La cruz, signo de amor y fuente de salvación

jimenezzamoravicenteMons. Vicente Jiménez        Queridos diocesanos:

El día 14 de septiembre celebramos la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. En esta carta pastoral presento la cruz como signo de amor y fuente de salvación.

La cruz, signo de amor

La cruz revela la plenitud del amor de Dios. La muerte, que para el primer Adán era signo extremo de soledad e impotencia, se transformó en el acto supremo de amor y de libertad del nuevo Adán, Cristo.

El Crucificado es el rey de los judíos. “Vexilla regis prodeunt”, cantamos en un himno litúrgico: “las insignias del rey avanzan; refulge el misterio de la cruz, en que la Vida padeció la muerte y con su muerte nos dio la vida”.

En el misterio de la cruz se revela en su inmenso dramatismo el amor de Dios a los hombres y, a su vez, el amor de Cristo al Padre. Por amor al Padre, Cristo “se hizo obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz” (Fil 2, 7). No fue una obediencia ciega, sino un acto libre de amor filial al Padre: “Nadie me quita la vida, sino que yo la entrego libremente” (Jn 10, 18). En la cruz descubrimos la medida infinita del amor de Cristo, para poder decir como San Pablo: “Vivo, pero no soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mí. Y mi vida de ahora en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí” (Gál 2, 20).

En la cruz levantada sobre el Calvario se manifiesta el corazón eterno de Dios, ya que el Padre en su Hijo Jesús “nos amó y nos envió a su Hijo como víctima de propiciación por nuestros pecados” (1 Jn 4, 10). Por eso comprendemos que la historia verdadera está dominada por Cristo, no con las armas del miedo, sino con el signo del amor: “Cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí” (Jn12, 32). Dios reina desde un madero, el “madero de la cruz”. Dios reina desde la cruz con su amor. “La cruz no fue el desenlace de un fracaso, sino el modo de expresar la entrega amorosa que llega hasta la donación más inmensa de la propia vida. El Padre quiso amar a los hombres en el abrazo de su Hijo crucificado por amor. La cruz en su forma y significado representa ese amor del Padre y de Cristo a los hombres. En ella reconocemos el icono del amor supremo, en donde aprendemos a amar lo que Dios ama y como Él lo hace: esta es la Buena Noticia que devuelve la esperanza al mundo” (Benedicto XVI, Jornada Mundial de la Juventud, Vía Crucis con los jóvenes, 19 de agosto de 2011).

La cruz, fuente de salvación

El prefacio de la Misa de la Exaltación de la Santa Cruz condensa el misterio de la cruz como fuente de salvación: “Porque has puesto la salvación del género humano en el árbol de la cruz, para que donde tuvo origen la muerte, de allí resurgiera la vida; y el que venció en un árbol fuera en un árbol vencido”.

Los Santos Padres desarrollaron el significado de la cruz “como instrumento de la divina obra salvífica comparando la cruz con el paradisíaco árbol de la vida, el arca de Noé, la leña del sacrificio que Isaac llevó al monte Oria, la escala de Jacob, la vara de Moisés y la serpiente de bronce.

La cruz, en efecto, es fuente de salvación. Pero hoy no es fácil aceptar el mensaje de la salvación, que brota de la cruz, como no lo fue para los judíos y griegos. El crecimiento de la ciencia y de la técnica, la ingenua esperanza de llegar a dominar la naturaleza y regir los destinos del universo, llevan al hombre a rechazar la presencia de un Salvador, que no sea el hombre mismo. La implantación de un modelo de vida dominado por el consumismo y el disfrute de mayor número de cosas, lleva a muchos hombres y mujeres, incluso bautizados, a prescindir en la práctica de Dios y de su salvación en su vida pública y privada; más aún, estamos llegando a unas formas de vida en las que el hombre pierde la capacidad de preguntarse por el origen y el último sentido de su vida, de dónde venimos y a dónde vamos. La cultura pública occidental moderna se aleja consciente y decididamente de la fe cristiana y camina hacia un humanismo sin Dios.

Con mi afecto y bendición,

+ Vicente Jiménez

Arzobispo de Zaragoza

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 231 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma.CARGOS PASTORALESSu ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria.El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017.Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014.El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.