Auschwitz y Birkenau

Mons. Àngel Saiz Meneses            La práctica totalidad de los jóvenes que han participado en la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia ha visitado el campo de concentración de Auschwitz. Se trata de una visita muy recomendable para cualquiera, y sin duda es una cita obligada para un Papa.

San Juan Pablo II estuvo en 1979, Benedicto XVI en 2006 y Francisco ha visitado también el campo de concentración más tristemente famoso y símbolo del Holocausto. El Papa estuvo en Auschwitz y Birkenau rezando en silencio frente a los barracones, en el muro de los fusilamientos y en la celda de san Maximiliano Kolbe, junto a las lápidas conmemorativas. Su discurso consistió en un silencio elocuente, sin ninguna palabra.

Juan Pablo II y Benedicto XVI pronunciaron discursos en los que se traslucía su emoción como personas y como Papas de la Iglesia universal. “No podía no venir aquí como Papa; Auschwitz es un testimonio de la guerra –dijo Juan Pablo II en 1979–. La guerra lleva consigo un desproporcionado crecimiento del odio, de la destrucción, de la crueldad”. “Yo estoy aquí como hijo del pueblo alemán –replicó en 2006 Benedicto XVI– y precisamente por eso debo y puedo decir como él: no podía no venir aquí; tenía que venir. Era un deber frente a la verdad y al derecho de todos los que han sufrido, un deber ante Dios”.

El viernes 29 de julio, Bergoglio atravesó la puerta del campo y se dirigió hacia los antiguos barracones. Pasó un buen rato en el exterior sentado y solo, en una profunda y larga meditación. Visitó la celda de san Maximiliano Kolbe, el clérigo franciscano conventual polaco que entregó su vida a cambio de salvar a otro preso, padre de familia. Fue otro momento de gran emoción ver al Pontífice en el pequeño cubículo, a solas y a oscuras,  reclinado sobre la lápida conmemorativa. En el terrible bloque 11, donde eran asesinados los presos, está el llamado ‘Muro de la muerte’, el muro de los fusilamientos. Francisco encendió una vela y rezó brevemente ante él. Luego dejaría otra vela conmemorativa en el monumento a las víctimas que está en Birkenau.

En Auschwitz, el Papa se encontró con supervivientes del Holocausto. Ellos le entregaron un álbum con fotos de aquellos años. En Birkenau, le esperaban cientos de personas para una pequeña pero sentida ceremonia. Un rabino cantó en hebreo el salmo 130 (“¡Escucha, Señor, mi voz!, ¡atiendan tus oídos mi grito suplicante!”) y un sacerdote lo rezó después en polaco, mientras Francisco rezaba ante las lápidas que recuerdan a las víctimas de todas las naciones. Luego saludó a miembros del grupo ‘Justos entre las naciones’, personas que salvaron a judíos de la shoah.

Una y otra vez se recuerda durante la visita que más de un millón de personas fueron víctimas del genocidio. Una y otra vez, para que no caigamos en el riesgo de olvidar. Por eso la gran mayoría de grupos de jóvenes que llegaron a Polonia para la Jornada Mundial de la Juventud hicieron parada obligada en este campo de concentración. En el libro de honor de Auschwitz, el Papa dejó escrita una frase que ha dado la vuelta al mundo como titular de esta visita: “Señor ten piedad de tu pueblo! Señor, perdón por tanta crueldad!”.

+ Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 391 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.