Minorías creativas

SaizMenesesJosepAngelMons. Àngel Saiz Meneses              Nos encontramos en un momento histórico de profundas transformaciones. Por citar sólo algunos hechos, estamos inmersos en la globalización, en una continua evolución cultural. Asistimos a unos flujos migratorios de naturaleza económica y a unos desplazamientos a causa de los conflictos bélicos, sin precedentes, que seguramente, influirán en la configuración futura de nuestros pueblos, ciudades y países. Por otra parte, además de la influencia que tradicionalmente ejercían los medios de comunicación, tenemos que añadir ahora la irrupción poderosa de las nuevas tecnologías. Cuando los adultos apenas distinguimos entre Twenty, Facebook o Twitter, los jóvenes nos dicen que ya estamos desfasados, y que ahora se habla más de Instagram o Snapchat, o más recientemente de la captura de pokémons. Y es que los más pequeños de la casa dominan estas tecnologías que da gusto. No hace falta ser un experto en pedagogía para darse cuenta de que se está produciendo una auténtica revolución digital que influye también en la configuración de la mente de las personas.

Y al mismo tiempo que nos vamos adaptando a las nuevas situaciones, asistimos a diferentes espectáculos políticos que nos producen una gran perplejidad. Quizás nos encontramos ante un cruce especialmente difícil. Ahora bien, sería una lástima que cuando la democracia representativa del país se ha consolidado en las últimas décadas y han tenido lugar progresos en el orden social, económico y cultural, la ciudadanía pudiera acabar en el más absoluto desencanto respecto a los políticos y gobernantes, más aún agravado por los casos de corrupción. Ciertamente la política es un “arte nobilísimo”, y el poder ejercido como servicio a los demás, ennoblece y dignifica; en cambio, si se ejerce como dominio o buscando sólo el beneficio propio, deshumaniza y degrada. Como señaló acertadamente Winston Churchill: “El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”.

Pienso ahora en los pueblos y ciudades del Vallès Occidental y el Vallès Oriental, que conforman nuestra diócesis egarense, con tanto potencial en todos los sentidos; pienso en Cataluña, tierra de acogida, de encuentro de culturas, de mestizaje, con sus raíces cristianas. Pienso en España, en Europa, en el mundo entero. Según afirmó Václav Havel, político, escritor y primer presidente de la República Checa, “la dictadura se basa en la mentira y si la mentira fuera superada, si nadie miente más y si la verdad saliera a la luz, entonces tendríamos libertad”. Y es que sólo se puede construir el futuro sobre la verdad y el amor, sobre la justicia y la solidaridad, no buscando el propio interés, sino el bien común, desde el diálogo, desde una cultura del respeto y del encuentro.

Pido especialmente en estos días a Dios que estos principios inspiren siempre la tarea de nuestros políticos y gobernantes, y que tengan miras bien altas, más allá de los intereses personales o partidistas. Y que conste que no lo hago desde la ingenuidad o el buenismo, sino desde la esperanza profunda en el ser humano. Como ya dijimos los Obispos de Cataluña en el documento “Al servicio de nuestro pueblo”, no corresponde a los obispos optar por propuestas concretas a los retos nuevos que se nos presentan en diferentes ámbitos; eso sí, defendemos la legitimidad moral de todas las opciones políticas que se basen en el respeto de la dignidad inalienable de las personas y de los pueblos y que busquen con paciencia la paz y la justicia (núm. 5). Es el momento de las personas creativas, que conformando “minorías creativas”, sean capaces de renovar y regenerar la sociedad en los ámbitos sociales, culturales y espirituales.

+ Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 310 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar.Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos.En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989).El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”.El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis.El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa.En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.