“Hágase en mí según tu Palabra”

RodriguezPlazaBraulioMons. Braulio Rodríguez         Son las palabras más importantes que un ser humano ha dirigido a Dios. Expresan la apertura total de Santa María al designio divino para que los hombres y mujeres llegáramos a la felicidad y plenitud de vida. Lo que expresan siempre será nuestro propósito, a pesar de nuestros pecados y estrecheces. Es además el título del 5º Programa Anual del Plan Pastoral Diocesano. Hablo de un fecha concreta para el inicio del curso pastoral 2016-2017, el sábado 17 de septiembre en el Salón de Actos del Colegio de Infantes. Están ustedes invitados.

No es únicamente la puesta en escena, como hacen cadenas de radio y televisión, de la programación de septiembre a julio, antes de entrar en el periodo estival. Pero les digo que es interesante hacer esa puesta en escena, pues ayuda y atrae, si estamos implicados en el quehacer de la Iglesia Diocesana. Pero hay más en este sábado; se trata de un encuentro de la Iglesia en Toledo, no de todos sus miembros, pero sí de los que quieran estar, si caben. ¿Para qué? Para un ejercicio de comunión eclesial. Consiste en un encuentro desde las 10´15 de la mañana hasta las 18´15, después de haber celebrado las Primeras Vísperas del Domingo XXV, dando así comienzo a la fiesta cristiana primordial.

Bien acomodados en ese espléndido Salón, veremos una representación y resumen del anterior curso, para dar paso a una oración que se inspira en la imagen del programa anual; una oración sencilla y apacible. Mi saludo como Arzobispo consistirá en un mensaje sobre la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia. No es garantizo ni la belleza ni la altura de mis palabras, pero sí que ese tesoro que encierra la Revelación de Dios en la Tradición y la Escritura Santa está por descubrir, y no debe seguir todavía enterrado, sin vender “nuestras cosas” para comprarlo.

Recordad que el Plan Pastoral Diocesano (PPD) gira siempre en torno a la nueva evangelización, pero con la familia, “iglesia doméstica”, que transmite la fe sobre todo por ese estupendo proceso que es la Iniciación Cristiana. Para que no se nos olvide nos hablarán de “Iniciación Cristiana y catequesis”. La presentación, en la última parte de la mañana, de los objetivos y actividades de este quinto programa anual para el curso pastoral 2016-2017 correrá a cargo de las Delegaciones y Secretariados. Es lo que el Arzobispo con su Consejo de Pastoral Diocesano ofrece a Vicarías territoriales, arciprestazgos, parroquias y otras comunidades cristianas, así como a cofradías, movimientos y grupos apostólicos, para que, tras un esfuerzo de realismo, vea cada entidad diocesana cuál puede ser lo más urgente o necesario para esos fieles concretos. No se trata de hacer todo; pero se trata de hacer algo, junto a las tres grandes acciones de la Iglesia, que nunca deben faltar en una comunidad cristiana.

La entrega de la carta pastoral del Arzobispo ya es momento acostumbrado antes del descanso. Las reuniones específicas por Delegaciones, Secretariados y tal vez movimientos u otras asociaciones de fieles, darán paso al canto de las Primeras Vísperas del domingo y al envío por el Arzobispo de las personas que desean implicarse en la actividad concreta de iniciar a otros en la fe católica, ese proceso que acaba en la celebración del Bautismo, Confirmación y Eucaristía. ¿Nos queda algo? Sí, nos queda orar y ganar en deseos de servir al Señor, abrirnos a la gracia de vivir su Alianza un curso más. El que nos da trabajo es buen pagador. Con todo mi agradecimiento, hermanos, hijos de esta Iglesia que celebrará pronto los 25 años de la clausura del Sínodo Diocesano.

+ Braulio Rodríguez Plaza

Arzobispo de Toledo

Mons. Braulio Rodríguez
Acerca de Mons. Braulio Rodríguez 297 Articles
Don Braulio Rodríguez Plaza nació en Aldea del Fresno (Madrid) el 27 de enero de 1944. Estudió en los Seminarios Menor y Mayor de Madrid. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología Bíblica en la Universidad Pontificia de Comillas. En 1990 alcanzó el grado de Doctor en Teología Bíblica por la Facultad de Teología del Norte, con sede en Burgos. Ordenado presbítero en Madrid, el 3 de abril de 1972. Entre 1984 y 1987 fue miembro del Equipo de Formadores del Seminario Diocesano de Madrid. Fue nombrado obispo de Osma-Soria el 13 de noviembre de 1987, siendo ordenado el 20 de diciembre. En 1995 fue nombrado obispo de Salamanca. El 28 de agosto de 2002 se hizo público su nombramiento por el Santo Padre como arzobispo de Valladolid. Benedicto XVI lo nombró Arzobispo electo de Toledo, tomando posesión de la Sede el día 21 de junio de 2009. Es el Arzobispo 120 en la sucesión apostólica de los Pastores que han presidido la archidiócesis primada.