Carta del Obispo

martinezsacristangregorioMons. Gregorio Martínez           Muy queridos amigos:

Con motivo del acto de entrega del Premio Carlomagno, a principios de mayo, el Papa Francisco pronunció un apremiante, alentador y lúcido discurso, ofreciendo su aportación a este interrogante que él mismo se formulaba: “¿Qué te ha sucedido Europa, madre de pueblos y naciones, madre de hombres y mujeres que fueron capaces de defender y dar la vida por la dignidad de sus hermanos?”. Las reflexiones desarrolladas nos han de servir para clarificar nuestra participación en la sociedad y nos pueden orientar para encauzar el ejercicio libre, reflexivo y responsable de emitir nuestro voto en las elecciones para formar un gobierno para nuestra nación. Recojo de este discurso tres propuestas por las cuales el Papa expresa su anhelo de que Europa dé a luz un nuevo humanismo, “basado en tres capacidades: la capacidad de integrar, la capacidad de comunicación y la capacidad de generar”.

Con relación a la primera capacidad, el Papa invitaba a “promover una integración que encuentra en la solidaridad el modo de hacer las cosas. Una solidaridad que nunca puede ser confundida con la limosna, sino como generación de oportunidades para que todos los habitantes puedan desarrollar su vida con dignidad”.

Respecto a la segunda capacidad, Francisco instaba a “promover una cultura del diálogo, tratando por todos los medios de crear instancias para que esto sea posible y nos permita reconstruir el tejido social”. En este sentido subrayaba que “urge crear ‘coaliciones’, no sólo militares y económicas, sino culturales, educativas, filosóficas, religiosas”. Todo lo cual buscando armar “a nuestra gente con la cultura del diálogo y del encuentro”. Incidiendo, sobre todo, en la educación de los niños y los jóvenes.

Centrándose en la capacidad de generar, el Papa recordaba que “todos, desde el más pequeño al más grande, tienen un papel activo en la construcción de una sociedad integrada y reconciliada”. Preocupado por la incierta situación de muchos jóvenes, exhortaba a diseñar una sociedad diferente, lo cual conlleva “pasar de una economía que apunta al rédito y al beneficio, basados en la especulación, a una economía social que invierta en las personas, creando puestos de trabajo y cualificación”.

También desgranaba su “sueño” sobre Europa, con estos hermosos rasgos: una Europa joven: “capaz de ser una madre que tenga vida, porque respeta la vida y ofrece esperanza de vida”; que “se hace cargo del niño, que como un hermano socorre al pobre y a los que vienen en busca de acogida”; “que escucha y valora a los enfermos y a los ancianos”; “donde los jóvenes respiren un aire limpio de honestidad, amen la belleza de la cultura y de una vida sencilla”; “donde casarse y tener hijos sea una responsabilidad y una alegría”; “una Europa de las familias, con políticas centradas en los rostros más que en los números”; y “que promueva y proteja los derechos de cada uno, sin olvidar los deberes para con todos”. Para que estos ideales no queden en una utopía, cada uno junto a los otros, hemos de esforzarnos decididos y perseverantes.

+ Gregorio Martínez Sacristán

Obispo de Zamora

 

Acerca de Mons. Gregorio Martínez Sacristán 15 Articles
D. Gregorio Martínez Sacristán nace en Villarejo de Salvanés, en la provincia de Madrid y Diócesis de Alcalá de Henares. Se formó en el Seminario Mayor de Madrid y fue ordenado sacerdote el 20 de mayo de 1971. Es licenciado en Teología, con especialización en Catequética, por el Instituto Católico de París, donde cursó estudios de 1974 a 1976. Cargos pastorales Su ministerio sacerdotal ha estado vinculado a la Diócesis de Madrid. La parroquia del pueblo madrileño de Colmenar de Oreja fue su primer destino. Estuvo como coadjutor entre 1971 y 1974. Tras un paréntesis de dos años para cursar estudios en París, regresó a España. Ese mismo año, 1976, fue nombrado coadjutor de la parroquia de Santa Eugenia, donde permaneció hasta 1978, y responsable del Departamento para los Adultos de la Delegación Diocesana de Catequesis, cargo que desempeñó hasta el año 1982. Mientras, durante el año 1978, fue capellán del Hospital Beata María Ana de Jesús. También ha sido, de 1988 a 1995, director del Instituto de Teología a distancia; colaborador en la parroquia de San Vicente Ferrer, de 1983 a 2002; y miembro y relator del III Sínodo diocesano de Madrid, durante el año 2005. Desde el año 1995, es delegado diocesano de Catequesis; profesor de Catequética en la Facultad de Teología San Dámaso; colaborador en la parroquia de San Ginés de Madrid, desde 2002; y miembro del Consejo Presbiteral, desde el año 2003. El 15 de diciembre de 2006 fue nombrado Obispo de Zamora y tomó posesión de la Diócesis el 4 de febrero de 2007. Otros datos de interés En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2008 a 2011. Desde este último año es miembro de la Comisión Episcopal de Patrimonio Cultural