “Me habían pintado la misión como algo terrible. Parecía que iban a llegar los leones y me iban a devorar (risas). Pero cuando llegué a tierras africanas, me di cuenta que la gente de allí era como nosotros, que no había nada de diferente salvo la cultura. Yo era un extranjero en una tierra que no me pertenecía. Lo primero que intenté fue adaptarme a ella, ser uno más. Me acuerdo que me dije que no debía acostumbrarme a vivir en la pobreza. Son países pobres pero el acostumbrarte te lleva a acomodarte y a quedarte estático. A veces, eso te puede impedir ayudar a la gente a avanzar.  No quería que ellos tampoco se acostumbraran a vivir en la pobreza y me esforzaba por buscar medios para salir del estado en el que estábamos viviendo”.

Por su parte, Antonio Guirao es misionero comboniano. Pertenece a la diócesis de Guadix (Granada) pero ha pasado tanto tiempo fuera que ya apenas se le nota el acento granadino. Concretamente ha estado 23 años en Kenia y otros tantos, previamente, en México. En Kenia trabajó junto a una tribu seminómada cuyo nombre es “Pokot” y también en uno de los suburbios de la capital del país, en Nairobi.

Guirao indicó que está muy contento de haber sido y de ser misionero. “A mis 74 años si me dieran la oportunidad de volver a dedicar la vida a lo que la he dedicado volvería sin pensármelo. Cuando nosotros empezamos a trabajar había que hacerlo desde cero en todo porque no había ni cristianos, ni iglesias, ni escuelas, ni centros de salud. No tenían agua y en muchas ocasiones tampoco comida. Después de años compruebas que el fruto es maravilloso. Hoy en día hay escuelas, hay personas que han podido realizar estudios universitarios, algunos han llegado incluso a ser doctores, otros sacerdotes, etc. De hecho, dentro de unos meses se va a ordenar sacerdote un chico que era monaguillo cuando yo estaba por allá. La alegría que te da haber consumido tus energías por este fin es fantástica”.

(Diócesis de Tenerife)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43941 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).