Beber en el hontanar

manuel_herreroMons. Manuel Herrero          Estos días está haciendo mucho calor. A las cuatro de la tarde no hay nadie por las calles de la ciudad ni por las de los pueblos. Algunos en las piscinas, y la mayoría en sus casas buscando el lugar más fresco, echando la siesta y venciendo el sopor.

Pero no existe solo el sopor del calor, existe también el sopor de la vida. En nuestra sociedad de las prisas, del stress, el ser humano entra en un cierto sopor. A veces nos quema el trabajo, las circunstancias sociales, políticas, culturales y económicas. Piensa, por ejemplo, en el atentado de Niza, en el “golpe de estado o autogolpe” de Turquía, en la subida de impuestos que se avecina, etc. A muchas personas les produce un estado de frustración, de sentir la incapacidad de que algo cambie, se sienten vacíos, perdidos y quemados. Y, ¿qué hacer? Muchos se refugian en la diversión (volcarse fuera), en la dispersión y diseminación (sembrarse fuera) y se sientes divididos. Esperan que lleguen las fiestas, o la noche de los viernes y los sábados para “salir a divertirse”, beber, etc. Buscamos la quietud en las cosas inquietas, queremos devorar los tiempos y somos devorados por lo temporal.

Vivimos volcados hacia fuera y hemos olvidado el interior del hombre. Muchos damos la razón a San Agustín cuando dice: «los hombres saber hacer turismo para admirar las crestas de los montes, el oleaje proceloso de los mares, el fácil y copioso curso de los ríos, las revoluciones y los giros de los astros. Y, sin embargo, se pasan de largo a sí mismos. No hacen turismo interior». Y en el interior del hombre habita la verdad. Los griegos decían: «Hombre, conócete a ti mismo».

Hoy te propongo beber en el hontanar fresco, fecundo y revitalizante del interior. Vuelve a ti mismo, a tu interior. Piensa en ti, en tu realidad. Ya sé que es difícil, que no es fácil, pero es feliz, te encontrarás mejor, como cuando uno puede refrescarse en un manantial de aguas frescas.

Para eso te propongo unos pasos.

1. Dedícate media hora cada día de vacaciones, o más. Tú verás si puedes más.

2. Apaga la tele, deja la serie, el móvil, el ordenador, etc.

3. Busca un lugar tranquilo en tu casa.

4. Ámate a ti mismo y dedícate a conocerte.

5. Cierra los ojos y piensa: ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? ¿Qué estoy haciendo con mi vida? ¿Soy feliz y hago felices a los que están a mi lado en la familia, en el trabajo, en el vecindario? ¿Dónde pongo el tesoro de mi vida? Si quieres, puedes anotar tus respuestas, y dentro de un tiempo repasar y repensar.

5. Da gracias a Dios, a los que te precedieron o a los que conviven contigo en tu misma casa por lo positivo que hay en tu vida, tus cualidades, tus virtudes y valores, por lo que has recibido de ellos. Valóralo y agradécelo.

6. Si has visto fallos, inconsecuencias e incongruencias, pecados, etc., no de reprimas. Reconócelo -nunca es más grande el hombre que cuando reconoce sus faltas con humildad ante Dios, ante sí mismo y los demás-, sin engañarte a ti mismo y sin culpar ni a los tiempos, ni a la sociedad, ni a los demás, y perdónate a ti mismo, disponte a pedir perdón a los demás y a Dios, que siempre está dispuesto a la misericordia y al perdón.

7. Comprométete a cambiar algo. Tú verás. Algo se puede cambiar, algo puede mejorar siempre si te lo propones. Que no te pase como aquel que se miró en el espejo, se vio la cara manchada y sucia, y no se lavó. Para ese viaje no hacían falta las alforjas.

8. Y por último, si me lo permites, te sugiero que hables con otro, con tu esposo o esposa, con un sacerdote amigo, o con un grupo de amigos que te puedan escuchar, comprender y animar. Así lo hacen muchos grupos y da resultado.

9. No olvides que Dios te ama como eres; que para Él eres su hijo o hija en quien se complace y que hace y te desea lo mejor.

10. Reza esta oración que oí una vez y no se me olvidado: «Señor, concédeme SERENIDAD para aceptar las cosas que no puedo cambiar; VALOR para cambiar las que puedo, y SABIDURÍA para reconocer la diferencia».

+ Manuel Herrero Fernández, OSA

Obispo de Palencia

 

Mons. Manuel Herrero Fernández
Acerca de Mons. Manuel Herrero Fernández 78 Articles
Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA, nació el 17 de enero de 1947 en Serdio-Val de San Vicente, (Cantabria). Ingresó en el Seminario Menor “San Agustín” de Palencia. Estudió Filosofía y Teología en el Monasterio Agustino de “Santa María de la Vid” (Burgos), en el “Estudio Teológico Agustiniano” de Valladolid y en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid). Obtuvo el Bachillerato en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid) y la Licenciatura en Teología Pastoral por la Universidad Pontificia de Salamanca, sede de Madrid. Hizo Profesión Solemne el 25 de octubre de 1967, siendo miembro de la Orden Agustina, Provincia del “Santísimo Nombre de Jesús de España”. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1970, por el entonces Obispo de Palencia, Mons. Anastasio Granados. Ha desempeñado los siguientes cargos: • Formador en el Colegio Seminario Agustino de Palencia. • En Madrid: Director Espiritual del “Colegio Nuestra Sra. del Buen Consejo”; Párroco de “Ntra. Sra. de la Esperanza”; Delegado del Vicario de Religiosas; Prior de la Comunidad de “Santa Ana y La Esperanza”; Arcipreste de “Ntra. Sra. de la Merced”; Profesor de Pastoral en los Centros Teológicos agustinos de El Escorial y de Los Negrales; Vicario Parroquial de “San Manuel y San Benito”. • En Santander: Primer Párroco de “San Agustín”; Delegado Episcopal de “Caritas y Acción Social”; Profesor del Seminario Diocesano de Monte Corbán; Delegado Episcopal de Vida Consagrada; Vicario General de Pastoral; Párroco de “San Agustín”; del 22 de diciembre de 2014 hasta el 30 de mayo de 2015 Administrador Diocesano de Santander durante la sede vacante; Profesor del Instituto Teológico de Monte Corbán, Vicario General y Moderador de la curia de la diócesis desde 2002, y párroco de “Ntra. Sra. del Carmen” desde 2014. El 26 de abril de 2016 fue nombrado Obispo de Palencia por el Papa Francisco y el 18 de junio del mismo año fue ordenado Obispo e inició su Ministerio Episcopal en la Sede palentina.