El Arzobispado de Madrid acoge una mesa redonda en la Jornada Mundial del Trabajo Decente

Este viernes, 7 de octubre, se celebra la Jornada Mundial por el Trabajo Decente bajo el lema Para una vida digna. Con este motivo, la Vicaría de Pastoral Social e Innovación organiza una mesa redonda a las 19:00 horas en el salón del semanario Alfa y Omega (La Pasa, 3 – Metro Sol y Tirso de Molina, buses 3, 17, 23, 31, 35, 50 y 65).

Con el tema Diálogos en torno al trabajo decente: Justicia y Dignidad, intervendrán Teresa Villanueva, de Cáritas Española; Javier López, de Comisiones Obreras (CC.OO.), y Pedro Grande, de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Madrid.

Visibilizar y denunciar la desigualdad

El vicario episcopal de Pastoral Social e Innovación, José Luis Segovia, recuerda en una carta que esta jornada surgió dentro de la Iglesia y «ha sido acogida por múltiples instituciones religiosas y civiles, como la Organización Internacional del Trabajo». Con ella se pretende «incluir en la agenda pastoral de la Iglesia la dignidad del trabajo», teniendo presente que, como dice el Papa Francisco, «no hay peor pobreza material que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo». «Un trabajo digno realiza a la persona, le permite desarrollar sus propios talentos, nos facilita el encuentro con otros y el reconocimiento social», agrega citando a la Conferencia Episcopal Española.

«De ahí que toda la comunidad cristiana está llamada a visibilizar y denunciar la situación de desigualdad en el acceso al trabajo decente y la negación de la dignidad que esto supone. Todas las comunidades eclesiales (parroquias, movimientos, instituciones religiosas) podemos hacer algo en favor del trabajo decente como servicio a la causa de la dignificación de quien es imagen de Dios», señala Segovia.

(Archidiócesis de Madrid)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40228 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).