Las prioridades diocesanas

gimenezvallssalvadorMons. Salvador Giménez            Desde el final del curso pasado y comienzos de éste se ha desarrollado un proceso en nuestra diócesis para detectar y definir los aspectos que más nos preocupan a todos sus miembros. Ya os informamos de la Asamblea Diocesana con una alta participación presencial unida a un gran número de aportaciones escritas que intentan acomodar la vida personal y comunitaria a las palabras y gestos de Jesucristo en el evangelio.

Con el resultado de la ponencia pronunciada y con las sugerencias de los asistentes se redactó un documento en el que se recogían las principales preocupaciones pastorales que en estos momentos tiene la diócesis. Con el fin de coordinar las actuaciones y unificar criterios se presentó en la pasada fiesta del envío la relación de prioridades para información de todos y para pedir la colaboración de todas las instituciones diocesanas. Se trata de ordenar lo que hace nuestra iglesia para fundamentar mejor la comunión entre todos sus miembros y para dar a conocer nuestra oferta y nuestro servicio a la sociedad en la que está inmersa.

Se ha considerado propiamente un plan pastoral y el planteamiento hecho contiene una forma en la que todos vean con claridad nuestras pretensiones y preocupaciones. Tendrá una duración de tres años, período de tiempo que nos servirá para analizar, para programar diversas acciones y para evaluar lo realizado. Pido a Dios que nos conceda la fuerza necesaria para que todo el Pueblo de Dios, leyendo los signos de los tiempos actuales y con las orientaciones programáticas del papa Francisco en su Exhortación Apostólica La alegría del Evangelio, sepa dar respuesta a los desafíos actuales de nuestro mundo.

Cinco prioridades pastorales se han puesto a consideración de toda la diócesis que resumo con brevedad para información general y para solicitar también la colaboración.

1.- Que todos los cristianos, a título individual, revisen de nuevo su relación con Dios y cómo siguen los pasos de Jesucristo, que se pregunten qué tipo de compromiso han adquirido con la Iglesia y animarles a que aumente su servicio a los demás.

2.- Que todas las parroquias y comunidades cristianas examinen su actuación para conseguir que cada vez sean unas comunidades más vivas, unidas y acogedoras y puedan presentar al mundo el rostro más entrañable del Señor. Tanto este punto como el anterior podrían resumirse en una palabra, evangelización, que nos compete a los individuos y a las comunidades.

3.- Que los sectores pastorales que se organizan e áreas de reflexión y formación puedan coordinarse mejor con los grupos que realizan su trabajo en las parroquias, las unidades pastorales y los arciprestazgos. Se pretende optimizar mejor los esfuerzos que cada uno desarrolla.

4.- Que todos los diocesanos se preocupen de las vocaciones al sacerdocio. Nuestra Iglesia necesita más sacerdotes para acompañar y orientar las comunidades. No olvidamos que la vocación es una oferta mucho más amplía: al matrimonio y a la vida consagrada.

5.- Iniciar la Visita Pastoral del obispo a todas las parroquias y comunidades con el fin de animar a todos a vivir con más autenticidad y a evangelizar con mayor alegría.

+Salvador Giménez,

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 208 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.