Comienza el período de matriculación: «Apunta a tus hijos a clase de Religión Católica»

Cartelensenanza2015Hoy viernes, 1 de julio, comienza en los centros escolares de Asturias el período de matriculación, donde los padres, entre las asignaturas específicas, deberán confirmar si desean que sus hijos cursen Religión católica.

El curso 2016-2017 será el de la implantación completa de la LOMCE. Si hasta ahora estaba ya implantada en Primaria, en los cursos impares de Secundaria y en primero de Bachillerato, este año se completará en todas las etapas.

Hasta ahora, era patente la reducción horaria de Religión que tuvo lugar en Primaria, y a partir de este curso se experimentará la reducción en Secundaria, que pasa de 5 a 4 horas, y en segundo de Bachillerato directamente no se ofrecerá la asignatura, tal y como se estipuló desde la Consejería de Educación asturiana.

Todo ello, tendrá como repercusión una importante dificultad, por parte de los profesores de Religión, para desarrollar el currículum de la asignatura, que debe implementarse ahora en menos tiempo, algo que–señalan los responsables– desde el punto de vista pedagógico imposibilita el trabajo en el aula.

Por otro lado, la jornada laboral del profesorado que imparte la asignatura, que está en función de las horas de docencia de la misma, se verá reducida, y no precisamente porque disminuya la matrícula, algo para lo que están preparados, ya que es opcional y es un hecho que puede suceder. “El profesor de Religión está preparado para que su horario se reduzca si es que los padres no eligen la asignatura para sus hijos; para lo que no está preparado es para que, por decisiones ideológicas y políticas, se vaya atornillando cada vez más el horario de la asignatura, y por tanto, su jornada laboral y la remuneración con la que mantiene a su familia”, señalan desde la Delegación de Enseñanza del Arzobispado.

En el pasado curso 2015-2016, el 64% de los alumnos asturianos eligieron la enseñanza de la Religión en la escuela. Eran unas cifras exactamente iguales a las del curso anterior, si bien al analizarlas se encontraban variaciones, como la disminución de los alumnos de Religión en Infantil, y el llamativo aumento, que contrarrestaba la cifra, de los alumnos de Secundaria que habían elegido la asignatura.

Entre otras particularidades, el próximo curso comenzará, si no se remedia antes, sin conocer aún la respuesta del Tribunal Supremo al recurso que presentó la Consejería ante la Sentencia del TSJA sobre la asignatura en Bachillerato. Recordamos que en su día el Tribunal Superior de Justicia de Asturias falló a favor de la demanda interpuesta por el Arzobispado anulando el Decreto de la Consejería de Educación en lo relativo a primero de Bachillerato, por considerar que existía “Vulneración de Derechos Fundamentales a la igualdad y no discriminación”. En cuanto a segundo de Bachillerato, el Tribunal había estimado que el asunto se “extralimitaba del procedimiento extraordinario, debiendo canalizarse procesalmente tales cuestiones por la vía ordinaria”. Al recurrir la Administración esta sentencia al Supremo, la cuestión parece quedar por un tiempo en el limbo, algo que desde la Delegación de Enseñanza de la diócesis se considera “lamentable, porque los efectos que se producen son negativos para el derecho de los alumnos a poder elegir la asignatura”. Efectivamente, de momento ningún alumno de segundo de Bachillerato podrá cursar Religión, aunque lo desee, y en primero se considera que, tal y como está diseñada la aplicación de la LOMCE en Asturias, se imposibilita igualmente el ejercicio de la libertad para los alumnos, puesto que, aunque la asignatura se ofrece, es muy complejo elegirla dada la carga horaria que tiene, que choca frontalmente con otras asignaturas específicas”. “Todos esos alumnos que el curso que viene estarán en 2.º de Bachillerato no podrán elegir la asignatura aunque lo deseen. Y para ellos ya no habrá esa oportunidad, aunque finalmente el Supremo nos dé la razón”, señala la Delegada Episcopal de Enseñanza, Pilar Hernández. “Finalizará el curso y ellos pasarán a la Universidad sin haber cursado esa asignatura”.

Por tanto, desde la Iglesia se reivindica principalmente el derecho de los padres a la libertad, tanto de centro, como de modelo educativo y la formación que quieren para sus hijos. “Basándose en este derecho, la escuela pública tiene que garantizar que de hecho puedan ejercerlo –explica Pilar Hernández–. Un padre no tiene que elegir necesariamente un colegio con un ideario concreto cristiano para poder pedir  formación religiosa para sus hijos, puesto que es su derecho constitucional y por tanto está garantizado que en cualquier centro educativo lo pueda ejercer”.

(Arzobispado de Oviedo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).