Jornada Mundial de la Juventud…y felices vacaciones

lopezmartinjulianMons. Julián López            Queridos diocesanos:

En la última carta pastoral que aparecerá en “Iglesia en León”, además de agradecer vuestra probada fidelidad a este sencillo pero muy valioso medio de comunicación con los diocesanos que lo reciben y leen, quiero comentar un acontecimiento importante que va a tener lugar este verano y en el que va a estar presente nuestra Diócesis. Me refiero a la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Cracovia (Polonia) del 26 al 31 de julio próximo. Como sabéis, estas jornadas son un gran acontecimiento eclesial, un verdadero tiempo de gracia en el que el Señor se hace presente y pasa junto a los participantes en una gran asamblea mundial inimaginable en cuanto a la amplitud de la convocatoria, salvo en los congresos eucarísticos internacionales como el reciente de Cebú (Filipinas). Protagonistas, los jóvenes católicos de toda la tierra.

Desde la primera de Roma, en 1984 con san Juan Pablo II, hasta la última celebrada en Río de Janeiro (Brasil) en 2013, sin contar las intermedias que tienen lugar en Roma, las JMJ constituyen una rica experiencia de la universalidad de la Iglesia y una llamada a vivir la fe y a dar testimonio de lo que significa ser cristianos. Centradas en las catequesis diarias tomando como base la palabra de Dios, los festivales y los encuentros a todos los niveles, con ricas celebraciones de los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía -la que se realiza al final es también una verdadera statio orbis (asamblea del mundo) semejante a la de los congresos eucarísticos-, ayudan a fortalecer y manifestar la fe, la amistad cristiana y el conocimiento mutuo de las jóvenes generaciones. En este sentido son también una llamada a la paz en el mundo, un camino abierto a la misión evangelizadora y, muy importante también, una siembra muy eficaz de vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada.

Allí estará también la Diócesis de León representada por jóvenes de la Pastoral de Juventud y Universitaria, por un grupo muy numeroso de los vinculados al Camino Neocatecumenal, por algunos de nuestros seminaristas y sacerdotes y por mí.  Esta será, D.m., mi cuarta JMJ. Las anteriores en las que participé fueron París (1997), Colonia (2005) y Madrid (2011). La JMJ de Cracovia nos permitirá también acercarnos a la tierra y al testimonio de fe de San Juan Pablo II, que nació el 18 de mayo de 1920 en Wadowice, una pequeña ciudad a 50 kms. de Cracovia. En Cracovia fue obispo auxiliar (1958) y después arzobispo (1964). De veras que hace ilusión acercarse a esos lugares.

Pero en esta última carta del curso que termina debo deciros también una palabra sobre el tiempo de vacaciones para los que podáis disfrutar de ellas y, al menos, de un merecido descanso. Vacación no es sinónimo de no hacer nada, de vacío. La vacación es, ante todo, salir del agobio diario, de las preocupaciones y de las tareas más o menos estresantes que nos atrapan y atan a la rutina y al cansancio no solo físico sino, incluso, espiritual. Las vacaciones pueden ser un tiempo precioso cuando se saben aprovechar para reponer fuerzas físicas y energías espirituales. Significan otro ritmo, otras posibilidades para disfrutar honestamente de la vida, la familia, los amigos, los lugares añorados, el tiempo libre y, por supuesto, para un reencuentro con Dios, con la naturaleza, con esos valores que echamos en falta muchas veces. Las vacaciones pueden ser un regalo para el espíritu, además de para el cuerpo. No lo olvidéis. Os saluda y desea un feliz verano:

 

+ Julián López,

Obispo de León

Mons. Julián López
Acerca de Mons. Julián López 146 Articles
Mons. D. Julián López Martín nace en Toro (Zamora) el 21 de abril de l945. Estudió en el Seminario Diocesano de Zamora y en el P. Instituto de San Anselmo de Roma, donde obtuvo el doctorado en Teología Litúrgica en 1975, como alumno del P. Colegio Español y del Centro Español de Estudios Eclesiásticos anexo a la Iglesia Nacional Española de Roma.Recibió la ordenación sacerdotal en Zamora el 30 de junio de 1.968.CARGOS PASTORALESFue coadjutor de Villarín de Campos y cura ecónomo de Otero de Sariegos (1968-1970), coadjutor de la parroquia de Cristo Rey en Zamora (1973-1989) y, desde 1978, canónigo Prefecto de Sagrada Liturgia de la Catedral de Zamora y delegado diocesano de Pastoral Litúrgica, miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores desde 1984.Ha sido también consiliario diocesano del Movimiento Familiar Cristiano (1976-1986) y consiliario de la Zona Noroeste de este Movimiento (1980-1983). Profesor de Religión en el Instituto "Claudio Moyano" (1975-1976) y en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado en Zamora (1981-1983).Ha sido director del Centro Teológico Diocesano "San Ildefonso" y de la Cátedra "Juan Pablo II" (1984-1992); delegado diocesano para el IV Centenario de la Muerte de Santa Teresa de Jesús (1980-1982); Año de la Redención (1983-1984); Año Mariano Universal (1987-1988); V Centenario (1992) y Congreso Eucarístico de Sevilla (1993).Profesor de Liturgia y Sacramentos de la Universidad Pontificia de Salamanca (1975-1981 y 1988-1994), ha sido también Presidente de la Asociación Española de Profesores de Liturgia (1992-1995), habiendo impartido clases en las Facultades de Teología de Burgos (1977-1988) y de Barcelona (1984-1989).El 15 de julio de 1994 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo por el Papa Juan Pablo II, tomando posesión el 25 de agosto del mismo año. Cargo que desempeñó hasta su nombramiento como Obispo de León el día 19 de marzo de 2002, tomando posesión el 28 de abril.El 6 de julio de 2010 Benedicto XVI le nombró miembro de la congregación para el Culto Divino de la Santa Sede.En la CEE ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 1996 a 1999. De 1993 a 2002 formó parte de la Comisión de Liturgia y desde 2002 a 2011 fue Presidente de dicha Comisión. Desde 2011 es miembro de ella