Las Obras de Misericordia (IV): visitar, consolar

benaventvidalenriqueMons. Enrique Benavent          Hay situaciones de sufrimiento humano que nosotros podemos remediar con nuestros medios: el hambre, la sed, la falta de vestido, de un techo o de una sepultura acordes con la dignidad del ser humano. Pero también nos encontramos con personas que viven situaciones que no podemos solucionar: pensemos en los enfermos incurables o en los presos que deben cumplir una condena. Sin embargo, su sufrimiento no nos puede dejar indiferentes. También a esas personas debe acercarse el cristiano. La misericordia, que se vive cuando se las visita, es expresión de nuestro deseo de solidarizarnos con ellas.

La enfermedad es sin duda alguna el problema más angustioso que el ser humano tiene que afrontar en su vida, porque en ese momento experimenta su propia impotencia, sus límites y su finitud. Como dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “Toda enfermedad puede hacernos entrever la muerte” (nº 1500). Al sufrimiento físico que conlleva la enfermedad se une la angustia vital, porque en esos momentos se pone a prueba la fe en Dios. El enfermo se pregunta si Dios ha dejado de amarle, si puede confiar o esperar en Él. La fe, la esperanza y el amor, que son las actitudes básicas de la existencia cristiana, se ponen a prueba. Visitar al enfermo y manifestarle nuestra cercanía es un gesto de solidaridad con él. Además, el cristiano sabe que el sufrimiento le une a Cristo, porque Él cargó con nuestros dolores y sufrimientos. No hay ningún dolor humano que Cristo no haya experimentado en sí mismo.

También la falta de libertad es fuente de sufrimiento para quien la vive y para sus familias, especialmente cuando se debe a leyes injustas que no respetan los derechos humanos o por causa de la fe. Al visitar a los presos el cristiano no puede olvidar que Cristo fue apresado y condenado injustamente y, por ello, su actitud hacia ellos no puede ser otra que la solidaridad que le lleve a sentirse como un compañero de cárcel. El compromiso cristiano exige, además, luchar por la libertad de quienes sufren condenas injustas y procurar que se respeten los derechos humanos de los encarcelados porque, aunque el delito cometido haya sido muy grave, el condenado no deja de ser una persona humana, capaz de abrirse de nuevo al bien y al amor de Dios. La fe cristiana nos lleva a no considerar nunca a nadie condenado para siempre.

Ante estas situaciones los cristianos podemos ofrecer consuelo. Junto a las obras de misericordia corporales hemos de vivir las espirituales. En medio de los sufrimientos que no podemos aliviar el amor nos pide que consolemos al que está triste. El mejor consuelo que podemos ofrecer en estas circunstancias o en otras similares, como la muerte de un ser querido, es el consuelo del amor y esto se puede hacer de muchas maneras: acompañando en silencio; escuchando más que hablando; mostrando que, a pesar de todo, Dios no deja de amarnos y que un día enjugará las lágrimas de los que sufren.

El ministerio de la consolación exige una gran delicadeza y sabiduría humanas.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 148 Articles
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España. CARGOS PASTORALES En su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana. Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004. El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.