«León XIII y la doctrina social de la Iglesia»

OmellaOmellaJoseMons. Juan José Omella           Este mes de mayo ha hecho 125 años de la publicación de la encíclica de León XIII Rerum Novarum, promulgada el 15 de mayo de 1891, que se considera uno de los documentos fundamentales de la llamada doctrina social de la Iglesia, o conjunto de declaraciones oficiales del Magisterio sobre cuestiones sociales. Esta encíclica fue el programa de acción de los católicos de todo el mundo y no siempre fue bien comprendida; hasta el punto de que en nuestro país, en algunos ambientes católicos, se llegaron a hacer actos de oración por la conversión del Papa…

Con toda razón, León XIII es recordado sobre todo como el papa de la Rerum Novarum, la encíclica en la que el papa Pecci planteaba las entonces llamadas cuestiones nuevas, como la cuestión obrera, la justicia social, el salario justo y la organización social. El aniversario que he citado no ha tenido mucho eco porque no es un aniversario de cifras redondas, pero sin duda merece una reflexión y un recuerdo de este Papa, considerado el primer Papa social de los tiempos modernos. En nuestro país, León XIII ha dado nombre a una importante institución social, creada por el cardenal Herrera Oria, en la que colaboró mucho el sacerdote catalán Josep M. Guix, que fue vicario general y obispo auxiliar de Barcelona y más tarde obispo de Vic.

El cardenal Gioacchino Pecci ocupó la sede de San Pedro de 1878 a 1903. Su pontificado, que duró 25 años, está entre los más largos de la historia. Era un humanista formado en los jesuitas, que expresaba su vena poética con un gran dominio tanto del latín como del italiano. Gozaba de muy buena salud, y cuando ya había entrado en la década de los noventa años y sus colaboradores le decían que quizá viviría hasta los cien años, él les respondía con ironía: “No ponga límites a la misericordia de Dios”.

El recuerdo de la Rerum Novarum y de León XIII nos lleva también a recordar al papa Francisco. Un Papa no sólo formado en los jesuitas, como el papa Pecci, sino también él mismo religioso jesuita antes de ser elegido obispo de Roma. Me parece que no es injusto establecer un paralelismo entre la Rerum Novarum y la reciente encíclica de Francisco Laudato si‘. Ambas están llamadas a ocupar un lugar destacado en los manuales de la doctrina social de la Iglesia. La primera introdujo la cuestión social, y más concretamente el problema obrero, en el pensamiento social cristiano; y la segunda -la del papa Francisco- ha incorporado a la doctrina social de la Iglesia la cuestión ecológica. Con un aspecto muy significativo: que el Papa establece una relación profunda entre la cuestión social en la actualidad y la cuestión ecológica, que las heridas al ambiente natural repercuten en heridas al ambiente social y que el despilfarro de la creación repercute negativamente sobre todo sobre los pueblos más pobres.

Deseo que este breve comentario nos invite a todos a esforzarnos en conocer mejor y poner en práctica tanto como podamos el pensamiento social de la Iglesia, que no es un corpus doctrinal cerrado y sellado para siempre sino que permanece abierto a los nuevos problemas y retos que los tiempos van planteando a la humanidad.

 

¡Que Dios os bendiga a todos!

 

+ Juan José Omella Omella

Arzobispo de Barcelona

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 281 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire.El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño.Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.