«El necesario diálogo con el islam»

OmellaOmellaJoseMons. Juan José Omella         El pasado mes de mayo se produjo en el Vaticano un encuentro histórico entre el gran imán de la Universidad de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayeb, máxima autoridad del islam suní, y el papa Francisco. Con un abrazo se reanudaba el diálogo que se interrumpió en 2011, a raíz de unas declaraciones de Benedicto XVI tras un atentado en la catedral copta de Alejandría. Entonces, el Papa alemán habló sobre la responsabilidad de las autoridades locales en la defensa de los cristianos, lo que desde la Universidad de Al Azhar se consideró una “interferencia occidental indebida”. El discurso de Benedicto XVI en la universidad de Ratisbona también contribuyó a dificultar el diálogo y el acercamiento entre las dos religiones.

Pero cinco años después de los hechos de Alejandría, la presencia en el Vaticano del gran imán, acompañado de una importante delegación, demuestra que el diálogo se ha reanudado. El gran imán fue recibido y acompañado por el cardenal Jean-Louis Touran, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, y Mons. Miguel Ángel Ayuso, secretario de este dicasterio. Fue precisamente este último quien preparó el encuentro de los dos altos representantes en el Vaticano en una visita que hizo a Al-Azhar, donde fue recibido por el brazo derecho de Ahmad Al-Tayeb.

Esto demuestra que el diálogo no es fácil. El obispo de Roma ya había expresado el deseo de tener este encuentro. Lo hizo el pasado febrero ante los periodistas que le acompañaban en el avión papal de Ciudad Juárez (México) a Roma. Como dijo el Papa al saludar al gran imán, citando una sentencia repetida en las facultades de comunicación, “el encuentro mismo es el mensaje”.

El Papa y el gran imán pusieron en relieve el gran significado que tenía este encuentro en el marco del diálogo entre la Iglesia católica y el islam. Hablaron principalmente “del compromiso común de las autoridades y de los fieles de las grandes religiones con la paz en el mundo, del rechazo de la violencia y el terrorismo, así como de la situación y protección de los cristianos en el contexto de los conflictos y las tensiones en el Oriente próximo”, como destacaba el comunicado vaticano.

No hay duda de que este encuentro ha sido importantísimo para reanudar el diálogo entre cristianos y musulmanes y para trabajar por la distensión y la paz en el mundo. Algunas personas han pedido que el próximo Sínodo de los obispos pudiese tratar el problema de la paz y que las grandes religiones se pudieran implicar en este tema. Sería hermoso que así fuese.

Quiero dejar constancia de mi visita, junto con el obispo auxiliar al Centro Cultural Islámico Catalán (CCIC), en el barrio del Clot, y la cordial acogida de la que fuimos objeto. Encuentro semejante en cordialidad y hospitalidad al del Santo Padre con la máxima autoridad del islam suní, Ahmad Muhammad Al-Tayyib. Nos acompañó un buen conocedor y amigo de la religión islámica que aquellos días estaba en Barcelona, Mons. Michael L. Fitzgerald, ex nuncio en Egipto, miembro de los Padres Blancos y colaborador del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. La amable hospitalidad con que fuimos recibidos nos confirmó en el propósito compartido de mantener unas buenas relaciones, también aquí, entre las dos religiones.

 

¡Que Dios os bendiga a todos!

 

+ Juan José Omella Omella

Arzobispo de Barcelona

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 280 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire.El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño.Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.