La familia y el papa Francisco (I)

PardoArtigasFrancescMons.  Francesc Pardo i Artigas           Muchos de vosotros ya sois conocedores de que el papa Francisco, hace unos meses, ofreció una exhortación en relación con la familia titulada Amoris laetitia, “la alegría del amor”.

Se trata de una propuesta del Papa  después de haber escuchado a los padres sinodales en los dos sínodos sobre la familia, que acogieron innumerables sugerencias de creyentes de todo el mundo en respuesta a la encuesta preparatoria. En el inicio de la exhortación el mismo Papa escribe: “El camino sinodal permitió poner sobre la mesa la situación de las familias en el mundo actual, ampliar nuestra mirada y reactivar nuestra conciencia sobre la importancia del matrimonio y la familia. Al mismo tiempo, la complejidad de los temas planteados nos mostró la necesidad de seguir profundizando con libertad algunas cuestiones doctrinales, morales, espirituales y pastorales”.

Mientras leía y meditaba algunos capítulos de la exhortación recibí un informe del Instituto de Política Familiar (IPF) sobre la evolución de la familia en España en el 2016, que confirma e incide en las propuestas y reflexiones del Papa.

Algunos datos:

Familias con menor número de hijos, hogares cada vez más solitarios, con menos matrimonios y más rupturas matrimoniales, con dificultades para conciliar la vida laboral y familiar. Además se constata una gran devaluación de las prestaciones familiares por parte de la Administración. A título de ejemplo: la ayuda directa por hijo es de 24 euros al mes, cuando la media de la Unión Europea es de 91. Cada día mueren 49 jóvenes menores de 15 años, 416 persones cumplen 65 años, salen del país 610 inmigrantes, hay 1.082 defunciones, 1.171 nacimientos y 260 abortos, de los cuales 28 son gestaciones de madres adolescentes. (Se necesitarían 719 nacimientos más cada día para asegurar el relevo generacional).

También cada día se producen 290 rupturas matrimoniales (276 divorcios y 14 separaciones). Estas rupturas afectan cada día a 276 hijos (232 son menores de edad).

Los padres sinodales  manifestaron muchos de los desafíos  que vive la familia y a los cuales el Papa quiere dar respuesta.

A título de inventario:

La concepción del amor en el matrimonio, la fragilidad de la convivencia, las causas de las infidelidades y las rupturas; no pocos jóvenes muestran resistencia a un compromiso definitivo en cuanto a las relaciones afectivas, y con frecuencia optan por vivir en pareja o simplemente por tener relaciones ocasionales. La disminución de la natalidad es el resultado de diversos factores, entre ellos la industrialización, la revolución sexual, el temor a la superpoblación, los problemas económicos y el crecimiento de una mentalidad contraconceptiva y abortista. La sociedad de consumo puede igualmente  disuadir a las personas de tener hijos aunque solo sea para poder mantener la libertad y el propio estilo de vida. La labor educativa se ve dificultada por muchas causas, existen problemas para la transmisión de la fe de padres a hijos. Es muy habitual sufrir angustia a causa de un futuro profesional incierto, por la inseguridad económica o por temor al futuro de los hijos.

También se señaló la drogodependencia como una de las plagas de nuestra época. Algo semejante sucede con el alcoholismo, el juego y otras adicciones. Cabe añadir el grave problema de la violencia doméstica, de los hijos desenraizados, los ancianos abandonados, niños huérfanos con padres vivos, adolescentes y jóvenes desorientados y sin normas…

Vale la pena cuestionarse y conocer cuáles son las propuestas de la exhortación del Papa.

La intentaré la próxima semana.

+ Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 356 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña.Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany.El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.