Peregrinación a Roma en el Año de la Misericordia

hernandezsolaeusebioignacioMons. Eusebio Hernández        Queridos hermanos y amigos:

Desde el próximo  28 de junio y hasta el día 4 de julio celebraremos la peregrinación de nuestra diócesis de Tarazona a Roma en este Año de la Misericordia. En este Año Jubilar de la Misericordia peregrinamos en nombre de la diócesis de Tarazona hasta la Puerta Santa de las distintas basílicas romanas.

Como nos dice el papa Francisco en la bula con la que convoca a la Iglesia a este Año Jubilar: La peregrinación es un signo peculiar en el año santo, porque es imagen del camino que cada persona realiza en su existencia. La vida es una peregrinación y el ser humano es “viator”, un peregrino que recorre su camino hasta llegar a la meta anhelada. También para llegar a la Puerta Santa en Roma y en cualquier otro lugar, cada uno deberá realizar, de acuerdo con las propias fuerzas, una peregrinación. (MV 14)

Secundando esta propuesta del Papa para este Año Jubilar, la diócesis de Tarazona nos hemos hecho caminantes, peregrinos y hemos querido llegar hasta Roma, la meta de nuestra peregrinación. Con el grupo que formamos esta peregrinación venís todos vosotros y, por todos vosotros, vamos a rezar.

No es, por lo tanto, un viaje turístico, aunque disfrutemos de todo lo que, a lo largo de los siglos, la fe cristiana ha querido plasmar en el arte. La peregrinación quiere ser una experiencia que refuerce en todos la fe y cree vínculos de comunión. Nuestro objetivo es reafirmar nuestra unión con la Iglesia Universal, a través del Papa.

Lo más importante de una peregrinación es el salir de nosotros mismos para abrirnos a Dios y a los hermanos. El papa Francisco habla de este aspecto de la peregrinación cristiana, las etapas de la peregrinación mediante la cual es posible alcanzar esta meta, para ello nos propone el vivir las siguientes palabras del Evangelio  (Lc 6,37-38): No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Dad y se os dará: os verterán en el regazo una buena medida, apretada, sacudida y repleta. Con la medida seréis medidos (MV 14).

Coincide nuestra peregrinación con la solemnidad de San Pedro y San Pablo que celebraremos en Roma, si Dios quiere. Cada 29 de junio, en la solemnidad de los dos Apóstoles, recordamos a estos grandes testigos de Jesucristo y, a la vez, hacemos una solemne confesión de fe en la Iglesia una, santa, católica y apostólica. Ante todo es una fiesta de la catolicidad.

Unida a esta solemnidad los cristianos queremos colaborar con las obras de caridad que el Papa realiza. Es lo que llamamos el Óbolo de San Pedro. Confío  en vuestra generosa aportación económica. Gracias.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR
Obispo de Tarazona
26 de junio de 2016

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 218 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.