Jornada por el Trabajo Decente para todas las personas

Mons. Manuel Herrero         Próximamente se va a celebrar la Jornada por el TRABAJO DECENTE. Será, D. m., el 7 de octubre. De corazón me adhiero a la DECLARACIÓN DE ORGANIZACIONES DE INSPIRACIÓN CATÓLICA POR UN TRABAJO DECENTE.

Agradezco a las personas y entidades católicas como la HOAC, Cáritas Diocesana, CONFER, JEC, Justicia y Paz, Pastoral Social, etc., su compromiso e iniciativas en esta Jornada por un trabajo digno.

Cuando hablamos de “Trabajo Decente” nos estamos refiriendo, en primer lugar, a un trabajo. El hombre, toda persona, no tiene derecho solo a la vida, al amor, a fundar una familia, al descanso, a la participación en la marcha de la sociedad, etc., sino también al trabajo. Con el trabajo toda persona colabora con el Creador en la obra de la Casa Común, se desarrolla a sí mismo y sus potencialidades, y contribuye al bien de su familia y de la sociedad. Tenemos que comprometernos para que todos tengan un trabajo, una ocupación, y baje, descienda el número de parados, se mantengan las empresas, se creen otras y los parados tengan el apoyo de toda la sociedad y un subsidio para seguir buscando trabajo y mirar el futuro con esperanza.

Pero no hablamos solo de trabajo, de cualquier trabajo, sino de trabajo decente, es decir; de un trabajo digno, honesto, justo, debido, que corresponda a la situación y a la dignidad de la persona. No todos los trabajos que se ofertan son decentes. Es verdad que hay empresarios honrados, que, incluso pierden dinero para mantener sus empresas y el trabajo de sus empleados; pero hay gentes “espabiladas” y sin conciencia que se aprovechan, que explotan a los niños, jóvenes, a los mayores, a los parados, particularmente a los de larga duración; hay trabajos que humillan y degradan a la persona.

En nuestra Diócesis, eminentemente agrícola y ganadera, con un sector de industria no despreciable y muchos empleados en el sector servicios, no sé si se explota a las personas en los trabajos. Lo que sí sabemos todos es que hay unos 10.000 parados y detrás muchas familias que lo pasan mal. Este dato nos debe sacudir la conciencia, especialmente en este Año de la Misericordia.Debemos tener entrañas de misericordia y sentir como nuestras sus situaciones y angustias.

Oremos, y apoyemos esta noble causa. Sugiero que en todas las parroquias y comunidades de la Diócesis nos hagamos eco de la causa de esta Jornada, teniendo como intercesora a Virgen María en su advocación del Rosario. Quiera Dios que todos, los ciudadanos sintamos como nuestro este derecho a un trabajo decente, apoyemos y estemos cerca de los parados, y si no podemos ofrecer un puesto digno de trabajo, si ofrecer nuestra solidaridad, cercanía, amistad y oración.

+ Manuel Herrero Fernández, OSA

Obispo de Palencia

Mons. Manuel Herrero Fernández
Acerca de Mons. Manuel Herrero Fernández 113 Articles
Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA, nació el 17 de enero de 1947 en Serdio-Val de San Vicente, (Cantabria). Ingresó en el Seminario Menor “San Agustín” de Palencia. Estudió Filosofía y Teología en el Monasterio Agustino de “Santa María de la Vid” (Burgos), en el “Estudio Teológico Agustiniano” de Valladolid y en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid). Obtuvo el Bachillerato en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid) y la Licenciatura en Teología Pastoral por la Universidad Pontificia de Salamanca, sede de Madrid. Hizo Profesión Solemne el 25 de octubre de 1967, siendo miembro de la Orden Agustina, Provincia del “Santísimo Nombre de Jesús de España”. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1970, por el entonces Obispo de Palencia, Mons. Anastasio Granados. Ha desempeñado los siguientes cargos: • Formador en el Colegio Seminario Agustino de Palencia. • En Madrid: Director Espiritual del “Colegio Nuestra Sra. del Buen Consejo”; Párroco de “Ntra. Sra. de la Esperanza”; Delegado del Vicario de Religiosas; Prior de la Comunidad de “Santa Ana y La Esperanza”; Arcipreste de “Ntra. Sra. de la Merced”; Profesor de Pastoral en los Centros Teológicos agustinos de El Escorial y de Los Negrales; Vicario Parroquial de “San Manuel y San Benito”. • En Santander: Primer Párroco de “San Agustín”; Delegado Episcopal de “Caritas y Acción Social”; Profesor del Seminario Diocesano de Monte Corbán; Delegado Episcopal de Vida Consagrada; Vicario General de Pastoral; Párroco de “San Agustín”; del 22 de diciembre de 2014 hasta el 30 de mayo de 2015 Administrador Diocesano de Santander durante la sede vacante; Profesor del Instituto Teológico de Monte Corbán, Vicario General y Moderador de la curia de la diócesis desde 2002, y párroco de “Ntra. Sra. del Carmen” desde 2014. El 26 de abril de 2016 fue nombrado Obispo de Palencia por el Papa Francisco y el 18 de junio del mismo año fue ordenado Obispo e inició su Ministerio Episcopal en la Sede palentina.