Polonia y España unidos en la Misa multitudinaria celebrada para conmemorar a Santiago Apóstol en Czestohowa

Captura_de_pantalla_2016-07-26_a_las_10.42.06Ni la lluvia ni el cansancio acabaron con la energía de la marea roja de jóvenes que inundaron la explanada del Santuario de la Reina de los polacos, y ¡algunos llevaban viajando toda la noche! La multitudinaria misa se celebró con todos los obispos y sacerdotes españoles reunió a una gran multitud donde hace exactos 25 años se realizó otra Jornada Mundial de la Juventud, la del 91.

La Conferencia Episcopal se encargó de repartir las camisetas rojas que llevaban estampadas la frase “hoy soy feliz”, en relación a la canción de Toño Castaño, que se ha preparado especialmente con motivo de estas jornadas.

Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal, se encargó de pronunciar la homilía. Comenzó animando a los jóvenes: ¡Qué la fe ponga en vela nuestra esperanza y fortalezca nuestro amor, que tiene su fuente en el Espíritu Santo!”; tuvo un recuerdo constante hacia Juan Pablo II, “Cuánto necesita el hombre contemporáneo la misericordia” dijo. Apeló a los jóvenes a plantearse su responsabilidad en el devenir de nuestro continente: “Europa, ¿Qué te ha sucedido? Pareces cansada y envejecida. Insistió en que “deseamos una Europa de hombres libres y solidarios”.

Recordó también la Jornada de Santiago de Compostela en 1989, puesto que se leyó el mismo Evangelio. Quedaron así unidos la “Galicia de España con la Galicia de Polonia”. Tuvo constantes guiños a la figura de Santiago Apóstol, que tuvo que aprender “a ser discípulo de Jesús”. Admitió que las reiteradas Jornadas y su éxito son una “fuente de esperanza”.

Terminó la homilía hablando de la Virgen María: “no podemos evangelizar sin María, que nos tiene que cuidar como madre”. Recordó la íntima unión entre el apóstol Santiago y la Virgen, “no podemos evangelizar sin la compañía y la intercesión de María. No se transmite a Jesús, el Evangelio en persona, sin la Madre que lo dio a luz en Belén”

Al terminar la Misa se entonaron cantos a María, el olé andaluz a la Virgen del Rocío tuvo un eco sorprendente en todos los jóvenes. Ya lo decía Juan Pablo II: “España, Tierra de María”.

Begoña Calvache, joven cordobesa, con cuatro Jornadas a sus espaldas reconoció que se emocionó escuchando la homilía: “Ha sido muy emotivo celebrar la fiesta del patrón de España, Santiago Apóstol en el Santuario de la Patrona de Polonia, lo que genera un sentimiento de unión entre Polonia y España. Me emocioné al escuchar a Don Ricardo Blázquez hablar de cuando se celebró la JMJ en Czestohowa hace 25 años con el Papa Juan Pablo II”.

Calvache fue a la JMJ de Colonia como universitaria, donde vivió “a tope la fiesta”, fue a la de Madrid como voluntaria, a la de Río fue con la especial ilusión de conocer a un Papa que “hablase español” y finalmente, Cracovia, tierra del querido Juan Pablo II, “impulsor y creador de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Su presencia se nota en todo el país, en todas las Iglesias, en toda la gente”.

Tras la Misa comenzó la fiesta. Un grupo de jóvenes animó al público desde el estrado. Bailó todo el mundo. El grupo de Getafe, en Madrid, cantó sin parar. También armaron mucho ruido los andaluces. Hubo conciertos con artistas reconocidos del mundo católico como Jesús Cabello y el padre Damián, que participó en el concurso nacional “La Voz”, interpretó su versión de la canción del famoso grupo americano “One Direction”. Jesús Cabello reconoció emocionarse con la alegría de todos los jóvenes que estaban reunidos en Czestohowa “tienen la alegría de quien está buscando algo y lo va a encontrar” comentó; también recibe como un regalo el poder tocar para un público tan animado, “estar aquí es gratificante, al final cantamos para ser escuchados y compartir el regalo de Dios”.

Los españoles adelantaron así la Fiesta porque en realidad, la Jornada Mundial de la Juventud comienza con la Misa de Apertura en el parque Blonia en Cracovia.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).