«Pere Tena, maestro de liturgia»

OmellaOmellaJoseMons.  Juan José Omella          Recientemente se ha celebrado en Barcelona una jornada de estudio dedicada a Pere Tena y Garriga (Hospitalet de Llobregat, 1928-Barcelona, 2014), que fue obispo auxiliar de Barcelona, organizada por el Instituto Superior de Liturgia y el Centro de Pastoral Litúrgica de esta ciudad, dos instituciones dedicadas a la enseñanza y el fomento de la liturgia, de las cuales el obispo Pere Tena fue el fundador y el alma, sobre todo durante los primeros años de actividad.

Me interesa especialmente destacar el aspecto central de la mencionada jornada de estudio, celebrada en el Aula Magna del Seminario Conciliar: Pere Tena como «maestro y pedagogo de la liturgia». La aplicación pedagógica de la reforma litúrgica promovida por el Concilio Vaticano II fue la gran obra de su vida. De manera especial, fue un maestro en la interpretación de una de las cuatro grandes constituciones del Vaticano II, la dedicada a la liturgia con el nombre de Sacrosanctum Concilium. Pere Tena profundizó en este documento para construir una verdadera teología de la liturgia.

Después de los intensos años de trabajo en Barcelona, sobre todo como profesor de teología, entre los años 1987 y 1993 fue llamado a Roma, al servicio del Papa -un servicio que él valoraba mucho. Fue subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Curia romana. Terminado este servicio en Roma, en 1993 fue nombrado obispo auxiliar de Barcelona. Y los obispos de la Conferencia Episcopal, aprovechando su sabiduría y su experiencia romana, lo eligieron como presidente de la Comisión de Liturgia.

Tanto enseñando como con su manera de celebrar y de comportarse en el altar, el obispo Pere Tena era el mismo seny catalán –la sensatez– aplicado al culto y a sus normas. Era un ejemplo de lo que se ha llamado el ars celebrandi, el arte de celebrar bien, de presidir la asamblea y de comunicar el sentido del misterio con gestos y con palabras adecuados. Sus homilías, muy preparadas, eran un verdadero modelo.

Me interesa subrayar, en este breve comentario, la actualidad que tiene el magisterio del doctor Tena como maestro de una teología que encuentre en las celebraciones del misterio cristiano la savia vivificadora y la dimensión espiritual para dar respuesta a las preguntas que el espíritu humano se hace ante el misterio de la existencia. Y, en homenaje a él, quisiera recordar, una vez más, el trabajo que hace el Instituto Superior de Liturgia de Barcelona, que dirige el doctor Jaume González Padrós, discípulo y continuador de la obra de Pere Tena. Este Instituto superior es uno de los pocos centros eclesiásticos europeos de nivel universitario en el que se pueden obtener todos los grados académicos de la especialidad litúrgica. Me complace destacar que el centro tiene un número considerable de alumnos de América Latina, colaborando así, en la medida de lo posible, a la educación litúrgica del pueblo de Dios no sólo en nuestro país sino también en otros continentes.

¡Que Dios os bendiga a todos!

 

+ Juan José Omella Omella

Arzobispo de Barcelona

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 344 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.