En la misión: la hermana Isa Solá dio la vida por Cristo

OsoroSierraCarlosMons. Carlos Osoro          Ha sido hace muy pocos días. Todos los medios de comunicación se han hecho eco de la historia de una mujer consagrada que durante años ha dado la vida por los más pobres y a la que, en el ejercicio de su consagración, le han quitado la vida.

El lunes, junto a sus hermanas de Jesús-María y cientos de amigos, oímos una grabación con música compuesta por ella y con su propia voz en la que, con palabras de santa Teresa de Jesús, resumía algo determinante en su vida: «Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta». Gracias hermana Isa por recordarnos lo que tiene que ser definitivo y explicación de toda nuestra existencia. Gracias por poder escuchar con tu voz cómo vivir con fe, esperanza y amor. Gracias porque nos has enseñado a poner la vida en manos de Dios. Gracias por tu testamento espiritual que unos meses antes escribías con el gozo y la confianza puesta en el Señor. Gracias porque nos recuerdas que, en este momento de la historia, hacen falta hombres y mujeres recios que sepan poner la vida en manos del Señor. Nos lo recuerdas con tu música y con la letra de una mujer excepcional: «Nada te turbe». Algo que podríamos expresar también con palabras del apóstol san Pablo: «Todo lo considero una pérdida comparado con el supremo valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor» (cfr. Fl 3, 8).

Hermana Isa Solá, el municipio de Cabrera de Mar, en Barcelona, te vio nacer en 1965. Eras la pequeña de seis hermanos. Podías haber escogido una vida fácil, tu familia así te lo facilitaba. Pero escuchaste la llamada del Señor y, junto a las religiosas de Jesús-María, encontraste lo que en tu corazón soñabas y querías hacer realidad. ¡Qué sueño más bello describes! «Soñaba con perderme por los lugares más pobres del planeta y ponerme los zapatos de la gente pobre, quería ayudarlos y salvar sus vidas». La congregación te facilitó el camino para hacerlo. Primero, formándote; después, en Guinea Ecuatorial, donde estuviste diez años dando clases a los niños y más tarde como directora de una escuela. En el año 2008 llegaste a Haití y allí has entregado tu vida. Recorriste con una ambulancia los poblados más desolados para vacunar a los niños. Y cuando el terremoto destrozó el país en 2010, llevándose la vida de 350.000 personas y destrozando casi dos millones de casas, tú narrabas así lo vivido: «El temblor fue horrible, salimos a la calle y nos tiramos al suelo. Cuando paró, me di cuenta de que la escuela de Secundaria de al lado de casa se había caído y se oían gritos. Fui y había varios chicos muertos y una mujer con las piernas cubiertas con bloques pidiéndome ayuda. No la pude sacar. Hay tanta gente muerta que siento que estoy muerta con ellos. No sé por qué estoy viva, me da rabia estar siempre entre los que tienen suerte. No sé lo que quiere Dios de mí y de todo esto».

La Virgen María, a quien tú invocabas con frecuencia, puso en tu vida esa página del Evangelio que ha sido la que has querido vivir: la Visitación a su prima santa Isabel (cfr. Lc 39-56). En ella aparece un tríptico que refleja tres estampas de tu existencia y que expresa lo que hemos de hacer para vivir en plenitud como cristianos. Con palabras muy bellas nos lo dice el apóstol san Pablo. Estoy seguro de que las has meditado en muchas ocasiones y que son las que te hicieron escribir, pocos meses antes de dar la vida, ese poner la vida en manos y a disposición de Dios. ¡Cuántas veces las habrás meditado! «Por Él lo he perdido todo y lo considero basura, con tal de ganar a Cristo». Hermana Isa, Cristo te ha ganado, te ha llamado. Tu vida y tu muerte es manifestación de esta realidad: «Lo he perdido todo con tal de conocer a Cristo, de experimentar el poder de su Resurrección, de tener parte en sus sufrimientos y de llegar a ser semejante a Él en su muerte». Diste todo por amor a los hombres y lo quisiste mostrar con los más pobres, sufriste, tomaste partido por los sufrimientos de Cristo. Y Él te ha dado el gozo de identificarte dando la vida y de hacerte semejante a Él en la muerte. Paseabas por Haití haciendo el bien, como el Señor en Jerusalén. Y como Él prestaste la vida para vencer el mal a fuerza de bien, hasta dar la vida misma. Gracias.

Como decía, tu vida quiso identificarse con el itinerario de la vida de la Virgen en su visita a Isabel:

1. Como María te pusiste en camino. Siempre quisiste vivir en el camino por el que van los hombres. Atravesaste regiones montañosas, es decir, difíciles, pero siempre llevando a quien es la Vida, como la Virgen. Llevabas a Jesucristo. Quisieron robarte el bolso y diste la vida, la que Cristo había puesto en ti: su vida, su amor, su entrega, su fidelidad a Dios y a los hombres, te olvidaste de ti y pensaste siempre en los otros y en sus necesidades. Por eso, al igual que María, hacías sentir a quienes te encontrabas en el camino que Dios se acercaba a ellos. ¡Cuánto nos cuesta hacerlo a nosotros!

2. Dios te ha bendecido. Contigo se hicieron vida las palabras dirigidas a la Virgen por Isabel: «Dichosa tú porque has creído que lo que ha dicho el Señor se cumplirá». Y creer en el Señor es vivir de la fe, de la esperanza y de su amor. María hizo saltar de gozo al niño que estaba en el vientre de Isabel e hizo romper un grito a Isabel reconociendo que lo más grande para un ser humano es fiarse de Dios con todas las consecuencias. Diste ese gozo a esos 300 niños y adultos haitianos a los que el terremoto dejó mutilados y a los que tú, con tus manos y un poco de yeso y plástico, montabas prótesis para que pudieran volver a moverse y valerse. Tuyos eran los que atendías con la clínica móvil, los más pobres de los pobres. Tuyos eran los que esperaban una escuela en ciernes que proyectabas. ¡Qué vida! Tomabas la iniciativa y después dabas un paso atrás para que otros fueran los protagonistas. Y especialmente deseabas que el protagonismo lo tuviera siempre Jesucristo.

3. Como María has realizado el canto con las notas más bellas, «la misericordia de Dios que llega a todos los hombres» como dice el magníficat. Hermana, fuiste inquieta, decidida, apasionada, enérgica, tu mirada sonriente lo expresaba. Puerto Príncipe es el papel que el Señor te dio para escribir el pentagrama y las notas. Convertiste la ciudad en ciudad de la alegría y seguro que, con tus hermanas de congregación, seguirá siendo así. Tú nunca pensaste en abandonar el canto que habías comenzado y estoy seguro de que lo seguirás entonando. Esta vez de otra manera pero, como tú misma escribías, «sabiendo, creyendo y viviendo, que Dios nunca tira la toalla por nadie». Tú tampoco lo haces.

Con tus palabras se formula el credo de tu vida, que expresa la alegría del Evangelio: «¿Impasible Dios? Nunca he visto a Dios más presente y activo en mi vida. Grité de rabia y de dolor cuando me vi rodeada de muertos tras el terremoto, y yo viva. Después he tenido el privilegio de ver muchos milagros. Los haitianos me hacen más creyente y me exigen cada día ser más coherente con mi fe. ¿Misionera yo? No. No sé quién evangeliza a quién».

Gracias porque nos haces experimentar el gozo de la presencia de Cristo, la grandeza de un Dios que nos ama, que nunca nos abandona, que nos da lo que más necesitamos, la plenitud de la vida. Aquello que tan bien y con tanta fuerza formuló san Pablo cuando nos decía: «Así espero llegar a resucitar de entre los muertos».

Con gran afecto, os bendice,

+ Carlos Osoro,

Arzobispo de Madrid

Card. Carlos Osoro
Acerca de Card. Carlos Osoro 309 Articles
Carlos Osoro Sierra fue nombrado arzobispo de Madrid por el Papa Francisco el 28 de agosto de 2014, y tomó posesión el 25 de octubre de ese año. Desde junio de 2016 es ordinario para los fieles católicos orientales residentes en España. El 19 de noviembre de 2016 fue creado cardenal por el Papa Francisco.El prelado nació en Castañeda (Cantabria) el 16 de mayo de 1945. Cursó los estudios de magisterio, pedagogía y matemáticas, y ejerció la docencia hasta su ingreso en el seminario para vocaciones tardías Colegio Mayor El Salvador de Salamanca, en cuya Universidad Pontificia se licenció en Teología y en Filosofía. Fue ordenado sacerdote el 29 de julio de 1973 en Santander, diócesis en la que desarrolló su ministerio sacerdotal.Durante los dos primeros años de sacerdocio trabajó en la pastoral parroquial y la docencia. En 1975 fue nombrado secretario general de Pastoral, delegado de Apostolado Seglar, delegado episcopal de Seminarios y Pastoral Vocacional y vicario general de Pastoral. Un año más tarde, en 1976, se unificaron la Vicaría General de Pastoral y la Administrativo-jurídica y fue nombrado vicario general, cargo en el que permaneció hasta 1993, cuando fue nombrado canónigo de la Santa Iglesia Catedral Basílica de Santander, y un año más tarde, presidente.Además, en 1977 fue nombrado rector del seminario de Monte Corbán (Santander), y ejerció esta misión hasta que fue nombrado obispo. Durante su último año en la diócesis, en 1996, fue también director del centro asociado del Instituto Internacional de Teología a Distancia y director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Agustín, dependiente del Instituto Internacional y de la Universidad Pontificia de Comillas.El 22 de febrero de 1997 fue nombrado obispo de Orense por el Papa san Juan Pablo II. El 7 de enero de 2002 fue designado arzobispo de Oviedo, de cuya diócesis tomó posesión el 23 de febrero del mismo año. Además, desde el 23 de septiembre de 2006 hasta el 9 de septiembre de 2007, fue el administrador apostólico de Santander. El 8 de enero de 2009, el Papa Benedicto XVI lo nombró arzobispo de Valencia; el 18 de abril de ese año tomó posesión de la archidiócesis, donde permaneció hasta su nombramiento como arzobispo de Madrid en 2014.Tras su participación en la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, celebrada del 4 al 25 de octubre de 2015 y dedicada a la familia, el 14 de noviembre de ese año, el Papa Francisco lo eligió como uno de los miembros del XIV Consejo Ordinario de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos; un organismo permanente que, en colaboración con el Pontífice, tiene como tarea la organización del Sínodo, así como elaboración de los textos y documentación que servirá de base para los estudios de la Asamblea.El 9 de junio de 2016, el Papa Francisco erigió un Ordinariato para los fieles católicos orientales residentes en España, con el fin de proveer su atención religiosa y pastoral, y nombró a monseñor Osoro como su ordinario.El 9 de octubre de 2016, el Papa Francisco anunció un consistorio para la creación de nuevos cardenales de la Iglesia católica, entre los que figuraba monseñor Osoro. El día 19 de noviembre de 2016 recibió la birreta cardenalicia de manos del Sumo Pontífice en el Vaticano.En la Conferencia Episcopal Española (CEE) fue presidente de la Comisión Episcopal del Clero de 1999 a 2002 y de 2003 a 2005; presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar hasta marzo de 2014 (fue miembro de esta Comisión desde 1997) y miembro del Comité Ejecutivo entre 2005 y 2011. Ha sido vicepresidente de la CEE durante el trienio 2014-2017. Ahora pertenece al Comité Ejecutivo como arzobispo de Madrid.Desde noviembre de 2008 es patrono vitalicio de la Fundación Universitaria Española y director de su seminario de Teología.